Gobierno de EE.UU. desea crear un santuario para naufragios de la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 18 Febrero, 2016

en Biografías

Por Michael E. Ruane, Washington Post – Outter Banks queda en las aguas de Carolina del Norte donde se encuentran los restos del buque de pasajeros City of New York,  hundido por un submarino alemán el 29 de marzo de 1942.

qw_shipwrecks

Veinticuatro personas murieron en el ataque. Una mujer embarazada que se encontraba en trabajo de parto en uno de los botes salvavidas, sobrevivió, así como también su hijo. Pero nunca se ha podido ubicar el sitio donde se encuentra hundida la nave.

También frente a  Cabo Hatteras s encuentran los restos hundidos del buque Dixie Arrow, un petrolero, torpedeado tres días antes. El timonel de la nave la dirigió hacia el viento, para mantener las llamas lejos de los sobrevivientes, pero él mismo murió quemado por el fuego.

Decenas de otros barcos, junto con algunos U-boots, se encuentran en las profundidades del mar frente a  Carolina del Norte, parte de lo que la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) llama uno de los no reconocidos "campos de batalla" de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora NOAA quiere proteger la zona incluyéndola en uno de sus santuarios marinos nacionales. La agencia está organizando una reunión pública para exponer la idea el  martes a las 17:30 en el Memorial de la Marina en el centro de Washington.

La propuesta es extender el Monitor National Marine Sanctuary de NOAA – que protege los restos del naufragio del famoso buque de guerra USS Monitor hundido durante la Guerra Civil frente a Cabo Hatteras, para incluirlas en lo que se conoce como el "corredor de torpedos."

Se impondrían restricciones de buceo o de pesca, dijo James Delgado, director de "Herencia Marítima" de la oficina de NOAA de Santuarios Marinos Nacionales. Por el contrario, el Santuario honraría la zona y contaría su historia, como si fuera un campo de batalla en tierra.

En una reciente declaración, NOAA dijo que el área de los bancos exteriores contiene "la mayor concentración individual de naufragios de la Primera Guerra Mundial y de la Segunda Guerra Mundial en aguas de Estados Unidos e incluye buques hundidos" tanto de Estados Unidos, como Gran Bretaña y Alemania.

Después de que Alemania declaró la guerra a los Estados Unidos en diciembre de 1941, la Kriegsmarine alemana envió oleadas de sus mortales submarinos-U-boots – a la costa este de Estados Unidos a la caza de los transportes marítimos aliados.

Muchos de los U-boots convergieron en Cabo Hatteras, porque eran aguas con mucho tráfico y porque estaban cerca de aguas profundas en que los submarinos podrían escapar después de los ataques.

La caza fue buena. Aguas afuera de Carolina del Norte, se perdieron unos 90 barcos, dijo Joe Hoyt un arqueólogo submarino de NOAA. "Y la mayoría de ellos fueron petroleros y cargueros hundidos por los U-boots," dijo.

Pero un arrastrero armado británico, el Bedfordshire, también fue uno de los barcos torpedeados. Fue hundido por un torpedo disparado por el U-558, el 12 de mayo de 1942. La tripulación completa del Bedfordshire de 37 hombres murieron.

El sitio del hundimiento del Bedfordshire y muchos de los otros, es conocido. Pero nunca se han encontrado los restos de cerca de una docena otros naufragios.

"Hemos hecho un inventario histórico e inventario arqueológico bastante exhaustivo, de los sitios que están ahí," dijo Hoyt , en una entrevista telefónica la semana pasada.

"Sé exactamente cuáles son las naves (que faltan), y donde aproximadamente deberían estar," dijo. "Pero nadie ha echado un vistazo para tratar de encontrarlos y poder identificarlos.

Uno de ellos es el New York City.

El barco estadounidense estaba navegando desde Trinidad a Nueva York con una carga de mineral, madera, lana, cueros y amianto, según el sitio web Uboat.net.

También llevaba a 41 pasajeros, incluyendo a Desanka Mohorovicic, la embarazada esposa de un oficial consular yugoslavo en Nueva York, según cuentas de Hoyt y de relatos históricos.

La nave estaba a unas 40 millas al este de Cabo Hatteras en mar gruesa cuando fue descubierto por el U-160, comandado por el Teniente Capitán Georg Lassen de 27 años. El submarino disparó dos torpedos, que hicieron blanco y hundieron la nave en unos 20 minutos.

Entre los que escaparon estaba Mohorovicic, de 28 años, que entró en trabajo de parto y dio a luz en el bote salvavidas. Ella llamó al niño, Jesse Roper Mohorovicic, por el nombre del destructor de la Marina de Guerra que los rescató del bote salvavidas.

"Hay innumerables historias que están por ahí esperando a ser contadas", dijo Hoyt. "Apenas estamos empezando a escarbar la superficie."

Desanka Mohorovicic sobrevivió los años de guerra y murió en 1992. Su hijo murió en el 2005. Lassen, el capitán del U-boot alemán, murió en 2012, a la edad de 96 años.

National Post: The U.S. government wants to set up a sanctuary for Second World War shipwrecks


Artículo anterior:

Siguiente artículo: