¿Que pasó con el hijo de Stalin, se rindió o fue capturado?

por Admin el 17 Febrero, 2013

en Biografías

Durante décadas, algunos sospecharon que Yakov Dzhugashvili, el hijo mayor del dictador soviético Josef Stalin, no fue capturado en combate, sino que se rindió sin luchar a las fuerzas alemanas. Documentos encontrados en un archivo ruso ahora sugieren que las sospechas son fundadas.

Este es el artículo de Christian Neef, en dos partes, publicado en Der Spiegel.

Parte I

Es un miércoles, 14 de abril de 1943, una tarde de primavera en el campo de concentración de Sachsenhausen al norte de Berlín. Un hombre salta desde una ventana en la barraca Nº 3 del Campo Especial A.

El campo especial es un área destinada para presos prominentes, separados del resto de la población penal. Sus 140 metros de largo y 50 metros de ancho, están aislados del campamento principal por una pared de ladrillos. Una cerca de alta tensión de 2,6 metros pretende evitar que los presos escapen.

El hombre lleva botas altas y pantalones de soldado, y su pelo negro no está cubierto. "cabo, cabo", le grita al SS Rottenführer Konrad Hafrich. "¡Dispárame!"

Hafrich le grita que regrese a la barraca, pero el hombre sigue adelante. "No seas cobarde," le grita el prisionero, mientras camina hacia la cerca eléctrica. "Cuando él agarró el cable" -dijo Hafrich- "yo le disparé, según mandan las órdenes."

Son pasadas las 9 de la noche. El hombre en la cerca está muerto. Su cuerpo quedó rígido mientras intentaba saltar. La pierna izquierda está casi horizontal con el cable, y la pierna derecha está doblada. El cuerpo quedo en esa posición durante una cantidad considerable de tiempo. Es un el caso sensible para Anton Kaindl, comandante del campo, que ha notificado el hecho a la Oficina Principal de Seguridad del Reich en Berlín. Cuando un oficial de las SS y dos profesores llegan al día siguiente, el hombre muerto es fotografiado, sacado de la alambrada y llevado al crematorio del campo.

Los médicos forenses examinan el cuerpo. En su informe, escriben que una bala entró a la cabeza cuatro centímetros por detrás de la oreja derecha y destrozó el cráneo. Pero según su evaluación, la víctima ya había muerto al ser electrocutado por la cerca de alto voltaje. El cuerpo es incinerado en el lugar, y el ataúd se envía a la Oficina Principal de Seguridad del Reich junto con el informe de la investigación y el certificado de defunción.

Ocho días más tarde, el Ministro de Relaciones Exteriores Joachim von Ribbentrop recibe una suerte de "comunicado secreto del Reich" del jefe de las SS Heinrich Himmler. Dice: "Estimado Ribbentrop, adjunto a la presente un informe sobre el hecho de que el prisionero de guerra Yakov Dzhugashvili, hijo de Stalin, fue muerto a tiros durante un intento de fuga del Campo Especial A en Sachsenhausen, cerca de Oranienburg."

¿Prisionero o traidor?

Durante décadas después de que la guerra terminó, no estaba exactamente claro cómo Dzhugashvili, el hijo mayor del dictador soviético Josef Dzhugashvili, más conocido como Stalin, había muerto. Dzhugashvili, un teniente en el ejército rojo, fue tomado prisionero por los alemanes en el verano de 1941, pero su padre se había negado con vehemencia a que fuera incluido en cualquier intercambio de prisioneros.

Fue sólo en 1968 que unos documentos aparecieron en el Departamento de Estado en Washington que hizo posible reconstruir los últimos años del prisionero. Esos documentos indican que el hijo de Stalin sucumbió a una psicosis en la prisión y concluyen que su muerte fue el equivalente de un suicidio.

Pero otra pregunta ha quedado sin respuesta: ¿En realidad los alemanes capturaron al hijo de Stalin durante el combate en 1941, o fue que él se entregó? ¿Este oficial del Ejército Rojo, desertó y se entregó a los alemanes poco después de iniciada la guerra? ¿Y su padre lo supo y por lo tanto se negó a mover un dedo para salvar a su hijo?

