Ex guardia Imperial recuerda el intento de Golpe de Estado en vísperas del anuncio de la rendición japonesa

por Admin el 17 Agosto, 2015

en Biografías

En la víspera del histórico anuncio por radio de la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial por el emperador Hirohito, conocido póstumamente como emperador Showa, en 15 de agosto de 1945, un grupo de oficiales del Ejército Imperial Japonés intentó un golpe de Estado para frustrar la rendición del país.

Jiro Sugita, hoy con 94 años de edad, recuerda vívidamente el incidente cuando era un miembro entonces del 1° Regimiento de Artillería de Campo de la  Guardia Imperial del Ejército en el distrito de Sangenjaya, Tokio. Él fue testigo cuando un oficial de mirada sombría y docenas de guardias imperiales de repente emergieron de la oscuridad en el Palacio Imperial de Tokio en la tarde del 14 de agosto de ese año.

"No puedo olvidar la mirada frenética del oficial," recuerda Sugita, oriundo de la aldea de Ogasawara de Tokio y ahora residente de un hogar de ancianos de la tercera edad en Ichikawa, Prefectura de Chiba.

Esa noche, Sugita fue asignado a la Guardia del Palacio Imperial y estaba vigilando la puerta de Kikyo-mon en el lado oriental del palacio junto con cinco o seis subordinados. No había recibido explicaciones sobre la razón de esa asignación.

Cuando los soldados surgieron repentinamente de la oscuridad, Sugita quedó desconcertado pero recordó que su oficial superior le había ordenado "no permitan que nadie pase a través de esa puerta". "Cuando detuve a los soldados, de repente me comenzaron a gritar órdenes," recuerda Sugita. Sorprendido por el agresivo comportamiento de sus compañeros, Sugita y sus subordinados no pudieran hacer nada sino observar la fila de soldados que cruzaba la puerta.

El gobierno japonés estaba dividido sobre si continuar la guerra o rendir las armas. El Ministro de Guerra Korechika Anami pedía continuar luchando, mientras que el Primer Ministro Kantaro Suzuki insistió en la rendición de Japón a las potencias aliadas.

Durante una reunión el 14 de agosto, el Emperador decidió aceptar la declaración de Potsdam y esa noche grabaron el anuncio histórico que se transmitió por radio el 15 de agosto.

Al mismo tiempo, jóvenes oficiales del Ministerio de Guerra se levantaron en rebelión en la noche del 14 de agosto durante las primeras horas antes del alba del día siguiente. Después de matar al Teniente General Takeshi Mori, quien dirigió a la Primera División de la Guardia Imperial que daba protección el Emperador y al Palacio Imperial, el grupo ocupó temporalmente el Palacio mediante la movilización de soldados de infantería bajo una orden forjada en nombre del jefe de la división.

El incidente–conocido como "Kyujo Jiken" en japonés, está representado en la novela del autor Kazutoshi Hando "Nihon no ichiban nagai hi" (El día más largo de Japón), que fue adaptada a la película homónima que actualmente se proyecta en todo el país. El título en inglés de la taquillera película es "The Emperor in August."

Sugita recuerda que, después de dejar que el grupo de oficiales rebeldes pasaran a través de la puerta del Palacio Kikyo en la noche del 14 de agosto, pensó que sería enviado a una Corte Marcial por desobedecer una orden de su superior. Teniendo en cuenta que el entonces Ministerio de la Casa Imperial estaba situado cerca de esa puerta, Sugita conjeturó más adelante que pudo haber sido ese grupo de soldados los que intentaron apoderarse de las grabaciones maestras del anuncio del emperador para evitar la rendición de Japón.

Tras la difusión por radio el 15 de agosto del anuncio del Emperador, Sugita fue liberado de su asignación. "Finalmente todo ha terminado," pensó, pero  no tenía ninguna sensación de pesar.

De haber sido bloqueada la difusión del mensaje  el 15 de agosto por oficiales del ejército, podría haber prolongado la guerra y el número de muertes probablemente habría sido mayor. La idea de la difusión de la declaración del Emperador de la rendición de Japón fue ideada por ex periodistas que fueron funcionarios del gobierno en aquel momento.

"Estaba pensando en todo esto y en cómo se podría haber puesto fin a la guerra de la mejor manera", dijo Katsuji Hisatomi, hoy con 72 años de edad, residente de la Prefectura de Minato de Tokio, citando a su padre que se lo contó después del final de la guerra. Su padre, Tatsuo Hisatomi (1898-1968), fue un ex reportero del periódico Tokyo Nichi Nichi Shimbun (el actual Mainichi Shimbun) y que se desempeñaba como Subdirector de la Oficina de Inteligencia de Gabinete cuando terminó la guerra. La oficina fue dirigida por Hiroshi Shimomura (1875-1957), ex vicepresidente del diario nacional Asahi Shimbun.

Según una nota dejada por el fallecido Nobumasa Kawamoto, un ex reportero del diario Yomiuri Shimbun, quien se desempeñaba como Secretario de Shimomura en aquel momento, Hisatomi hizo una audaz propuesta a Shimomura en la mañana del 01 de agosto de 1945, seis días después que la declaración de Potsdam fue lanzada. "¿Por qué su Majestad el Emperador no declara el final de la guerra directamente a su pueblo?" Hisatomi fue citado como quien se lo dijo a Shimomura.

Era algo inconcebible que el Emperador, que era considerado como un ‘Dios viviente’ en ese tiempo –fuera a ser escuchado por la radio. Sin embargo, Shimomura inmediatamente decidió aceptar la propuesta de Hisatomi

Mainichi: Ex-Imperial guard recalls attempted coup d’etat on eve of WWII surrender announcement


Artículo anterior:

Siguiente artículo: