Murió el último miembro de la tripulación del Enola Gay

por Admin el 30 Julio, 2014

en Biografías

ATLANTA — El último miembro superviviente de la tripulación que lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima, acelerando el final de la Segunda Guerra Mundial y llevando al mundo a la era atómica, ha muerto en el Estado de Georgia.

vankirk

Theodore van Kirk, también conocido como "Dutch", murió el lunes de causas naturales en el hogar de ancianos donde vivía en Stone Mountain, Georgia, dijo su hijo Tom van Kirk . Tenía 93 años de edad.

Van Kirk voló casi 60 misiones de bombardeo, pero fue esa sola misión en el Pacífico que le aseguró un lugar en la historia. Tenía 24 años cuando se desempeñaba como navegante en el Enola Gay, la Superfortaleza B-29  que lanzó la primera bomba atómica en tiempo de guerra sobre la ciudad japonesa de Hiroshima el 06 de agosto de 1945.

Él estaba en el equipo del piloto Paul Tibbets y del bombardero Tom Ferebee en el 509º Comando de Bombardeo asignado a la misión especial Nº 13. La misión fue perfecta, dijo van kirk a The Associated Press en una entrevista en 2005. Dirigió el bombardero a través del cielo nocturno, con sólo 15 segundos de retraso, dijo. Cuando la bomba de 4.080 kilos llamada "Little Boy" fue lanzada en la ciudad que dormía, él y sus compañeros pudieron escapar con vida.

No sabían si realmente la bomba iba a funcionar y, sí lo hizo, sin saber si sus ondas de choque arrancarían su avión en jirones. Contaron– 1, 2, 3 hasta llegar a los 43 segundos que habían dicho tomaría para la detonación y nada.

"Creo que todos en el avión llegaron a la conclusión de que era un fracaso. "Parecieron mucho más de 43 segundos, recordó van Kirk.

Luego ocurrió un brillante destello. Entonces una onda de choque. Luego otra onda de choque.

La explosión y sus secuelas mataron a 140.000 personas en Hiroshima.

Tres días después de Hiroshima, arrojaron una segunda bomba atómica sobre Nagasaki. La explosión y sus consecuencias cobraron 80.000 vidas. Seis días después del bombardeo de Nagasaki, Japón se rindió.

Si fue necesario que los Estados Unidos usaran la bomba atómica se ha discutido interminablemente. Van Kirk dijo a la AP que pensó que era necesario porque acortó la guerra y eliminó la necesidad de una invasión aliada que podría haber costado más vidas en ambos lados.

"Honestamente creo que el uso de las bomba atómica salvó vidas a largo plazo. Fueron un montón de vidas salvadas. La mayoría de las vidas salvadas eran japonesas," dijo van Kirk.

Pero también le hizo desconfiar de la guerra.

"Toda la experiencia de la Segunda Guerra Mundial demuestra que las guerras no resuelven nada. Y las armas atómicas no arreglan nada," dijo. Personalmente creo que no debería haber ninguna bomba atómica en el mundo, me gustaría verlas todas abolidas.

"Pero si alguien tiene una," añadió, "Yo tengo que tener una más que mi enemigo."

Van Kirk se quedó en el servicio durante un año más después de que terminó la guerra. Luego se fue a estudiar, obtuvo grados en ingeniería química y fue contratado  por DuPont, donde permaneció hasta que se retiró en 1985. Más tarde se mudó de California al área de Atlanta para estar cerca de su hija.

Como muchos veteranos de la Segunda Guerra Mundial, van Kirk no habló mucho sobre el servicio hasta muy tarde en su vida, cuando le habló a grupos escolares, dijo su hijo.

"Incluso yo no me enteré que estuvo en esa misión hasta que cumplí 10 años y pude leer algunos recortes de viejas noticias en el desván de mi abuela," dijo Tom van Kirk el martes.

En cambio, él y sus tres hermanos tuvieron un padre maravilloso, que fue un gran mentor y permaneció activo y "agudo como un clavo" hasta el final de su vida.

"Sé que fue reconocido como héroe de guerra, pero sólo lo conocíamos como un gran padre," dijo Tom van Kirk.

EIN News: Last crew member of Enola Gay flight dies


Artículo anterior:

Siguiente artículo: