Nikkei filipinos piden a Abe ayuda para resolver su crisis de identidad

por Admin el 23 Julio, 2015

en Biografías

El 22 de julio un grupo Filipino le pidió el primer ministro Shinzo Abe que su representación parlamentaria reciba los nombres de los niños de ascendencia japonesa que se quedaron en las Filipinas después de la Segunda Guerra Mundial.

La delegación incluyó hijos de mujeres filipinas y hombres japoneses que emigraron a Filipinas antes de la guerra mundial. Sus padres murieron o volvieron a Japón, y las familias perdieron sus lazos japoneses en el caos de esos tiempos o quedaron olvidados durante el período de posguerra.

Los visitantes, japoneses, de segunda y tercera generación entregaron una petición a Abe firmada por unas 28.000 personas y solicitaron la ayuda del gobierno japonés este año del 70º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial.

"Cooperaremos sinceramente para satisfacer su petición," dijo Abe.

El Grupo espera que la lista le ayudará a identificar a estas personas y ayudarles a obtener la nacionalidad japonesa.

Uno de los miembros visitantes, Lemuel Yoshimura, tiene un nombre japonés, Masaharu. Pero a él no le ha sido otorgada la nacionalidad japonesa porque su nacimiento y su relación con sus padres no son reconocidos por Japón.

Su padre se trasladó a Filipinas antes de la guerra y fue propietario de un restaurante llamado Fuji Shokudo. Se casó con una mujer filipina, y tuvieron tres hijos, incluyendo Lemuel, que nació en 1942.

Con el estallido de la guerra del Pacífico, sin embargo, el padre dejó a la familia para unirse a las fuerzas armadas japonesas. Los tres niños y su madre permanecieron en Filipinas después de la guerra terminó, y ocultaron su identidad japonesa debido al fuerte resentimiento contra Japón y los japoneses.

La familia de Yoshimura era muy pobre, y su madre murió de una enfermedad cuando tenía alrededor de 9 años de edad. Los tres niños fueron adoptados por diferentes familias.

Continuó sus estudios mientras trabajaba en una granja de cerdos o en una lavandería hasta que se graduó en la Universidad. Se convirtió en maestro de escuela secundaria.

Ahora a los 72 años de edad, Yoshimura dijo que quiere morir como un japonés.

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores, 1.946 de 3.545 japoneses de segunda generación nacidos en Filipinas todavía están vivos. Pero 1.199 no han sido capaces de obtener la nacionalidad japonesa.

Desde 2006, 157 personas de nacionalidad filipina han adquirido nacionalidad japonesa a través de la asistencia conjunta de la organización sin fines de lucro Philippine Nikkei-jin Legal Support Center y la Fundación Nippon.

Asahi Shimbun: Nikkei Filipinos ask Abe for help in resolving identity crises


Artículo anterior:

Siguiente artículo: