Jueza de Carolina del Sur anula condena de George Stinney, quien fue ejecutado en 1944

por Admin el 21 Diciembre, 2014

en Biografías

El miércoles, una jueza de Carolina del Sur anuló la condena por asesinato de 1944 impuesta a George J. Stinney Jr., un menor de 14 años de edad, la persona más joven ejecutada en Estados Unidos en el siglo pasado, llamándola "una injusticia enorme y fundamental".

La Jueza Carmen T. Mullen de la corte del circuito no descarta que la condena del Sr. Stinney por el asesinato de dos chicas blancas en la ciudad de Alcolu estuvo viciada desde su raíz. Ella encontró, que la Fiscalía había fallado en numerosos aspectos para salvaguardar los derechos constitucionales del Sr. Stinney, quien era negro, desde el momento en fue puesto en custodia hasta su muerte por electrocución.

El jurado de blancos no puede considerarse un jurado de pares del adolescente, dictaminó la jueza Mullen, y su abogado hizo "poco o nada" para defenderlo. Su confesión fue probablemente obligada y poco fiable, añadió, "debido a la potencial diferencia entre su posición como un niño negro de 14 años de edad capturado e interrogado por la policía blanca uniformada, en una pequeña ciudad industrial segregada, en Carolina del Sur."

La orden fue una rara aplicación de coram nobis, un recurso legal que se puede utilizar sólo cuando la condena esté basada en un error de hecho o injustamente obtenida de una manera fundamental y cuando se hayan agotado todos los otros medios.

"No sé de ningún caso donde a alguien que fue condenado, le hayan anulado el juicio y la sentencia después de haber sido ejecutado," dijo Miller W. Jr. Shealy, profesor de la Facultad de Derecho de Charleston y uno de los abogados que trabajaron en nombre de la familia Stinney para lograr la anulación de la condena.

Ernest A. Finney III, el abogado defensor que se había opuesto a la petición en nombre del Estado — hijo del primer juez negro de la Corte Suprema del Estado desde la Reconstrucción — había argumentado en una audiencia de dos días en enero que la condena fue válida bajo el sistema legal en el lugar y en su momento. No devolvió las llamadas para comentar.

En la audiencia, en Sumter, las dos hermanas del Sr. Stinney declararon, y se mostró una declaración grabada en vídeo de su hermano. Hablaron sobre la mañana de marzo de 1944 cuando se vieron a las dos niñas, Betty June Binnicker, de 11 años de edad y Mary Emma Thames de 7, montando bicicleta por los pastizales de Alcolu. Los cuerpos de las niñas fueron encontrados a la mañana siguiente en una zanja, con sus cráneos destrozados.  El Sr. Stinney fue puesto bajo custodia en pocas horas y confesó los asesinatos ese día.

Dos hombres blancos que habían ayudado a buscar a las niñas también testificaron, y un compañero de celda de Mr. Stinney relató las conversaciones en la cual Sr. Stinney dijo que era inocente y que le obligaron a confesar. Menos de tres meses transcurrieron entre el asesinato y la ejecución; el juicio y la sentencia tomó menos de un día.

Algunas de las faltas al debido proceso, destacadas en el fallo, no eran raras en el sur segregado y oprimido racialmente. Aún así, el Sr. Shealy advirtió que este caso era excepcional, debido en parte a la edad del Sr. Stinney. La Jueza Mullen destacó también que no debe convertirse en un recurso estándar para las familias atormentada durante décadas por injusticias como esta.

"Las circunstancias extraordinarias que se discuten en este documento simplemente no se aplican en la mayoría de los casos," escribió.

NY Times: South Carolina Judge Vacates Conviction of George Stinney in 1944 Execution


Artículo anterior:

Siguiente artículo: