Esposa de Pujol (Garbo) casi arruina desembarco del Día-D

por Admin el 28 Septiembre, 2016

en Biografías

Una disputa entre un espía y su esposa casi pone en peligro las operaciones del Día-D, durante la Segunda Guerra Mundial, muestra documento de archivos del MI5.

BBC – Juan Pujol, cuyo nombre en código como agente era Garbo, había ayudado a convencer a los alemanes que los desembarcos no tendrían lugar en Normandía, sino en el Pas-de-Calais.

Pero después de estar confinada en su casa de Londres para proteger su identidad, su esposa Araceli amenazó con ir a la Embajada de España en un impase ocurrido en junio de 1943.

Dijo que ella lo diría todo a menos que le permitieran ir a visitar a su madre.

Nostalgia

La familia estaba residenciada en Harrow, al noroeste de Londres, donde el agente Garbo tenía una red de subagentes, para el envío de informes de inteligencia falsos a sus controladores alemanes.

El envío de información falsa a los alemanes los desvió lejos de los lugares reales de desembarco en Normandía el 06 de junio de 1944.

La señora de Pujol no sólo luchó para enfrentar la presión de la doble vida de la familia sino que se convirtió en nostalgia por su tierra natal.

Le hacía falta la comida española y le causaba mucho malestar que su marido se ausentara tan a menudo.

Temiendo que la familia Pujol fuera reconocida en las calles de Londres, le impusieron restricciones a ella y sus dos hijos, lo que se convirtió en una seria frustración para la familia.

En los documentos secretos de los Archivos Nacionales, se registra el momento en que la señora Pujol confronta al oficial que llevaba el caso de su marido.

"No quiero vivir cinco minutos más con mi marido", le gritaba al oficial del MI5 del caso de Pujol, Tomas Harris. "Incluso si me matan voy a ir a la Embajada de España."

El agente Garbo no solo engañó a los alemanes fingiendo ser su agente y proporcionando información falsa, sino que también engañó a su esposa para que se mantuviera tranquila.

A pesar que al oficial del caso se le ocurrió que se le podría decir a la señora Pujol que su esposo había sido despedido, Garbo pensó que eso no sería suficiente.

Como la señora de Pujol no podía regresar a España, él sugirió un plan para convencerla de que su arrebato había llevado a que su esposo fuera detenido.

Ella fue incluso llevada a visitarlo, con los ojos vendados, a un campo de detención y después de la reunión, quedó convencida de la necesidad de apoyar el trabajo encubierto de su esposo.

El asesor jurídico de MI5, Mayor Edward Cussen, le dijo que había decidido su esposo fuera liberado y permitirle continuar con la misión.

"Él le recordó que no tenía tiempo que perder con gente fastidiosa y que si volvía a escuchar su nombre, simplemente ordenaría que ella fuera encarcelada", señaló el señor Harris.

"Ella volvió a casa muy apesadumbrada a la espera de la llegada del esposo."

BBC: World War Two spy’s row with wife ‘almost ruined D-Day’

Exordio: Biografía de Juan Pujol (Garbo)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: