Encuentran al buque alemán SS Rio de Janeiro hundido por submarino polaco.

por Admin el 8 Abril, 2016

en Operaciones

Después de 6 años de intensa búsqueda del SS Rio de Janeiro, un buque de guerra alemán hundido durante la Segunda Guerra Mundial, las compañías Agder-Tech, A-Dykk, y Seabed-Services encontraron la nave asentada aguas afuera de la costa de Lillesand, en Noruega.

ss-rio-de-janeiro

Las tres empresas se unieron y se dedicaron cada primavera durante seis años a ubicar la nave que se hundió el 08 de abril de 1940. Este buque históricamente significativo, fue el único buque alemán hundido por los polacos durante la Segunda Guerra Mundial. Compartiendo el trabajo en la expedición, se utilizó el submarino de fabricación canadiense ROV (Vehículo Remotamente Operado) Deep-Trekker,  para ayudar en las tareas de búsqueda.

El Deep-Trekker ROV de gran profundidad es una herramienta de inspección submarina utilizado en una variedad de proyectos de exploración marina. A la profundidad nominal de 150 metros es capaz de soportar corrientes de hasta dos y medio nudos, el explorador de alta profundidad fue elegido por el equipo expedicionario para buscar los restos explorando a lo largo de una cama de océano que ayudara a encontrar la ubicación exacta del Río de Janeiro.

"Los escombros marcan una ruta con destino a los restos  de la nave" explica Espen Johannson de Agder-Tech, "sin el ROV de alta profundidad  tendríamos que utilizar un buque mayor. No sé de ningún mini-ROV existente que pueda trabajar en las fuertes corrientes que se encuentran allí."

El minisubmarino Deep-Trekker demostró ser un instrumento adecuado para ese trabajo. El equipo fue capaz de localizar la nave siguiendo los escombros e identificarlos como pertenecientes al perdido Río de Janeiro; que fue el primer buque de guerra alemán hundido durante la invasión alemana de Noruega.

HISTORIA DEL BUQUE

La nave de 122 metros de eslora era originalmente un buque de línea de pasajeros y carga, pero fue utilizado por las fuerzas alemanas como transporte de tropas durante la Segunda Guerra Mundial.

El Río de Janeiro salió de Stettin, en Alemania el 06 de abril de 1940, cuando el ejército alemán comenzó la ejecución de la Operación Weserubung para la invasión de Noruega y Dinamarca durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando la nave fue avistada por el Orzel, un submarino Polaco bajo mando británico, ordenó al Río de Janeiro a detenerse. Al obedecer esta primera orden, el submarino polaco ordenó a la nave a rendirse o arriesgarse a ser hundida. Como los alemanes no obedecieron, el Orzel lanzó su primer torpedo abriendo un boquete en el casco que inundó compartimientos de buque y comenzó a hundirse. Cuando miembros de la tripulación comenzaron a saltar al mar, con un avión del Real Servicio Aero-Naval de Noruega volando en círculos encima de ellos, un segundo torpedo fue lanzado haciendo blanco en un depósito de municiones y causando una explosión. Las 180 personas que sobrevivieron agradecieron a los lugareños de Hovag y Lillesand el haberlos salvado.

EL DESCUBRIMIENTO

Como un importante artefacto histórico de la Segunda Guerra Mundial para Noruega, Alemania y Polonia, la tripulación de la expedición de exploración hizo su tarea de localizar a la nave asentada en el fondo del mar durante más de 60 años. Inicialmente, el equipo utilizó una clase más grande de ROV requerido para llevar el contenedor del ROV Deep-Trekker a bordo de su nave. Esto también significó que la tripulación de la expedición necesitó de una nave más grande. Las empresas no podían utilizar buzos para localizar la nave y seguir los restos que llevaran a encontrarla porque el área era simplemente demasiado profunda.

"Después de conseguir el Deep-Trekker la búsqueda fue más eficaz", explicó Espen Johannson. Cuando llegó la primavera y el tiempo lo permitió, el equipo fue capaz de usar el ROV Deep Trekker utilizando un barco RIB para llegar a la zona y comenzar la búsqueda de la nave de guerra desaparecida.

El Deep-Trekker DTG2 está equipado con un controlador manual  que muestra lo que ve el ROV en la pantalla del controlador. La portabilidad completa del Deep-Trekker ROV hizo los ajustes perfectos para asumir la importante tarea de localizar la nave perdida. El ROV es capaz de llegar a profundidades de 150 metros, lo que significa que no tendría ningún problema para descender a las áreas requeridas para esta misión.

Johannson relata que el equipo no tenía conocimiento de ningún otro mini-ROV que fuera capaz de operar en las corrientes que hay en la zona de Noruega donde se encuentra el Río de Janeiro. El Mini ROV Deep-Trekker DTG2 está diseñado diferentemente a los ROVs tradicionales con forma esférica y usa un patentado sistema de lanzamiento facilitando la maniobra cuando se trabaja en corrientes. Está fabricado con fundición de aluminio anodizado y recubrimiento de polvo que hace que el submarino sea una herramienta robusta bajo el agua para un conjunto de expediciones de exploración submarina. Con un precio entre USD 5000 y 15000 el ROV Deep-Trekker estaba al alcance de los bolsillos del equipo de expedición.

El día que el equipo encontró una vieja motocicleta asentada en el suelo marino sabían que estaban cerca del Río de Janeiro. Localizar el viejo artefacto alemán cuya descripción correspondía a la carga de la nave perdida fue una gran hazaña para el equipo. Utilizaron el ROV Deep-Trekker para identificar la motocicleta y clasificarla como un producto alemán que se remonta a la era de la Segunda Guerra Mundial.

El equipo continuó usando al Deep-Trekker para seguir un rastro de escombros diseminados a lo largo del océano que los llevaron al Río de Janeiro. Añadiendo pesos al cordón umbilical de 50 metros, Johannson explica que el equipo fue capaz de buscar en zonas de 100 metros de diámetro. Una vez que ellos conocieron la ubicación exacta de la nave el equipo fue aparejado a un contenedor más grande con otro ROV más grande para identificar el naufragio. Una confirmación final fue completada al recuperar un reflector con un número de serie, que proporcionó suficiente evidencia para concluir que habían encontrado con éxito al Río de Janeiro.

El equipo planea continuar usando el ROV Deep-Trekker para inspeccionar la nave. Siendo una nave prominente de guerra para Alemania, Noruega y Polonia, el equipo planea continuar explorando e investigando el contenido de la nave y determinar cuántas personas se hundieron con él. Equipando el ROV Deep-Trekker con un sistema de sonar, Johansson explicó que esperan obtener un mejor entendimiento de los alrededores.

En cuanto a los planes futuros para la nave en sí, nada se encuentra grabado en piedra. Puesto que el naufragio se encuentra a grandes profundidades y rodeado de fuertes corrientes, es poco probable que se convierta en un sitio de buceo sino más bien sigue siendo un importante sitio histórico que pertenece a un número de historias que están por descubrirse.

MJ: Warship discovery


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*