Piloto de la Segunda Guerra Mundial recuerda la destrucción de Nagasaki

por Admin el 9 Agosto, 2013

en Biografías

FALLBROOK — El viernes, 68 años después, Estados Unidos lanzó una bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Nagasaki, y Martin I. "Buzz" Jackson tuvo un asiento en primera fila en la terrible destrucción.

Jackson, quien cumplirá 90 años el lunes, fue piloto en el 311º Escuadrón de Caza y lideró a un grupo de Thunderbolts P-47 sobre la malograda ciudad un día antes y un día después de la infame explosión. Sus recuerdos de lo que vio son tan frescos hoy como lo fueron entonces, y todavía apoya la decisión de su país de haber usado la polémica arma.

"Las personas que se quejan son las que no estuvieron expuestas a morir como lo estuvimos nosotros. Nos encantó la bomba. Puso fin a la guerra", dijo Jackson quien cree que la prolongación de la guerra en el territorio japonés habría costado muchas más vidas que las decenas de miles muertos en la explosión.

Jackson voló 72 misiones de combate durante la guerra mundial, la mayoría de ellas como cazabombardero, lanzando, sobre las tropas japonesas en Filipinas, 50 toneladas de municiones en ametrallamientos y  bombardeos con bombas de racimo y napalm. El 06 de agosto de 1945, Jackson y sus compañeros pilotos se sorprendieron al enterarse de que una bomba de uranio llamada "Little Boy" había sido lanzada sobre Hiroshima.

"No sabíamos lo que era ese entonces esa bomba. "Todo lo que sabíamos era que se trataba de algo grande y nuevo, dijo Jackson.

Dos días más tarde, Jackson dirigió un escuadrón del 58º Grupo de Caza hacia Okinawa en un pasada sobre la isla japonesa de Kyushu, que incluye la ciudad occidental del puerto de Nagasaki. La primera vez que vio la ciudad, se sorprendió al encontrarla intacta.

"Pasamos sobre los techos de las casas y vi que no había ningún daño en absoluto. Me preguntaba qué habían estado haciendo los (bombarderos) B-24  que no tocaron a esta ciudad", dijo Jackson, quien más tarde supo que Nagasaki estaba en la lista de ciudades que no debían ser tocadas porque el ejército estadounidense tenía otros planes para ellas.

A las 11:02 de la mañana, una bomba de plutonio, conocida como "Fat Man" explotó sobre Nagasaki, matando instantáneamente a más de 40.000 personas en el impacto.  Al día siguiente, Jackson dijo que tomó otro escuadrón y voló directo a Nagasaki, esta vez para inspeccionar los daños causados por la bomba desde una altura de 1500 metros. Durante 20 minutos, los pilotos circundaron la ciudad hasta que su combustible quedó en el límite.

"Fue como si una enorme mano hubiera arrasado con todo", dijo. "Lo único que quedaba en pie en la zona del epicentro eran chimeneas y pequeños postes de acero. Generalmente con los bombardeos, los escombros de los edificios caen en las calles, pero todas las calles y aceras estaban perfectamente limpias, como si un barrendero las hubiera limpiado. No sabíamos nada sobre la radiación en aquel entonces, pero me pregunto cuánto no expusimos ese día. Es increíble que ese día no brilláramos en la oscuridad de la noche".

UT san Diego: WWII pilot recalls Nagasaki destruction


Artículo anterior:

Siguiente artículo: