En busca del tesoro de Yamashita

por Admin el 9 Enero, 2017

en Biografías

La mayoría de las veces, cuando el tema de un tesoro perdido sale a la luz, pertenece a una de dos categorías: naufragios centenarios y oro escondido de los alemanes. Sin embargo, existe otra importante historia mitologizada sobre oro escondido que se remonta a la era de la Segunda Guerra Mundial: el Oro de Yamashita.

El Oro de Yamashita

La historia del oro de Yamashita, como el típico cuento del tesoro escondido, es una mezcla de historia comprobada y de especulación. La historia está envuelta en el misterio y la intriga y ha sido un atractivo objetivo para los audaces buscadores de tesoros por más de medio siglo.

No a diferencia del misterioso oro Nazi, el origen del tesoro de Yamashita se remonta a después de la Segunda Guerra Mundial. Como el Ejército Imperial Japonés amplió su control militar en la región de Asia y el Pacífico antes y durante la guerra, naturalmente saquearon las riquezas y el oro del sudeste asiático (los Nazis saquearon asimismo Europa de todo tipo de oro, joyas y obras de arte raras). Mucho de esto está comprobado.

La especulación rodea al donde ha estado escondido este botín, y qué pasó con él después de que las potencias del Eje perdieron la guerra. Según los convencidos de la existencia del tesoro, miles de millones de dólares en oro están ocultos en algún lugar bajo tierra en las Filipinas, por ejemplo, en cuevas o túneles. La colección recibe su nombre del general japonés que sirvió como Comandante Supremo de las Filipinas hasta el fin de la guerra.

Debido a que oficialmente nunca ha sido encontrado, hay relatos contradictorios de la verdad sobre el oro de Yamashita. Algunos dicen que fue protegido por una organización secreta de Japón conocida como "Lirio de Oro", mientras que otros creen que el gobierno estadounidense descubrió y se adueñó de la increíble cantidad de oro hace mucho tiempo. Otras historias del tesoro advierten que el escondite está fuertemente protegido con explosivas trampas caza-bobos.

Tal vez el más intrigante giro en esta historia llegó a finales de 1980, cuando un hombre filipino llamado Rogelio Roxas presentó una demanda contra el ex Presidente de su país en un tribunal de Hawai. Roxas encontró supuestamente el túnel donde estaba guardado el tesoro, pero era demasiado grande para que él pudiera transportarlo. Afirmó haber tomado 17 barras de oro y una estatua de oro de 20 quilates de Buda del túnel y dejó el resto para más adelante. Roxas dijo que posteriormente le fue robado e intimidado por Ferdinand Marcos, quien fue Presidente de las Filipinas desde 1965 a 1986.

El gobierno de Marcos ha sido caracterizado por los historiadores de ser corrupto, brutal y cleptocrático. No sería del todo extraño que las reclamaciones de Roxas fueran legítimas; de hecho, el Tribunal hawaiano encontró pruebas suficientes para fallar en favor de Roxas (aunque después de su muerte), otorgándole su herencia más 13 millones de dólares. Sin embargo, esto no resolvió la cuestión sobre el resto del oro supuestamente encontrado por Roxas y dejado atrás.

Filipinas aprueba la búsqueda

Ahora, una decidido cazador de tesoros ha reavivado el mito. El Museo Nacional de Filipinas ha publicado recientemente un permiso a Eliseo Cabusao Jr. para excavar el oro legendario durante el próximo año. Debido a que mucha actividad de minería ilegal va en busca del oro de Yamashita, los potenciales buscadores de tesoros  deben recibir una exención oficial para explorar un área determinada. Se debe depositar una caución de 250.000 pesos filipinos (unos 5.000 dólares) y tener cuidado de no causar un excesivo daño ambiental.

Cabusao ha prometido dividir el tesoro 50-50 con el gobierno filipino si su expedición resulta fructífera.

Coin Week: Treasure News – Search for Yamashita’s Gold Continues

Exordio: Biografía del General Yamashita


Artículo anterior:

Siguiente artículo: