Nieto del piloto del Enola Gay toma el mando del Ala de Bombarderos B-2

por Admin el 5 Junio, 2015

en Biografías

KANSAS CITY, Missouri–Un nieto y homónimo del hombre que piloteó el B-29 que lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima, durante la Segunda Guerra Mundial está tomando el mando de la flota del envejecido bombardero atómico B-2 Stealth de los Estados Unidos.

El viernes, el Brigadier General Paul W. Tibbets IV asume el mando de la 509ª Ala de Bombarderos durante una ceremonia en la Base Aérea Whiteman en Missouri, en reemplazo del Brigadier General Glen VanHerck, que ha comandado el Ala desde febrero de 2014.

Tibbets, de 48 años de edad, anteriormente fue director adjunto para las operaciones nucleares del el Mando Estratégico de Estados Unidos en la Base de la Fuerza Aérea de Offutt en Nebraska. También entrenó en B-2s en Whiteman en la década de 1990, al mando de una escuadrilla de bombarderos en la misma base y fue vice comandante del 379° Ala Expedicionaria del Aire en el Sudoeste de Asia en 2010-2011. Sus condecoraciones incluyen la Cruz de Vuelo Distinguido, la Estrella de Bronce y la Legión al Mérito.

El abuelo de Tibbets, Paul W. Tibbets Jr., fue asignado a la predecesora de la 509ª Ala de Bombarderos cuando pilotó el Enola Gay en la primera misión de bombardeo atómico del mundo el 06 de agosto de 1945. La bomba destruyó gran parte de Hiroshima y mató a decenas de miles de sus ciudadanos. Paul W. Tibbets Jr. murió en 2007.

Tres días después del bombardeo de Hiroshima, otro B-29 estadounidense lanzó una bomba atómica sobre Nagasaki. Japón se rindió seis días después, poniendo fin a la guerra.

El Ala de Bombarderos en Whiteman es responsable de que la flota de 20 bombarderos nucleares B-2 stealth vuelen alrededor del mundo. El B-2, que está en la base de Missouri desde 1993, ha estado volando desde la década de 1990 y sigue siendo el único bombardero de largo alcance en todo el mundo con la tecnología que hace difícil la detección y el rastreo por radar del avión con alas de murciélago.

El rol de Paul W. Tibbets IV llega a la 509ª Ala de Bombardeo cuando la Fuerza Aérea está tratando de construir un bombardero de largo alcance de nueva generación, estimando que costarán al menos $55 mil millones fabricar 100 de esos aviones.

Un informe del 2014 del Servicio de Investigación del Congreso dijo que la flota existente de bombarderos de largo alcance de la nación, que incluye el B-2, B-52 y B-1s, "están en un punto crítico en su vida útil". Debido a su edad "los analistas militares están comenzando a cuestionar sólo cuánto tiempo pueden durar esos aviones y seguir siendo sistemas de armas confiables".

No está claro cuántos B-2s u otros bombarderos serían reemplazados bajo cualquier nuevo programa de bombarderos.

Military.com: Grandson of Enola Gay Pilot Takes Command of B-2 Bomb Wing


Artículo anterior:

Siguiente artículo: