La Segunda Guerra Mundial, según el Embajador de Stalin en Londres

por Admin el 11 Septiembre, 2015

en Biografías

Los diarios del Embajador Ivan Maisky contienen agudas apreciaciones sobre Chamberlain, Churchill y los ‘topos ciegos’ de la Cámara de los Lores que en 1938 todavía proclaman a Hitler como el Salvador de Europa.

El libro "The Maisky Diaries: Red Ambassador to the Court of St James’s 1932—1943" editado por Gabriel Gorodetsky.  Prensa de la Universidad de Yale, pp.632, £25, ISBN: 9780300180671 (en inglés):

Ver detalles en Amazon US Ver detalles en Amazon UK

Ivan Maisky fue el embajador ruso en Londres entre 1932 y 1943 y su conocimiento sobre Londres y su afecto para la ciudad, se remontaba a su tiempo de exiliado político desde 1912 hasta 1917. Incluso después de la gran cantidad de libros publicados sobre el tema, estos diarios arrojan nueva luz desde un ángulo fresco en 1939 y durante el curso subsecuente de la guerra.

El compromiso de Maisky con el comunismo fue total. El 04 de noviembre de 1934 escribió:

"Hoy en día, cualquier hombre, incluso un enemigo, puede ver que Lenin es un histórico Mont Blanc… un radiante pico que sirve de guía en la milenaria evolución de la humanidad, mientras que Gandhi es sólo una montaña de cartón que brilló con una dudosa luz durante algunos diez años antes de extinguirse."

Después de un debate en la Casa de los Comunes en julio de ese año, durante la cual ambos, Churchill y Austen Chamberlain (hermano de Neville Chamberlain) se declararon ‘amigos’ de la Unión Soviética, Maisky considera que "la habilidad para enfrentar los hechos, ya sean agradables o desagradables, es característico en los políticos británicos y finalmente supera su enemistad hacia nosotros por motivos de política y clase… y les permite obtener de nosotros el mayor beneficio posible".

Más tarde, en marzo de 1938, asistió a un debate en la Cámara de los Lores:

"Parecían moscas en la leche. El arzobispo de Canterbury… dio su total e incondicional respaldo a Chamberlain. Otros señores afirmaron que Hitler era un hombre maravilloso, que al ocupar Austria salvó el mundo de otra guerra civil en Europa. El líder laborista, Lord Ponsonby, explicó que Inglaterra no debe preocuparse por la Liga de las Naciones, y por eso ayudar a Checoslovaquia iba en contra de sus intereses… El moho de las edades yace visible en la Cámara de los Lores. Incluso el aire está viciado y turbio. Los pares son históricamente ciegos como topos y con ganas de lamer las botas de los líderes nazis como un perro golpeado. Van a tener que pagar por eso, y yo lo voy a ver.

Sin embargo, el juicio de Maisky fue a veces equivocado. En mayo de 1938 él escribió: "No me cabe ninguna duda que Alemania será menos agresiva. Su estómago vacío se llenará. Se hará más fuerte y se calmará". Cuatro meses más tarde, en una visita a la casa de Churchill en Chartwell. el inglés le dijo: "Beberemos esta botella juntos [del año 1793] cuando Gran Bretaña y Rusia derroten a la Alemania de Hitler!"  Incongruentemente, Maisky y su esposa pasaron la noche antes de que se declarara la guerra viendo "The Importance of Being Earnest at the Globe": ‘Una imagen de los viejos buenos tiempos, sin automóviles, sin radio, sin aviones, ni Hitlers, ni Mussolinis. Los actores fueron excelentes… nos reímos durante dos horas.»

En diciembre, Maisky se enteró por el diplomático checo Jan Masaryk que el rey le había dicho que ‘ Hitler y Mussolini una vez unieron e inspiraron a sus naciones, pero todo lo que hacen ahora es dirigirse contra nosotros y contra la civilización."  Maisky describió a Neville Chamberlain al iniciarse la guerra "no como la cabeza del Imperio Británico, sino como su sepulturero". Su estilo también puede ser elegante y encantador. Cuando el apagón llegó a Londres, escribió: "los semáforos, como pequeñas cruces, rojas, amarillas y verdes, cuelgan pensativos en las sombrías ropas de la noche’.

Cuando Ribbentrop fue a Moscú para firmar el Pacto de no Agresión, Maisky revela que, contrariamente a la creencia aceptada, Stalin pensaba que así podría evitar del todo la guerra, y así de manera pacífica enmendar los males que él se sentía habían sido infligidos a Rusia no sólo por el Tratado de Versalles, sino por el Congreso de Berlín y aún por el Tratado de París después de la guerra de Crimea.

Como muchos otros, Maisky cree que Lloyd George, con quien se entrevistó regularmente, tenía "un cerebro excepcional, una especie de coágulo de energía intelectual de alto voltaje" y también "una suprema sabiduría que ve a través de las cosas". (Esto fue poco después de que Lloyd George regresó de una reunión con Hitler, describiéndolo como ‘el George Washington de Alemania’). Maisky agrega: "Él, no cae en la indignación, no grita, llora o se desespera… es un hombre del más alto calibre, algo diferente a lo que le rodea…", como Kreisler lo comparó con un violinista de una orquesta de provincia.

Son estas viñetas que añaden su excepcional interés por la historia antigua.

Los acontecimientos de la guerra son en gran medida más familiares; pero las conversaciones frecuentes de Maisky con Beaverbrook, Weizmann, el embajador chino y sobre todo con Eden y Churchill son fascinantes y probablemente no registradas en otras partes. Cuando Hitler atacó y avanzó profundamente en Rusia, las demandas de Stalin por un segundo frente se convierten en monótonamente insistentes, pero no es de extrañar y fueron apoyadas fuertemente por el gran elemento de la izquierda en Gran Bretaña. Por suerte, Churchill sabía que los recursos británicos eran insuficientes para tal operación, y habría enfrentado la aniquilación en lugar del anterior escape de Dunkerque.

Siguen las referencias familiares. Los oscuros días del verano de 1942; los excelentes regalos diplomáticos de Eden; la desesperada decepción de Maisky no acompañando a Eden y Churchill en su visita a Moscú y su final (y casi fatal) pérdida de apoyo por parte de Stalin. Por último, la Conferencia de Casablanca con Roosevelt, que excluyó a los rusos, y fue la caída del telón en la carrera de Maisky.

Según la excelente biografía de D.R. Thorpe de Eden:

Maisky gozó de la confianza y la amistad de altos políticos británicos, incluyendo a Eden y Churchill en una medida sin precedentes, y fue llamado a Moscú en junio de 1943, debido a las sospechas de Stalin que él se estaba convirtiendo en demasiado anglófilo.

Hizo un cariñoso adiós a sus amigos ingleses, al jefe de quienes fueron los cada vez más engañados y decepcionados H.G. Wells, Bernard Shaw y la figura algo ridícula de Sidney Webb. A su regreso fue apartado del trabajo serio excepto para actuar como poco más que un traductor de Stalin en la Conferencia de Yalta. Con la nueva ola de purgas de la época del Complot de los Doctores, fue finalmente, de manera absurda, encontrado culpable de espiar para Churchill y fue acusado de alta traición.

El Diario de Maisky termina en julio de 1943, y el resto de su historia es completada por el editor Gabreil Gorodetsky, un ruso ex Compañero de Todas las Almas. Maisky escapó por poco de la ejecución gracias a la muerte de Stalin, y después de purgar prisión finalmente fue exonerado en 1960 y vivió, con su adorada y dedicada esposa, hasta 1975.

A pesar de ocasionales momentos aburridos, esta es una excepcionalmente legible, así como importante historia.

Por John Jolliffe 12 September 2015

The Spectator: The second world war — according to Stalin’s ambassador to London


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

Gabriel Septiembre 14, 2015 a las 07:54

There are some inaccuracies in the article. The historian who has done the research is not Russian (despite the Russian name he bears) but an Israeli-born scholar who is associated with Oxford University.

Los comentarios están cerrados.