El U-47 entra en Scapa Flow y hunde al HMS Royal Oak

por Admin el 21 Julio, 2017

en Operaciones

Por Chuck Lyons – El 14 de octubre de 1939, un mes después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el submarino alemán U-47 se deslizó silenciosamente en Scapa Flow, en las islas Orcadas, Gran Bretaña, la principal base de la Royal Navy. Fue poco después de la medianoche de una noche sin luna, con las luces de la Aurora Boreal jugando contra la oscuridad que los faros de un automóvil en el acantilado iluminaron brevemente todo el submarino cuando pasaba.

Ayudados por la alta calidad de las fotografías aéreas, el U-47 se paseó por la superficie del fondeadero, mientras los vigías en el puente escrudiñaban en la oscuridad. Después de treinta minutos, fue avistado el casco de 189 metros de largo, del acorazado de la clase Revenge, HMS Royal Oak. La nave estaba anclada a 4.400 metros al norte del submarino.

El U-47 estaba comandado por el Kapitänleutnant Günther Prien, de 31 años, que había sido seleccionado para la misión por el propio Karl Donitz, recientemente nombrado jefe de la flota submarina alemana. El escritor William Shirer, que conoció a Prien en Berlín, lo describió como "de buena planta, atrevido, un Nazi convencido, y obviamente muy capaz."

A las 12:58 de la madrugada el capitán. Prien disparó tres torpedos.

La venganza alemana estaba al alcance de su mano.

Cuando la Primera Guerra Mundial terminó, los Aliados victoriosos habían internado la flota de altamar alemana en Scapa Flow, mientras se discutía la suerte que debían seguir los buques. Allí, el 21 de junio de 1919, temiendo que las Potencias Aliadas se apropiaran de la mayoría de los barcos, la flota alemana los echó a pique, hundiendo cincuenta y dos de sus setenta y cuatro buques internados.

Fue en ese momento, veinte años más tarde, como escribió un historiador, "sobre los cadáveres del antiguo poder naval alemán flotaba la Flota Metropolitana Británica."

El U-47 estaba allí para cobrar la venganza que desmoralizaría a los Británicos.

Entrar en el fondeadero no fue fácil. Dos submarinos alemanes habían intentado infiltrarse en Scapa Flow durante la Primera Guerra Mundial, pero habían sido detectados y hundidos, y desde el final de la guerra, viejos barcos habían sido hundidos en el fondeadero actuando como bloqueo, además fueron tendidas redes en el lugar, para evitar la entrada de submarinos.

A las 7:15 p. m. del día 01 de octubre, el U-47 emergió frente a Scapa Flow. Los planificadores alemanes había determinado que esa noche las corrientes y la marea iban a ser unas de las más fuertes del año y Prien planeó ingresar "flotando como una canoa". Durante cuatro horas, él condujo el submarino lentamente en Scapa Flow, el cual había sido llamado "uno de los grandes puertos naturales del mundo," sumergiéndose cuando otros barcos aparecían.

A las 12:27 am, el U-47 estaba en Scapa Flow y el Royal Oak fue descubierto.

Lanzado originalmente en 1914, el HMS Royal Oak había tomado parte en la Batalla de Jutlandia. A partir de 1939, sin embargo, la 29,000 toneladas de la nave, que llevaba cuatro tubos lanzatorpedos y cuatro cañones de 15 pulgadas, además de otro armamento, ya no era considerado apto para combatir en el frente, pero todavía era impresionante.

A las 12:58 Prien disparó contra el Royal Oak.

La primera andanada de tres torpedos de Prien cortó una cadena del ancla del Royal Oak; las otras dos erraron el blanco o no funcionaron. Prien disparó otro torpedo del tubo trasero del U-47 que también se perdió. Mientras tanto, sus torpederos rápidamente volvieron a cargar los tubos delanteros y Prien disparó de nuevo. Esta vez los tres torpedos dieron en el Royal Oak. Era la 1:16 horas de la madrugada. Toneladas de agua entraron a chorros, mientras que el humo y el fuego brotaba del buque de guerra. Sus luces se apagaron y comenzó a escorar mientras el agua entraba por un gran agujero en el centro de la nave y sus escotillas estaban abiertas. Cuando escorzo, sus cañones giraron ayudando a hundir la nave.

Cuando los reflectores se encendieron y comenzaron las labores de rescate, Prien giró el U-47 y se apresuró a salir de Scapa Flow con el Royal Oak hundiéndose detrás de él. Los últimos tres torpedos había hecho blanco en el almacén de municiones delantero del Royal Oak y de la tripulación de 1,234  hombres, 833 fueron muertos esa noche o murieron por sus heridas. Muchos de los muertos eran miembros de la tripulación dormidos en las literas y atrapados—cuando los torpedos impactaron.

Prien y el U-47 regresaron a la base alemana de Kiel, donde la exitosa incursión convirtió de inmediato a Gunther Prien en una celebridad, siendo el primer oficial de un submarino alemán en ser galardonado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro, un premio concedido personalmente a Prien por Adolf Hitler.

Incluso Winston Churchill, entonces Primer Lord del Almirantazgo Británico, quedó impresionado.

Por la hazaña, que iba a desvanecerse a medida que avanzaba la guerra, él llamó al ataque a Scapa Flow "una notable proeza de profesionales con habilidad y audacia."

El hundimiento hizo poco para afectar la superioridad naval de los británicos. Pero ayudó a establecer que el fondeadero, previamente considerado inexpugnable, era en realidad vulnerable, y le dio un sólido golpe a la moral de los británicos. La Marina de Guerra Alemana había demostrado su capacidad para llevar la guerra a las aguas metropolitanas de Gran Bretaña. Scapa Flow fue abandonada temporalmente hasta que sus defensas se pudieran mejorar, pero más tarde fue abierta y sirvió a Gran Bretaña como la principal base naval para el resto de las hostilidades.

Scout: WWII: German U-47 Submarine Sneaks in and Attacks British Harbor

Exordio: Operación Baldur (13-10-1939) [El U-47 hunde al Royal Oak]


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*