Roosevelt denigró a los ítalo-estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 19 Febrero, 2017

en Biografías

Por Rosario A. Iaconis – Recuerde cómo el Presidente Roosevelt denigró a los ítalo-estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial cuando se considere la prohibición de Trump de permitir la entrada de inmigrantes musulmanes a Estados Unidos.

 
La orden Ejecutiva del presidente Trump sobre inmigración huele a la intolerancia envuelta en el misterio dentro de un fiasco. Pero el 45º Presidente de los Estados unidos no es el único jefe del Ejecutivo que ha atropellado la tradición de las libertades civiles en Estados Unidos.
 
El 19 de febrero de 2017, se cumple el 75º aniversario de la infame Orden Ejecutiva 9066 del Presidente Roosevelt. Con el país en guerra contra las potencias del Eje — y todavía recuperándose de Pearl Harbor — Roosevelt promulgó una directiva que afectó a 600,000 estadounidenses de ascendencia italiana.  "Extranjeros enemigos", los llamó. Más de 10.000 en la costa oeste fueron reubicados.
 
Más de 250 fueron colocados en campos de concentración (eufemísticamente llamados campos de internamiento) en Georgia, Maryland, Montana, Oklahoma, Tennessee y Texas. El padre de Joe DiMaggio no podía visitar el restaurante de su hijo en San Francisco. En Nueva York, el cantante de ópera Ezio Pinza, fue arrestado.
 
Las casas y negocios de los italiano-estadounidenses fueron confiscados; sus propiedades fueron incautadas; diarios dejaron de publicarse; y se establecieron draconianos toques de queda. Los pescadores estuvieron prohibidos de navegar en sus barcos y ganarse la vida. Cuatro ítalo-estadounidenses, se suicidaron.
 
Pero este no fue el único capítulo de intolerancia anti-italiana  en la historia estadounidense.
 
En el siglo 19, el "Know-Nothing" (yo no sé nada) se dirigió contra los inmigrantes católicos italianos tildándolos de extranjeros indeseables. Y los ítalo-estadounidenses soportaron la persecución a manos de nativistas ignorantes. El 14 de Marzo de 1891, la ciudad de Nueva Orleans se convirtió en un depósito de cadáveres cuando once inocentes ítalo-estadounidenses fueron arbitrariamente sacrificados durante el linchamiento hecho por una horda de 20.000 energúmenos.
 
Fue el más grande de los linchamientos masivos en la historia de Estados Unidos.
 
Una salvaje canalla de desalmados disparó escopetas a mansalva, destrozando cuerpos miembro por miembro y destrozando cráneos humanos con gran regocijo. Supuestamente cultas, beldades sureñas, en busca de recuerdos mojaron sus pañuelos de encaje en la sangre de los masacrados Italianos.
 
  En el libro "Guns, Goats and Italians: The Tallulah Lynching of 1899," Edward F. Haas, cita al diario Daily States cuando publicó la nota sobre la masacre en el pueblo de Tallulah en Louisiana: "las turbas encontraron un aparato usado para colgar las vacas muertas para desollarlas. Sus postes y vigas transversales hacían un excelente cadalzo, en realidad para la misma función original.  La turba  primero liquidó a  Joseph Defatta.  Quince minutos más tarde, "Charles Defatta sufrió la misma suerte."
 
Incluso la injusta condena de Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti en 1927 vincula, en no pequeña medida, al origen étnico de los acusados.
 
A pesar que nuestra república le debe a la antigua política italiana de Roma — y la sabiduría de Cesare Beccaria y Nicolás Maquiavelo— los descendientes de los italianos han sido representados como los odiosos "otros" en la sociedad estadounidense.
 
El decreto de Trump retrata a los musulmanes como terroristas rabiosos.
 
En lugar de sucumbir ante los traficantes del odio de la ultra-derecha, los estadounidenses de todos los colores políticos debe repudiar el "yo no sé nada" y unirse al dictamen de Filippo Mazze, que se convirtió en el credo nacional  de Estados Unidos en el año 1776: "Todos los hombres son creados iguales".
 
NY Daily News:  Remember how FDR vilified Italian-Americans during WWII when considering Trump’s Muslim ban

Exordio: Campos de Concentración en Estados Unidos


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*