Louis Zamperini, corredor olímpico, prisionero después de sobrevivir 47 días en el mar, murió a los 97 años

por Admin el 4 Julio, 2014

en Biografías

Louis Zamperini, un corredor olímpico que sobrevivió 47 días en una balsa en el Pacífico, pasó dos años como prisionero de guerra de los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, y cuya historia fue contada en la biografía "Unbroken" (Intacto), murió el 2 de julio en Los Angeles. Tenía 97 años de edad.

La causa de su fallecimiento fue una neumonía, dijo su familia en un comunicado a la prensa.

Zamperini escribió sobre su experiencia durante la guerra en dos memorias, pero no fue sino hasta el año 2010, cuando la autora de Washington, Laura Hillenbrand, publicó "Unbroken", la desgarradora historia de Zamperini que capturó la imaginación del público. Una película sobre su vida, dirigida por Angelina Jolie, está programada para ser lanzada el día de Navidad.

Incluso antes de sus experiencias durante la guerra, Zamperini había llevado una vida notable. En la década de 1930, fue de los mejores corredores de distancia en el mundo y era considerado como prospecto a convertirse en la primera persona en romper la barrera de los cuatro minutos en la milla.

Compitió en los 5.000 metros en los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín y fue uno de los favoritos en los Juegos Olímpicos de 1940, que estaban previstos para Tokio, pero que nunca se realizaron debido a la Segunda Guerra Mundial.

En cambio, Zamperini se enlistó en la aviación del ejército y se convirtió en bombardero de Liberator B-24 sirviendo en el Pacífico. El 27 de mayo de 1943, él y el resto de su tripulación estaban en una misión de búsqueda y rescate a 800 millas de Hawai cuando el avión tuvo problemas mecánicos y cayó de nariz en el océano.

Fue uno de los tres miembros de la tripulación que sobrevivieron al accidente. Atrapado bajo el agua y envuelto en cables eléctricos, Zamperini se hundía con los restos del avión cuando su anillo de graduación de la Universidad del Sur de California se enganchó en un pedazo de metal y logró deshacerse de los cables y salir a flote.

Él y los otros miembros de la tripulación subieron a una balsa de goma que tenía pocas provisiones. Mientras flotaban a la deriva en el mar abierto, improvisaron maneras de captar agua de lluvia. Zamperini trató de usar el alfiler de su insignia de teniente como anzuelo, con poco éxito.

Los tiburones nadaban en círculo alrededor de la pequeña balsa inflable, que comenzó a presentar fugas de aire al debilitarse la goma bajo el implacable sol. Un día, un avión caza japonés ametralló el bote, obligándolos a sumergirse en el agua con los tiburones.

Los tres náufragos sobrevivieron atrapando aves marinas con sólo las manos y usando las entrañas como carnada. Cuando una golondrina de mar aterrizó en la balsa, "Louis estaba tan hambriento que se lanzó mordiéndola y escupiendo las plumas" escribió Hillenbrand en "Unbroken".

"Casi de inmediato, sintió que algo subía por su cuello. La golondrina de mar estaba cubierta de piojos, que ahora estaban saltando sobre su cara."

De su curso universitario de fisiología, Zamperini recordó que el cerebro es un órgano que podría atrofiarse por el desuso. Él y sus compañeros aviadores se contaron historias de sus vidas y en varias ocasiones cantaban "Blanca Navidad" en el océano vacío.

En lugar de comidas regulares, recordaron sus comidas favoritas detalladamente elaboradas.

Después de 33 días, uno de los tres tripulantes falleció. Zamperini y el otro superviviente, Russell Allen Phillips, improvisaron una ceremonia funeral y lo enterraron en el mar.

Se quedaron a flote durante 14 días más, en medio de tormentas de lluvia que provocó olas de 40 metros y casi volcó su diminuta balsa.

Zamperini y Phillips estaban a la vista de una isla cuando una lancha japonesa se colocó junto a su balsa. Los extenuados aviadores fueron tomados prisioneros, sus manos fueron atadas a sus espaldas. Zamperini, perdió cerca de 40 kilos de peso.

Él y Phillips fueron enviados a diferentes campos de prisioneros. (Phillips sobrevivió a la guerra y murió en 1998). A la deriva durante 47 días, se cree que ellos son quienes han sobrevivido más tiempo en el mar sin provisiones.

Por extraña casualidad, un oficial japonés en uno de los campamentos había estudiado en la Universidad de Southern California y reconoció a Zamperini. Los japoneses pensaron que un atleta estrella tendría valor como propaganda, pero Zamperini se negó a declarar en contra de su país. Luego fue sometido a torturas casi a diario por un sádico guardia llamado "el pájaro".

Entretanto, Zamperini fue declarado oficialmente muerto, y sus padres recibieron una carta de condolencias del presidente Franklin D. Roosevelt.

Después de que los japoneses se rindieron en agosto de 1945, Zamperini y otros 700 presos fueron liberados. Sabían que eran libres cuando un avión estadounidense sobrevoló la prisión, y el piloto lanzó un paquete pequeño. Contenía un paquete de cigarrillos y una barra de chocolate.

Los presos cortaron la barra de chocolate en 700 pedazos, dándole a cada hombre un leve sabor a libertad.

Louis Silvie Zamperini nació el 26 de enero de 1917, en Olean, Nueva York y se mudó con su familia a Torrance, California, en 1920. Sus padres hablaban italiano en casa y el joven Louie, como lo llamaban, no aprendió el inglés sino hasta que fue a la escuela.

Tuvo una niñez problemática, fumaba a los 5 años y bebía a los 8. Parecía encaminado a una vida de delincuencia cuando su hermano mayor lo animó a empezar a correr.

Conocido como el "Tornado de Torrance", Zamperini ganó el Campeonato del estado de California del 1934 en la milla con un tiempo de 4:21,8, un récord de la secundaria nacional cuyo registro se mantuvo durante 19 años. En 1936, ganó un lugar en el equipo olímpico de Estados Unidos en la carrera de 5.000 metros. Tenía 19 años en ese momento – era entonces el corredor estadounidense más joven en competir en esa distancia en los Juegos Olímpicos.

En las "Olimpiadas de Berlín", Zamperini estaba cerca de la parte posterior del grupo cuando decidió lanzar el sprint en la vuelta final de la carrera a toda velocidad. Corrió los 400 metros finales de la carrera en unos notables 56 segundos para terminar en el octavo lugar.

En la universidad, Zamperini ganó dos campeonatos nacionales de la milla y en 1938 logró un récord en 4:08.3, que se mantuvo hasta la década de 1950.

Después de la guerra, Zamperini se reunió con su familia en California y, en 1946, se casó con Cynthia Applewhite. Tuvo problemas con el alcohol y vivió con pesadillas hasta que su esposa lo llevó a una sesión de rehabilitación dirigida por el evangelista Billy Graham en 1949.

"Fue la primera noche en dos años y medio que no tuve una pesadilla", dijo Zamperini a CBS News en 2012, "y no las he tenido desde entonces".

Dejó de beber y fumar y se convirtió en un devoto seguidor de Graham. Pasó muchos años trabajando en el negocio inmobiliario y coaching de pista en California y fundó un campamento para jóvenes problemáticos.  Se convirtió en un orador motivacional, dirigiéndose a menudo a grupos militares sobre su vida como prisionero de guerra.

Su esposa murió en el año 2001. Los sobrevivientes incluyen dos hijos y varios nietos.

Regresó a Japón muchas veces durante los años como un gesto de amistad y de perdón. Su otrora guardia, "el pájaro", se negó a reunirse con él a pesar de las reiteradas súplicas de Zamperini.

Antes de las Olimpiadas de Invierno de 1998 en Nagano, Japón, Zamperini llevó la antorcha olímpica, ovacionado en cada paso por una nueva generación de japoneses.

The Day: Louis Zamperini, subject of ‘Unbroken’ biography on WWII survival, dies at 97

Unbroken: A World War II Story of Survival, Resilience, and Redemption –
Ver detalles en Amazon/US

Inquebrantable = Unbroken (Castellano) – Ver detalles en Amazon/UK


Artículo anterior:

Siguiente artículo: