Pilotos estadounidenses prisioneros en Suiza durante la 2GM finalmente fueron reconocidos

por Admin el 7 Noviembre, 2013

en Biografías

Durante los combates contra Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, miles de aviones estadounidenses fueron derribados mientras llevaban a cabo bombardeos aéreos sobre las ciudades alemanas.

Entre ellos estuvo el bombardero B-24 del Teniente Coronel James Misuraca.  El avión resultó seriamente dañado durante una misión pero pudo aterrizar en la neutral Suiza.

Misuraca y sus tripulantes fueron detenidos por los suizos y encerrados en un hotel desocupado hasta el día en que intentaron escapar.  Después fueron capturados y como castigo fueron encerrados en un campo militar de prisioneros.

El campo de prisioneros era dirigido por un simpatizante Nazi.

"No era un buen hombre. Ese hombre no tenía corazón", dijo Misuraca. "Todos los días yo sólo pensaba en  escapar."

Misuraca pasó 31 días en la prisión, pasando hambre y frío, hasta que intentó escapar de nuevo y logró ponerse a buen recaudo.

De esa experiencia, su lección para los demás es: "Nunca te rindas".

Unos 1.500 pilotos de Estados Unidos terminaron detenidos en Suiza. Más de 160 fueron enviados a campos de prisioneros por intentar escapar, entre ellos al abuelo del mayor del ejército Dwight Mears.

Mears descubrió que durante la guerra, hubo rumores de que los pilotos de Estados Unidos detenidos en Suiza eran unos cobardes que habían aterrizado allí para evitar la guerra.

"Algunos de ellos asumieron que esos aviadores habían llegado al limite de su resistencia y habían decidido que en vez de enfrentar a la muerte tan de cerca, era preferible escapar de ella en un país neutral y dedicarse a esquiar o algo así", dijo.

El mayor del ejército Dwight Mears muestra a Elaine Quijano de CBS News las fotos de su abuelo, un aviador de Estados Unidos que fue prisionero de guerra en Suiza.

Mears pasó 15 años documentando que fueron tratados igual que los de prisioneros de guerra en Alemania. Por eso, él también solicitó a sus jefes, que trataran de aclarar las cosas.

"Al principio, se trataba de mi abuelo," dijo Mears. "Pero cuando empecé a entrevistar a otros aviadores, me identifiqué con ellos y sentí que eran dignos de ser reconocidos".

La Fuerza Aérea finalmente accedió. Recientemente, aprobaron las solicitudes de los aviadores de recibir Medallas de Prisionero. Misuraca es uno de los 12 que siguen vivos.

Misuraca y sus tripulantes fueron detenidos por los suizos y encerrados en un hotel desocupado hasta el día en que intentaron escapar, fueron capturados y encerrados un campo militar de prisioneros como castigo.

El campamento era dirigido por un simpatizante Nazi.

"No era un buen hombre. Ese hombre no tenía corazón", dijo Misuraca. "Todos los días yo sólo pensaba en  escapar."

Misuraca pasó 31 días en la prisión, pasando hambre y frío, hasta que intentó escapar de nuevo y logró ponerse a buen recaudo.

De esa experiencia, su lección para los demás es: "Nunca te rindas".

Algunos pensaban que los prisioneros de guerra en Suiza eran unos cobardes que intentaban evitar el combate, pero el abuelo de uno de los prisioneros de guerra estuvo decidido a cambiar esa percepción.

Unos 1.500 pilotos de Estados Unidos terminaron detenidos en Suiza. Más de 160 fueron enviados a campos de prisioneros por intentar escapar, entre ellos al abuelo del mayor del ejército Dwight Mears.

Mears descubrió que durante la guerra, hubo rumores de que los pilotos de Estados Unidos detenidos en Suiza eran unos cobardes que habían aterrizado allí para evitar la guerra.

"Algunos de ellos asumieron que esos aviadores habían llegado al limite de su resistencia y habían decidido que en vez de enfrentar a la muerte tan de cerca, era preferible escapar de ella en un país neutral y dedicarse a esquiar o algo así", dijo.

El mayor del ejército Dwight Mears muestra a Elaine Quijano de CBS News las fotos de su abuelo, un aviador de Estados Unidos que fue prisionero de guerra en Suiza.

Mears pasó 15 años documentando que fueron tratados igual que los de prisioneros de guerra en Alemania. Por eso, él también solicitó a sus jefes, que trataran de aclarar las cosas.

"Al principio, se trataba de mi abuelo," dijo Mears. "Pero cuando empecé a entrevistar a otros aviadores, me identifiqué con ellos y sentí que eran dignos de ser reconocidos".

La Fuerza Aérea finalmente accedió. Recientemente, aprobaron las solicitudes de los aviadores de recibir Medallas de Prisionero. Misuraca es uno de los 12 que siguen vivos.

CBS News: U.S. airmen imprisoned in Switzerland during WWII are finally recognized


Artículo anterior:

Siguiente artículo: