La Primera Guerra Mundial sembró la semilla de la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 16 Junio, 2016

en Biografías

The Week – La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que las semillas de la Segunda Guerra Mundial, se sembraron  a finales de la Primera Guerra Mundial.

140127-hitler

En 1918, la "Cláusula de Culpabilidad por la Guerra" del Tratado de Versalles hizo responsables a Alemania y Austria-Hungría por todo el conflicto y les impusieron sanciones económicas agobiantes, sumadas al desmembramiento territorial y al aislamiento.

Alemania, por ejemplo, se vio obligada a la desmilitarización de Renania y a abolir su fuerza aérea.

Algunos estudiosos dicen que los términos del Tratado eran innecesariamente brutales y llevó a Alemania a exacerbar la ira particularmente incrementada en las décadas posteriores, sin embargo la BBC dice que "sería un error imaginar que el Tratado de Versalles fuera la causa directa de la Segunda Guerra Mundial".

El ascenso de Hitler

En 2013, Alemania recordó el 80º aniversario del nombramiento de Adolf Hitler como Canciller. Angela Merkel presidió la inauguración de una exposición en la antigua sede de las SS en Berlín que marcó el ascenso de Hitler al poder. La aparición de Hitler fue posible, admitió Merkel, porque "para la mayoría, en el mejor de los casos, le era indiferente".

Lejos de tener aspiraciones de vida militar, Hitler había sido un pintor en su juventud y sólo se unió al ejército bávaro a la edad de 25 años después del estallido de la Primera Guerra Mundial. Él fue al Ejército para servir principalmente como mensajero.

Fue condecorado dos veces por valentía y resultó herido en dos ocasiones – una vez cuando fue herido en el muslo por un proyectil explosivo en 1916, y otra vez cuando él estaba temporalmente cegado por gas mostaza hacia el final de la guerra.

Dice el Daily Telegraph que la rendición alemana al final de la guerra «dejó a Hitler desarraigado y en la necesidad de lograr un nuevo objetivo». Se convirtió en un agente de inteligencia de una Alemania disminuida militarmente y fue enviado a infiltrarse en el Partido Alemán de los Trabajadores. Allí, se encontró inspirado por la doctrina anticomunista, y antijudía de Anton Drexler y terminó por desarrollar su propia variedad de anti-semitismo.

En septiembre de 1919 anunció que el "objetivo final debía ser definitivamente la erradicación de todos los judíos".

Poco a poco comenzó a subir a través de las filas del partido, finalmente cambiando el nombre a Partido Nacional Socialista Obrero Alemán que adoptó la svástica como su emblema.

Hitler ganó amplio apoyo público, atrajo a grandes donaciones y desarrolló una reputación como un connotado orador. "Encontró un público predispuesto para aceptar sus puntos de vista sobre que los judíos eran responsables de los problemas económicos y la inestabilidad política en Alemania", dice el Telegraph.

A lo largo de la década siguiente escaló posiciones a través de las filas del partido hasta convertirse en Canciller de Alemania y, cuando el Presidente Paul Von Hindenburg murió, Hitler se autonombró Führer – Comandante Supremo de todas las organizaciones paramilitares nacionalsocialistas del país.

Hitler denunció el Tratado de Versalles, montando furiosos ataques contra las cláusulas abusivas del Tratado. Versalles que indignó a los alemanes, pero no logró contener el potencial empuje de Alemania, y hacia mediados de la década de 1930 el país estaba rodeado por Estados débiles y divididos. "Esto ofreció una oportunidad de oro para Alemania de hacer un segundo intento de dominación Europea," dice la BBC.

Los acontecimientos de 1939

A lo largo de la década de 1930, varios acontecimientos conspiraron para llevar al mundo al borde de la guerra. La Guerra Civil española, el Anschluss (anexión) de Austria, la ocupación de los Sudetes y la posterior invasión de Checoslovaquia, hechos todos que se convirtieron en componentes clave del potente polvorín que era Europa en la década de 1930.

La causa inmediata de la Segunda Guerra Mundial fue la invasión alemana de Polonia el 1º de septiembre de 1939.

La invasión fue convertida en el modelo de cómo Alemania llevaría la guerra en el transcurso de los próximos seis años, dice la historia, con una táctica que se conocería como la estrategia del "blitzkrieg" (guerra relámpago).

"Esta se caracterizó por el extenso bombardeo temprano para destruir la capacidad del enemigo en el aire, ferrocarriles, líneas de comunicación y depósitos de municiones, seguidos por una invasión masiva de tierras con un número abrumador de tropas, tanques y artillería. Una vez que las fuerzas alemanas habían arado su camino, devastando una franja de territorio, la infantería avanzaba, eliminando cualquier resistencia remanente."

La muy superior tecnología militar de Alemania, junto con los catastróficos errores de cálculo en los principios estratégicos de Polonia, significó que Hitler pudiera reclamar una rápida victoria.

El líder Nazi estuvo confiado en que la invasión tendría éxito por dos razones importantes, dice la BBC: "en primer lugar, estaba convencido de que el despliegue del primer cuerpo blindado del mundo rápidamente derrotaría a las fuerzas armadas polacas. En segundo lugar, él juzgó que los primeros ministros, británico y francés, Neville Chamberlain y Edouard Daladier, eran líderes débiles, indecisos que optarían por un acuerdo de paz en lugar de ir a la guerra."

Neville Chamberlain ha sido muy ridiculizado por muchos historiadores por su postura frente a Alemania, ofreciendo, como lo hizo, numerosas oportunidades a Hitler de honrar sus compromisos y frenar sus ambiciones expansionistas. En retrospectiva, el aspecto de la política de "apaciguamiento" absurdamente esperanzador, pero, como William Rees-Mogg argumenta en The Times "en el momento, parecía ser una posibilidad realista de paz".

Después de la invasión de Polonia, la posibilidad (de lograr la paz) comenzó a parecer más y más lejana, y Chamberlain determinó que ya no era posible soportar la situación en el continente que continuaba deteriorándose. Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania dos días después de que Alemania entrara a Polonia, pero fueron lentos para movilizarse y aportaron poco en el camino de apoyar concretamente a su aliado, que se desmoronó ante la guerra relámpago de Alemania.

The Week: The Treaty of Versailles may have set the scene, but WW2’s main progenitor was one man: Adolf Hitler

Exordio: Causas de la Segunda Guerra Mundial


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*