Sacrificados por Francia en la Segunda Guerra Mundial, a los soldados Senegaleses les pagaron con la muerte

por Admin el 19 Junio, 2018

en Biografías

Por Nduta Waweru – La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto global que nunca podrá ser olvidado. Más de 40 millones de personas se han registrado como muertas durante la guerra, lo que la califica como la guerra más sangrienta de la historia.

La guerra fue, esencialmente, entre las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón) por un lado y los Aliados (Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Unión Soviética y tal vez China) por el otro. El conflicto se inició como resultado de la invasión alemana de Polonia, pero también fue una época de inquietas relaciones entre las Grandes Potencias de Europa.

A pesar de que África no fue el principal teatro de la guerra, los africanos fueron arrastrados a la guerra por los poderosos y por contrataciones directas a través del voluntariado y el servicio militar de los hombres hábiles, especialmente en el bando aliado en Europa.

Francia se convirtió en un importante reclutador de los africanos y un grupo en particular que contribuyó en no poca medida a esta causa fueron los Senegalais Tirailleurs (Tiradores Senegaleses o fusileros).

Los Senegalais Tirailleurs eran un cuerpo de infantería colonial adscrita al ejército francés. Ellos fueron llamados los Senegaleses debido a que inicialmente fueron reclutados de Senegal. Sin embargo, el reclutamiento se extendió a otras partes de África Occidental, a saber, Malí, Burkina Faso, Gabón, Guinea, Togo, Chad y Benín.

Los senegaleses no sólo lucharon en la Primera Guerra Mundial, sino que también ayudaron a las tropas francesas en el control de los territorios colonizados desde antes de la guerra. Sirvieron con distinción en la Batalla de Francia así como en Italia y Córcega. Después de la Liberación de Francia por las fuerzas aliadas, los Tirailleurs fueron enviados a casa.

Sus esperanzas se desvanecieron, porque algunos de ellos nunca más volverían a ver a sus familias. Otros terminaron en la cárcel. Cabe señalar que muchos de estos Tirailleurs derramaron su sangre en ambas Guerras Mundiales con las muertes de más de 55.000 tiradores senegaleses. Algunos terminaron sus días en asedios alemanas, mientras que otros fueron capturados y terminaron sus días en cautiverio.

De vuelta a casa en Senegal, algunos de estos soldados se instalaron en la remota aldea de Thiaroye, un campamento levantado por los franceses para los soldados senegaleses. Algunos de estos soldados fueron asesinados por las mismas fuerzas francesas a las que habían ayudado.

La manzana de la discordia fue la supuesta manifestación realizada por los Tirailleurs una vez que regresaron de nuevo a África. Desafiaron al gobierno francés por ofrecerles miserias en pago por sus servicios, los salarios pendientes de pago y las concesiones por desmovilización, mientras que los franceses fueron generosamente compensados.

Para hacer oír sus voces, secuestraron al General Damian, un alto oficial francés. Fue un gran error.

El 1º de diciembre de 1944, el batallón de Saint-Louis, irrumpió en el campamento, sin previo aviso y masacraron a los Tirailleurs sin misericordia. El registro oficial de muertes indicó que al menos 35 soldados murieron y al menos 35 fueron heridos, pero la investigación indica que más de 300 veteranos de guerra, si no más, fueron asesinados a sangre fría.

Informes publicados por algunas de las fuerzas francesas revelaron veredictos condenatorios acerca de las actividades de los tirailleurs, situación que justificó esos asesinatos. Se acusó a los héroes de la guerra de estar fuertemente armados por espías alemanes. Para ellos, se trataba de debelar un motín militar.

Sin embargo, en una investigación reciente, la Señora Armelle Mabon, una historiadora francesa y profesora de la Universidad del Sur de Bretaña y especialista en prisioneros de guerra de las ex-colonias francesas, señaló que "no hay ninguna evidencia de existiera un motín armado; aunque existen registros de los Tirailleurs protestando y expresando su ira con algunos términos, pero no hubo violencia organizada".

Este evento tuvo efectos de largo alcance en Senegal y atrajo la condena de nacionalistas africanos.

También fue el tema del cineasta senegalés Ousmane Sembene de la ficción filmada en 1988, que fue prohibida durante varios años.

El gobierno francés a través del ex-Presidente, François Hollande, reconoció oficialmente la indignación, aunque él no mencionó que Francia fuera responsable por ello. En 2017, Francia concedió a los soldados, la mayoría de ellos con 78 años y más de edad, la ciudadanía, en ocasión que el Presidente Hollande, dijo que el país les debe una ‘deuda de sangre’.

Incluso les ofrecieron a los veteranos de la guerra senegaleses las pensiones, pero los héroes y la gente de Senegal lo que se merecían era la verdad acerca de lo que ocurrió, si esto pudiera permitirse dárselo a conocer.

Face to Face Africa: After sacrificing for France in WWII, Senegalese soldiers were repaid with death


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*