India autoriza recuperar restos de pilotos estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 25 Septiembre, 2015

en Biografías

La India ha permitido a los Estados Unidos recuperar los restos de varios centenares de sus aviadores que se estrellaron en la remota región noreste durante la Segunda Guerra Mundial, mientras realizaban  las peligrosas misiones sobrevolando el Himalaya.

Funcionarios indios dijeron que equipos de la "US Defence POW/MIA Accounting Agency" encargada de llevar las estadísticas de bajas y prisioneros de guerra, tendría acceso a Arunachal Pradesh, una región fronteriza con Birmania, donde 416 pilotos y navegantes estadounidenses se creen que se estrellaron y murieron entre 1943 y 1945.

A la Agencia siempre le fue negado el permiso por el anterior gobierno que tiene mayoría en el Congreso para permitirles viajar a Arunachal, desconfiando sobre la reacción de China ante la presencia de personal militar de Estados Unidos en la región.

China reclama a Arunachal como parte del Tíbet meridional, en su larga disputa territorial con la India.

Los dos países fueron a la guerra sobre este límite sin resolver en 1962. La India llevó la peor en este encuentro y desde entonces ha sido muy cautelosa China desde entonces.

China objeta habitualmente las presencias de presidentes indios, primeros ministros y altos funcionarios de gobierno indio que visitan Arunachal, y por ello el gobierno indio ha considerado que permitir el acceso a personal estadounidense en ese territorio sería una provocación para China.

Sin embargo, el Primer Ministro Narendra Modi del Partido Nacionalista Hindú Bharatiya Janata rechazó esta hipótesis y permitió que la Agencia – que estaba bajo presión de los familiares de los pilotos fallecidos – acceda a Arunachal, para recuperar los restos de los aviadores de Estados Unidos.

Esos pilotos murieron realizando peligrosas misiones de transporte aéreo desde bases en el noreste de la India para sostener la lucha contra el avance del ejército de Japón que luchaba contra las tropas aliadas y también dejar suministros al sitiado ejército de Kuomintang de China en Kunming.

Usando mapas, brújulas y señales intermitentes de radio  – como ayudas para la navegación – utilizaron en su mayoría aviones Douglas DC-3 Dakota – volando sobre los 15.000 pies de altura encima de las serranías, con vientos de 160 kilómetros por hora, en una ruta que llegó a ser conocida como "La Joroba".

En un solo día, en 1945, pilotos de Estados Unidos hicieron más de mil viajes de ida y vuelta, transportando una carga útil de más de 5.000 toneladas de alimentos, medicinas, armas y municiones.

Esta ruta fue bautizada más tarde como la "senda del aluminio", después que más de 500 aviones se estrellaron en la espesa selva debido a la formación de hielo en los aviones, quedando sin combustible o por perderse en la ruta y estrellarse en las laderas.

Muchos de los pilotos sufrieron extremo agotamiento y murieron al perder el control de sus aviones.

Familias de los pilotos

Durante décadas, las familias de los pilotos muertos y equipos del "US Joint POW/MIA Accounting Command" en Honolulu, que realiza misiones de recuperación y de investigación de personal militar de Estados Unidos perdidos en acción, lograron identificar varios sitios donde se estrellaron aviones en Arunachal.

Ellos estiman que los restos de algunos de los 416 pilotos estadounidenses están dispersos en toda la región montañosa y densamente boscosa y quieren llevarlos a casa para un entierro apropiado.

Sin embargo,  algunos de los sitios donde ocurrieron los accidentes, están en la frontera con Myanmar (Birmania) y otros están incluso en China y por lo tanto inaccesibles a los equipos de búsqueda de Estados Unidos.

Reiteradas peticiones de la Embajada de Estados Unidos en Nueva Delhi al gobierno indio, para enviar equipos para recuperar los restos de estos pilotos, fueron siempre ignoradas.

Por lo menos dos misiones planeadas de Estados Unidos a Arunachal, una en 2010 y otra un año más tarde, fueron canceladas después de que India negó permiso para viajar a los estados norteños por motivos no totalmente esclarecidos.

Los problemas del gobierno federal se agravan aún más por la situación de seguridad interna de Arunachal y los antecedentes históricos de la región.

Como varios Estados colindantes del noreste  – muchos de ellos azotados por la insurgencia – Arunachal permanece cerrada a los extranjeros, particularmente a los estadounidenses.

Cualquier extranjero que desee visitar el área protegida requiere permisos especiales emitidos por el Ministerio del Interior que son difíciles de obtener.

La negación del acceso a los extranjeros desde mediados de la década de 1960 proviene de una creencia oficial, propagada por los organismos de seguridad, que muchas insurrecciones armadas en la región habían sido instigadas por los misioneros jesuitas de los Estados Unidos, descendientes de aquellos que llegaron a la región en el siglo XIX.

Irish Times: India lets US recover remains of second World War pilots


Artículo anterior:

Siguiente artículo: