Murió Hiroo Onoda, el soldado japonés que se negó a rendirse al finalizar la guerra

por Admin el 17 Enero, 2014

en Biografías

El soldado japonés que se negó a rendirse después que la Segunda Guerra Mundial terminó, y pasó 29 años oculto en la selva ha fallecido a los 91 años de edad en Tokio.

Hiroo Onoda permaneció en las selvas de la isla de Lubang cerca a Luzón, en Filipinas, hasta 1974 porque no creía que la guerra había terminado.

Fue finalmente persuadido a deponer las armas después que su envejecido ex comandante en jefe voló hasta Filipinas para convencerlo.

Los corresponsales dijeron que a su regreso a Japón Hiroo Onoda fue recibido como un héroe.

Cuando la Segunda Guerra Mundial llegaba a su fin, el Sr. Onoda, que era entonces un teniente que quedó aislado en Lubang cuando las tropas estadounidenses desembarcaron en el norte.

El joven soldado tenía órdenes de no rendirse – obedeció esa orden durante casi tres décadas.

"Cada soldado japonés fue preparado para morir, pero como oficial de inteligencia me ordenaron continuar con la guerra de guerrillas y no morir", dijo a ABC en una entrevista en 2010.

"Me convertí en oficial y recibí una orden. Si no la hubiera cumplido, me sentiría avergonzado. "Soy muy competente", agregó.

Mientras estaba en la isla de Lubang, el Sr. Onoda vigiló instalaciones militares y participó en enfrentamientos esporádicos con los residentes locales.

Otros tres soldados estuvieron con él desde el final de la guerra. Uno emergió de la selva en 1950 y los otros dos murieron, uno de ellos en un choque con tropas locales en 1972.

El Sr. Onoda ignoró varios intentos que se hicieron para lograr que depusiera las armas.

Más tarde dijo que evadió los grupos de búsqueda que enviaron para convencerlo e ignoró las octavillas lanzadas por Japón, por considerarlas tácticas de engaño del enemigo.

"Los panfletos estaban llenos de errores así que estimé que era un complot urdido por los estadounidenses," le dijo a ABC.

Entrenamiento de supervivencia

Finalmente en marzo de 1974 su ex comandante en jefe viajó a Filipinas para en persona revocar su orden original.

El Sr. Onoda rindió honores a la bandera japonesa y entregó su espada Samurai mientras todavía llevaba sus armas y su harapiento uniforme del ejército.

El gobierno filipino le concedió el indulto, aunque muchos en Lubang nunca le perdonaron por las 30 personas que mató durante su campaña en la isla, informó Rupert Wingfield-Hayes desde Tokio a la BBC.

Tras deponer las armas, el Sr. Onoda tuvo un rancho en Brasil y abrió una serie de escuelas de entrenamiento en supervivencia en Japón.

El Sr. Onoda fue uno de los últimos soldados japoneses que se rindieron al final de la Segunda Guerra Mundial.

El soldado Teruo Nakamura, que prestó servicio en el Ejército Japonés en Taiwán, fue encontrado solo cultivando hortalizas en la isla de Morotai en Indonesia, en diciembre de 1974.

El Sr. Nakamura fue repatriado a Taiwán donde murió en 1979.

BBC News: Japan WW2 soldier who refused to surrender Hiroo Onoda dies

Exordio: Biografía de Hiroo Onoda


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

Mario Lopez Enero 19, 2014 a las 13:33

Administrador: Creo que despues de la muerte de Onoda ya solo queda Ito Masashi como el ultimo sobreviviente de los zan-ryū Nippon hei (soldados japoneses dejados atras). Lamentablemente en la red casi no he encontrado informacion sobre su estado actual, pero tendra 93 anos en la actualidad. Es el autor del libro “Los ultimos Soldados del Emperador” donde narra sus aventuras en la selva de Guam junto a sus companeros MInakawa y Miyazawa. Desconozco si aparte del el habran mas “rezagados” todavia vivos.

Los comentarios están cerrados.