A partir de 1940, el juramento militar del Ejército Rojo decía a la letra: "Rendirse al enemigo es traición."  Esa fue una frase que selló el destino de decenas de miles de soviéticos. Muchos de los que regresaron de los campos alemanes de prisioneros de guerra, al final de la guerra, fueron ejecutados de inmediato al llegar a la URSS o enviados a campos de prisioneros durante 25 años.

Pero a la población no le dijeron que el hijo de Stalin había estado en cautiverio alemán desde un mes después de comenzada la guerra. Esto significó que Yakov Dzhugashvili fue considerado un traidor a su país.

¿Era él? Incluso después de la muerte de Stalin, no se hizo mención de su hijo en ningún lugar. Su destino sólo se convirtió en un problema cuando el líder del partido Mikhail Gorbachev hizo que se abrieran al público los archivos de Moscú durante la época de la Perestroika, aunque muchos documentos de la guerra todavía se mantienen en secreto.

Papá, el Dictador

Hasta el día de hoy, esos documentos todavía permanecen en el archivo central del Ministerio de Defensa ruso en Podolsk, al sur de Moscú. SPIEGEL recientemente tuvo acceso al archivo de Stalin. Un documento de 389 páginas narra la historia de un joven cuya vida pasó a la sombra de su poderoso padre y terminó después de sólo 35 años. Los documentos también muestran, 70 años después de la Batalla de Stalingrado, situaciones insospechadas de la vida familiar del dictador.

A diferencia de sus medio-hermanos Vasily y Svetlana, Yakov, apodado Yasha, nacido en 1908, fue el producto de la primera unión de Stalin con una costurera georgiana. El muchacho creció esencialmente sin sus padres. Su madre murió de tifus cuando tenía ocho meses de edad, y Stalin apenas le prestó atención. Dzhugashvili estaba totalmente en lo correcto cuando le dijo a las autoridades alemanas que su padre fue un "revolucionario profesional".

Yakov fue incapaz de lidiar con la presión que le causaba su poderoso y desconsiderado padre. Pero él era popular entre las chicas. Cuando terminó la secundaria en 1925, convivió con Zoya Gunina, una compañera de clase de 16 años de edad, hija de un sacerdote ortodoxo.

Cuando Stalin se enteró, lo convirtió en un escándalo tal, que su hijo, para entonces de 18 años, una noche agarró una pistola en la cocina de su apartamento del Kremlin y trató de dispararse en el corazón. Pero la bala erró, y después de pasar tres meses en el hospital, Yakov huyó a Leningrado, donde permaneció con los parientes de su madrastra. Pero, se casó con Zoya.

En abril de 1928, Stalin le escribió a su esposa: "Dile a Yasha que creo que él se comportó como un ladrón y un chantajista, alguien con quien no tengo nada en común y con quien ya no quiero tener ninguna relación. Déjalo que viva donde quiera y con quien quiera. J. Stalin."

Aunque la conexión realmente no se cortó, Stalin estaba muy disgustado por el comportamiento de su hijo. Pronto Yakov estuvo viviendo con otra mujer, y ambos tuvieron un hijo.

Después de terminar la escuela, Yakov asistió a la facultad de los trabajadores, un instituto preparatorio para ingresar a la universidad y a los 23 años se matriculó en el Instituto de Transporte Dzerzhinsky. Completó su licenciatura en 1935 y luego estuvo un año trabajando como ingeniero en una fábrica de automóviles en Moscú, que llevaba el nombre de su padre, antes de ingresar a la Academia de Artillería del Ejército Rojo.

Convertido en oficial

"No sé por qué Yasha se convirtió en un oficial de carrera," escribió más adelante su hermanastra Svetlana. "Era una persona profundamente pacífica, suave, un poco torpe, muy tranquilo, pero interiormente sólido y comprometido. No tenía nada en común con su padre excepto los almendrados ojos del caucásiano. No tenía ningún tipo de habilidad brillante. Era modesto, sencillo y trabajador".

Yakov no era como su padre, y desesperadamente intentaba escapar de su influencia. Quería apartarse de la sombra del prohibido apellido familiar y ser un patriota, como otros lo fueron, cuando él se cruzó con el destino de la patria. Rechazó todas las ofertas para que le diera una posición especial.

En 1937, se ofreció como voluntario en el ejército, una opción que era también una manera de huir de su padre. En 1938, se casó finalmente con la bailarina Yulia Meltzer, una judía de Odessa. Yakov la conoció en un restaurante, y su hija, Galina, nació ese mismo año. Stalin tampoco pudo soportar a esta nuera. Yakov se convirtió en teniente en 1940, y al año siguiente, el 06 de mayo de 1941, recibió un diploma de la Academia de Artillería. Asumió su primer cargo tres días después, como comandante en el 14º Regimiento de Artillería  de Campaña en la 14ª División de Tanques.

La foto en su expediente lo muestra con el uniforme del ejército rojo, con insignias en el cuello pero sin charreteras, así como una correa de cuero cruzado desde el hombro a través del pecho. La boca y los ojos se ven suaves y su pelo negro se ve peinado hacia atrás. La foto fue tomada sólo seis semanas antes de que Alemania invadiera la Unión Soviética.

La guerra le tomó por sorpresa durante una práctica de tiro cerca de Naro-Fominsk, un pueblo a 70 kilómetros al oeste de Moscú. Su regimiento se movilizó y marcharon hacia el oeste en dirección de Minsk y hacia el enemigo. Él fue incapaz de ver a su padre antes de partir, pero le llamó por teléfono. "Ve y lucha", le dijo Stalin a su hijo.

Lucha contra la invasión alemana

Pero ¿qué significaba luchar en junio de 1941? El ejército estaba en total caos, y los soldados soviéticos eran  enviados al frente sin estar preparados. En las primeras tres semanas, 1,3 millones soldados del Ejército Rojo murieron o fueron capturados.

La División de Yakov también marchó hacia su perdición, y su ruta puede ser reconstruida con la ayuda de los archivos. Los informes diarios de las políticas oficiales para los jefes del ejército están llenos de mensajes propagandísticos, y sin embargo también contienen notas de incertidumbre y desesperación.

El 28 de junio: Los soldados y comandantes arden de fervor por lanzarse a la batalla con los cortacuellos fascistas… Sin embargo, también hay estados de ánimo negativos: dicen que los alemanes son muy experimentados, y que es muy difícil luchar contra ellos… Han desaparecido unos 300 hombres en la sección de nivel medio del liderazgo de la División, se ha perdido 800 suboficiales, faltan el 35 por ciento de los camiones previstos, sólo el 24 por ciento de todos los camiones cisterna están disponibles y sólo 53 por ciento de los vehículos blindados.

Los rusos lanzaron una contraofensiva a las 4 de la mañana del 7 de julio, pero los alemanes destruyeron la mitad de sus tanques, y 200 tanquistas murieron en las llamas. La batería de Yakov disparó contra los alemanes desde una loma cerca del borde del bosque, pero pronto también fue silenciada. En la noche, Abalashov, comandante del regimiento, fue reportado como desaparecido.

Cuatro días después de sobrevivir a la tormenta de fuego, Yakov y lo que quedaba de su unidad se recuperaron otra vez. En una nota para el jefe de la División, escrito a lápiz, su comandante en jefe dijo que Dzhugashvili era "especialmente valioso", recomendándolo junto con otros 50 hombres de la División para ser condecorados.

Cuando el día 9 de julio los alemanes capturaron Vitebsk, en la actual Bielorrusia, el Cuerpo de Ejército soviético comenzó a retirarse. A Yakov y su unidad le ordenaron la tarea de cubrir la retirada.

La mañana del 14 de julio debió ser puro infierno para Yakov y sus hombres. Los alemanes estaban atacando a la ciudad de Yartsevo con 30 aviones. Los tanques rusos estaban explotando, y también los camiones cisterna detrás de ellos. Según los informes de esa noche sobre el personal, no hubo ninguna noticia del paradero del 14º Regimiento de Artillería.

Yakov Dzhugashvili, hijo de Stalin, también había desaparecido.

Parte II

El 26 de julio, el Comisario de la Brigada, Alexei Rumyanzev, escribió una carta de tres páginas al director político del Ejército Rojo. La desaparición del hijo de Stalin se había convertido en un asunto importante. Rumyanzev, sabiendo que el informe terminaría en el escritorio de Stalin, insistió en que el ejército había tratado al hijo del dirigente soviético muy cuidadosamente.

Rumyanzev escribió que el Ejército: "había intentado desde el principio asignar al camarada Dzhugashvili al Estado Mayor del Regimiento, pero que tercamente había insistido en ser asignado como comandante de batería. Incluso el camarada Dzhugashvili le pidió al Comisionado del regimiento acelerar su aceptación en la batería."

La carta describe el comportamiento de Yakov en el frente como "impecable y sin miedo". Cuando su unidad estuvo bajo el bombardeo de los fascistas, escribió Rumyanzev, el jefe de la División de Operaciones había ofrecido transferirlo a una zona más segura. Pero el camarada Dzhugashvili habría respondido: "Sólo voy a volver con mi batería".

El 21 de julio, la División envió una unidad en motocicletas a la zona donde se creía que se encontraba el hijo de Stalin. Los hombres se encontraron con el soldado Popuride del Ejército Rojo, que había logrado escapar con Yakov. La carta de Rumyanyev dice: "juntos enterraron sus documentos personales y se pusieron  ropa de civil. Cuando llegaron a la orilla del lago, el camarada Dzhugashvili le dijo a Popuride que siguiera adelante, pero que él quería quedarse y descansar." El episodio descrito por Rumyanzev sugiere que Yakov se dejó tomar prisionero.

El 25 de julio, un grupo de oficiales de inteligencia se dispuso a encontrar a Yakov una vez más, pero también regresaron con las manos vacías. Para entonces, Yakov ya estaba en manos alemanas.

Interrogatorio

El primer interrogatorio de Dzhugashvili tuvo lugar el 18 de julio. Después del final de la guerra, los soviéticos encontraron el informe original del interrogatorio en los archivos del Ministerio de Aviación en Berlín. El documento proporciona datos de lo que estaba en la mente del joven oficial. El hijo de Stalin estaba orgulloso y defendió el sistema político en su país, y sin embargo no ocultó su decepción por el Ejército soviético, cuyo comandante en jefe era su propio padre:

Cuando fueron rodeados, entraron en tal pánico que todos se dispersaron en diferentes direcciones… No teníamos mapas en absoluto. En nuestra unidad, todo fue negligencia y desorganización… La división no estaba en nada preparada para la guerra…

Pregunta: ¿Cómo afectó esto al liderazgo?

Dzhugashvili: Eran totalmente inútiles porque pasaban todo su tiempo dentro de los campamentos. Esto es lo que hicieron durante tres años. Hemos perdido alrededor del 70 por ciento de los tanques.

Pregunta: ¿Cuáles son exactamente las razones de la pobre aptitud de su ejército para el combate?

Dzhugashvili: Los bombarderos Stuka alemanes, las acciones imprudentes de nuestros jefes, las acciones estúpidas e idiotas… Enviaron unidades al fuego, directamente al fuego.

Destaca otro segmento del interrogatorio — cuando los alemanes discuten sobre el rol de los judíos con Yakov.

Dzhugashvili: Basándome en mi experiencia personal, puedo decirles que los rusos nunca han mostrado simpatía por los judíos… Los judíos y los gitanos son iguales — simplemente no quieren trabajar. Para ellos, hacer negocios es lo único importante. Los judíos no quieren trabajar porque no pueden.

Lo que dijo el hijo de Stalin sobre los judíos refleja las opiniones populares en la Unión Soviética. Tal opinión sonaba especialmente desconcertante en Yakov porque su esposa, Yulia, era judía. Cuando los alemanes le preguntaron si ella debía a ser notificada sobre su captura, Dzhugashvili dijo: "Si usted quiere hacerme un favor, entonces no lo hagan." Tal vez tenía una idea de lo que fue para ella.

De hecho, Stalin hizo que Yulia Dzhugashvili fuera arrestada ese otoño. "La hija de Yasha debe quedarse contigo por ahora", le dijo a su hija Svetlana, refiriéndose a Galina la hija de Yakov. "Su esposa aparentemente es una persona deshonesta, y tenemos que ver eso".

Disputas sobre su destino

En sus memorias, Svetlana Alliluyeva escribió que su padre había creído que Yakov, instigado por su esposa, se había entregado deliberadamente a los alemanes. "Esa idea absurda le costó a Yulia Isaakovna varios años en prisión. Primero fue encarcelada en Lubyanka, con interrogatorios nocturnos, la cámara de hielo y luz eléctrica permanente. Luego pasó a la prisión en la ciudad de Engels y después fue regresada a Moscú, a la prisión Lefortovo".

Stalin seguía receloso sobre lo que le sucedió a su hijo. En el invierno de 1943, después de la batalla de Stalingrado, le dijo a Svetlana que los alemanes habían propuesto canjear a Yakov con algunos de los suyos. "No negociaré con ellos," dijo Svetlana citado lo que respondió su padre.

En sus memorias, el Mariscal Georgy Zhukov, triunfador de la batalla de Berlín, describe un paseo que hizo con Stalin, durante el cual él le preguntó al dirigente soviético por Yakov. Según Zhukov, Stalin no dijo nada durante un rato y luego respondió: "Yakov no se librará del cautiverio. Los fascistas lo fusilarán."

Zhukov dijo además que Stalin estaba dolido por el destino de su hijo, pero eso parece poco probable. Cuando el director Mikheil Chiaureli más tarde hizo la película "La caída de Berlín" en 1949, intentó retratar a Yakov Dzhugashvili como un héroe en la trágica guerra, pero Stalin le impidió hacerlo. Y cuando en 1945 Stalin recibió un telegrama de la administración militar soviética de Alemania donde le informaron sobre la búsqueda de los restos de su hijo, Stalin ni siquiera se dignó a responder.

La odisea de Dzhugashvili a través de los campos alemanes duró casi dos años. De Hammelburg, en la región de Franconia de Baviera, fue trasladado a Lübeck en el norte de Alemania en la primavera de 1942, justo cuando los Británicos comenzaron a bombardear la ciudad. Después de eso, fue enviado al campo de concentración de Sachsenhausen en el este.

Los años que precedieron a la muerte de Yakov están bien documentados. Sin embargo, hoy en día, muchos rusos no creen que el hijo de Stalin estuvo todo el tiempo en cautiverio alemán. Algunos creen que más tarde huyó a Italia, los Estados Unidos o Canadá, mientras que otros están convencidos de que él se fue a Irak y se casó en la familia del ex dictador Saddam Hussein.

Su hija, Galina, que vio a su padre por última vez cuando tenía tres años, también cree que los alemanes presentaron al mundo un doble de Yako y afirmó que su padre había sido muerto en una batalla desigual a mediados de julio de 1941. Los alemanes, insistió, simplemente habían encontrado sus documentos personales.

Por supuesto, la documentación contradice tales aseveraciones, pero había una razón del por qué de la especulación, que nunca acabó, sobre cómo murió Yakov: el ataúd con cenizas del hombre muerto en Sachsenhausen llegaron a Berlín, pero luego misteriosamente desaparecieron — y, con él, los últimos rastros de Yakov Dzhugashvili.

Por Christian Neef

Der Spiegel: Surrender or Capture?: Files Shed Light on Fate of Stalin’s Son


Artículo anterior:

Siguiente artículo: