La cura para la sífilis fue desarrollada como parte de los esfuerzos de EE.UU. para ganar la Segunda Guerra Mundial

por Andreas el 19 Diciembre, 2014

en Biografías

La segunda guerra mundial ha sido conflicto más mortífero de la historia.  Pero la raza humana emergió de la guerra con unos potenciales avances en las manos, entre ellos la cura para la sífilis.

La bacteria responsable de la enfermedad fue descubierta en 1905 y su eventual cura, la penicilina, en los años 20.

Pero no fue sino hasta 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, que los médicos de un hospital naval en Staten Island en Nueva York aplicaron el antibiótico para curar efectivamente a cuatro pacientes que sufrían las primeras etapas de la enfermedad.

Ese mes de octubre, la revista Time publicó un artículo sobre los experimentos con el titular "Nueva Bala Mágica", y al año siguiente los médicos publicaron un estudio sobre la eficacia de las inyecciones de penicilina administrada cada pocas horas durante ocho días.

El desarrollo fue especialmente importante dado el impacto medible que la sífilis y otras enfermedades tenían en la mano de obra necesaria para impulsar el esfuerzo de guerra.

Casi cinco por ciento de los conscriptos en 1942 se contagió de sífilis, según un documento médico publicado en la revista de medicina militar y titulado "Historia de la contribución de los militares de EE.UU. al estudio de enfermedades de transmisión sexual".

Cuando no es tratada, la enfermedad causa úlceras genitales antes de atacar a otras partes del cuerpo, incluyendo el sistema nervioso, que provocan una serie de síntomas y hasta la eventual muerte por debilitamiento. El problema de la sífilis para los militares durante una importante movilización de combate estadounidense impulsó al Departamento de Guerra "a embarcarse en una campaña educativa y profiláctica masiva".

Posters contemporáneos, advertían que "no puedes vencer al eje si te contagias con VD", y que las enfermedades venéreas "convierten un permiso de salida en un triste regreso final".

La mano de obra sufrió durante la Primera Guerra Mundial exactamente este mismo problema. A los soldados estadounidenses no les suministrados condones (algo que cambió en la siguiente guerra mundial), y las enfermedades de transmisión sexual en conjunto "fueron la segunda razón más común para la discapacidad y la ausencia al servicio, siendo responsable de la pérdida de casi 7 millones de días/hombre y la baja obligada de más de 10.000 hombres," según un artículo publicado en el Diario de Salud de los Militares y Veteranos.

Poco antes de la guerra, la sífilis, que primero recibió tal nombre en un poema italiano del año 1530 — fue tratada con mEdicamente con un compuesto de arsénico. Su creador, un químico alemán llamado Paul Ehrlich, ganó el Premio Nobel en 1908 por el descubrimiento y la efectividad de la droga en la Gran Guerra fue observada por un médico del Cuerpo Médico del Real Ejército Británico.

Aún así, el arsénico era una sustancia tóxica que produce efectos secundarios adversos — y algunas veces fue utilizado en combinación con mercurio, que también es venenoso. La Penicilina era mucho más tolerable por el cuerpo humano y el descubrimiento de su eficacia contra la sífilis tenía efectos positivos que duraron más allá de la Segunda Guerra Mundial.

La enfermedad era "la cuarta causa de muerte en Estados Unidos antes de Segunda Guerra Mundial, detrás solamente la tuberculosis, la neumonía y el cáncer," según el artículo en el Diario de Salud de los Militares y Veteranos.

En 1939, unos 64.000 estadounidenses murieron por la enfermedad, casi tantos como murieron de diabetes en un año reciente. Hoy, la tasa de infección anual es de unos 13.000 casos para los cuales existe una cura.

La enfermedad también se ha desvanecido en las fuerzas armadas estadounidenses. En los primeros años de la guerra de Vietnam, por ejemplo, la sífilis representó sólo el uno por ciento de los casos de infecciones sexuales en militares (aunque la tasa total de éstos, sobre todo debido a la gonorrea, fue en realidad mayor que durante la Segunda Guerra Mundial).

En 1999, la prevalencia en el ejército estadounidense fue de 3 casos por cada 100.000 personas, cerca de la tasa civil de 2.5.

La urgencia por el esfuerzo de guerra en Estados Unidos hace 70 años, junto con décadas de avances en salud publica, redujo la incidencia de una enfermedad devastadora para los militares y para la sociedad estadounidense de manera más general.

Yahoo, Finance – The Cure For Syphilis Was Developed As Part Of The US Effort To Win World War II

Exordio: Prostitución en los países en guerra


Artículo anterior:

Siguiente artículo: