Murió Rochus Misch último guardaespaldas de Hitler

por Admin el 7 Septiembre, 2013

en Biografías

A los 96 años de edad, ha muerto en Alemania un ex guardaespaldas de Adolf Hitler que fue testigo de sus horas finales.

Rochus Misch era el último sobreviviente del búnker de Hitler en Berlín.

El ex (Oberscharführer) SS operó los teléfonos en el búnker y recordaba con orgullo sus deberes durante la guerra con su "jefe".

El recordaba a Hitler como "un hombre muy normal… él no era una bestia, no era ningún monstruo", según la Agencia de noticias Associated Press.

Rochus Misch fue entrevistado en 2009

Durante cinco años, Misch fue parte del entorno del Fuehrer, como operador de teléfono, correo y guardaespaldas.

AP, dijo que en su entrevista que permaneció al margen de las cuestiones centrales de culpa y responsabilidad, diciendo que no sabía nada sobre el asesinato de 6 millones de judíos y que nunca escucho a Hitler hablar sobre la Solución Final en su presencia.

"Yo sabía acerca de Dachau y de los campos de concentración en general", dijo a la BBC en 2009.

"Pero no tenía idea de la magnitud. No era parte de nuestras conversaciones". El juicio de Nuremberg trató sobre los crímenes cometidos por los alemanes.

"Pero debes recordar que nunca hubo una guerra en la que no se cometieran crímenes y nunca la habrá".

‘Nunca lo olvidaré’

Nacido en 1917 en el pueblo de Alt Schalkowitz en lo que es hoy Polonia, Misch quedó huérfano a temprana edad y creció con sus abuelos.

Se formó como pintor antes de unirse a los SS en la edad de 20 años. Prestó servicio en Polonia en 1939 antes de ser asignado al séquito personal de Hitler.

Su primera tarea para el Führer fue entregar una carta a su hermana en Viena.

"Estrictamente hablando, en el entorno del Fuehrer fuimos guardaespaldas," dijo Misch a la BBC.

"Cuando Hitler estaba viajando, entre cuatro y seis de nosotros le acompañábamos en un segundo auto. Pero cuando estábamos en el apartamento de Hitler en la Cancillería también tuvimos otras tareas.

"Dos de nosotros trabajábamos siempre como operadores de telefonía. Con un jefe como Hitler, había siempre un montón de llamadas telefónicas."

Con el avance de los aliados y Alemania al borde de la derrota, Hitler se retiró al búnker de Berlín y Misch se convirtió en el último testigo del drama que tuvo lugar el 30 de abril de 1945.

Dijo que estaba en el teléfono cuando Hitler se suicidó, así que no oyó los disparos.

Pero otros en el búnker los oyeron y el secretario privado de Hitler pidió a todos que guardaran silencio y ordenó que abrieran la puerta de la habitación del Fuehrer.

"Vi que Hitler estaba desplomado con la cabeza sobre la mesa.  Eva Braun [Esposa de Hitler] estaba recostada en el sofá, con la cabeza hacia él", dijo Misch.

"Sus rodillas estaban apretadas firmemente contra su pecho. Ella llevaba un vestido azul oscuro con adornos blancos. Nunca lo olvidaré."

rochus_misch-2

Al día siguiente, los seis hijos del Ministro de Propaganda Joseph Goebbels fueron asesinados en el búnker, drogándolos con morfina y administrándoles cianuro – un plan organizado por Magda, la madre de los niños.

Misch dijo que ella lo hizo en el búnker porque nadie se lo habría permitido si lo hubiera hecho afuera.

Ludwig Stumpfegger, el médico de Hitler la ayudó, dijo.

"Todos sabíamos lo que estaba pasando. Una o dos horas más tarde, la Sra. Goebbels salió llorando. Ella se sentó en una mesa y empezó a calmarse".

Más tarde esa noche, ella y su esposo murieron en los jardines de la Cancillería.

¿Hija judía?

El 02 de mayo de 1945, Misch escapó del búnker y fue capturado por las fuerzas soviéticas poco después.

Pasó casi nueve años en un campo de prisioneros de guerra soviéticos, regresar a casa con su familia a Berlín en 1953 la víspera de año nuevo.

Él estableció una compañía de decoración para el hogar, la cual él gerenció hasta que se retiró a mediados de 1980. Su esposa, Margarita, con quien se casó en 1942, murió en 1997.

Juntos tuvieron una hija, Brigitta Jacob-Engelken, quien dijo a la BBC en el 2009 que su abuela materna le había dicho que su madre era judía, algo que Misch se negó a aceptar.

Cuando era más joven la señora Jacob-Engelken aprendió hebreo y pasó un tiempo en un kibutz en Israel.

Como arquitecta ha trabajado en un proyecto de restauración de sinagogas locales en Alemania.

"Yo no culpo a mi padre por lo que hizo porque era un trabajo inofensivo", dijo en el 2009.

Pero añadió que no podía entender por qué su padre, permaneció leal a Hitler hasta el final, no era crítico en sus reflexiones sobre la historia Nazi.

Con la muerte del ayudante de Hitler Otto Gunsche en 2003, Misch se convirtió en el último testigo del final del Tercer Reich en el búnker.

Las Memorias de Misch, el último testigo, fueron publicadas en alemán cinco años más tarde y se convirtió en un best seller. Algunos críticos dijeron que exageraron su papel en el entorno de Hitler.

La nota de apertura en su sitio de Internet sobre el libro, dice: "mi nombre es Rochus Misch. Soy un hombre insignificante, pero he vivido cosas importantes".

BBC: Last Hitler bodyguard Rochus Misch dies


Artículo anterior:

Siguiente artículo: