El verdadero agente 007 manipuló noticias para arrastrar a EE.UU. a la guerra

por Admin el 30 Enero, 2017

en Biografías

Por Marc Wortman – En la primavera de 1940, el Primer Ministro Winston S. Churchill estaba seguro de una cosa para su nación atrapada en una lucha a muerte contra Alemania: sin el apoyo estadounidense su país no podría sobrevivir. Pero la gran mayoría de los estadounidenses, más del 80 por ciento según algunas encuestas, se oponían a incorporarse a la lucha en Europa para detener a Hitler. Muchos incluso estuvieron en contra de enviar cualquier tipo de municiones, barcos o armas al Reino Unido. Para a salvar su país, Churchill tenía no sólo que luchar contra los alemanes en Europa, tenía también que ganar la guerra de la opinión pública en Estados Unidos. Pero, él conocía al hombre capaz de hacer ese trabajo.

007

En mayo de 1940, derrotadas las fuerzas británicas que fueron expulsadas del continente europeo en Dunkerque, Churchill envió a Estados Unidos al empresario multimillonario canadiense William Stephenson. Era un hombre de voz suave, con 43 años de edad. Stephenson viajó a Washington con pasaporte diplomático falso. El Servicio Secreto de Inteligencia Británico, MI6 — encomendó a Stephenson establecerse como un enlace con la inteligencia estadounidense. Él fue a la Casa Blanca donde el Presidente, Franklin D. Roosevelt, seguía estando profundamente preocupado por la suerte de Gran Bretaña. Para consternación de Stephenson, se enteró que el gobierno de Estados Unidos no tenía un mando central coordinado para espías y contrainteligencia. Stephenson tendría que crear uno en Estados Unidos para favorecer a Londres. En poco tiempo, el solitario agente secreto británico en Estados Unidos construyó un vasto imperio clandestino de propaganda, espionaje y contrainteligencia.

Pocos hombres estaban tan bien capacitados para ese trabajo secreto. La vida y experiencias de Stephenson eran tema para un libro y no pasó mucho tiempo antes de que se publicara uno. De más bien baja estatura, grueso y musculoso como correspondía a un ex campeón de boxeo, con recortado cabello entrecano, con mentón prominente y ojos penetrantes, Stephenson había abandonado la secundaria en Canadá y finalmente se unió al Real Cuerpo Aéreo durante la Primera Guerra Mundial. Fue un as a quien le acreditaron doce derribos. Después de ser abatido, herido y capturado, realizó una audaz fuga de un campo alemán de prisioneros. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el personaje se acercó donde su amigo Churchill ofreciéndose para ir a Berlín y asesinar a Hitler. Antes de enviarlo a los Estados Unidos, Churchill le dio el nombre en clave: "Intrépido".

Después de la Primera Guerra Mundial, Stephenson regresó a Canadá donde hizo una fortuna en el negocio de ferretería, luego la incrementó con un sistema de transmisión fotográfica de su propia invención. Él aumentó aún más su fortuna gracias a la propiedad de una larga lista de otras empresas, incluyendo el famoso  Shepperton Studios de Londres, el mayor complejo de cine existente fuera de Hollywood. Su círculo íntimo incluía dirigentes políticos y militares, así como estrellas del espectáculo, muchos de ellos entonces en los Estados Unidos, como el productor y director Alexander Korda y su entonces esposa la actriz Merle Oberon, el dramaturgo Noel Coward y la estrella de cine Greta Garbo. Otros amigos suyos fueron, Robert Sherwood dramaturgo ganador del Premio Pulitzer y redactor de los discursos del presidente Roosevelt, del confidente del presidente y designado sucesor Vincent Astor y del candidato presidencial republicano de 1940 Wendell Willkie. También disfrutó de estrechos lazos con muchas figuras principales en el negocio de las noticias, entre ellos el influyente columnista Walter Lippmann, también de Henry Luce, cabeza del imperio de medios impresos Time Inc., y de Helen Reid editora del New York Herald Tribune. Todos comprobados cómplices en el esfuerzo para obtener la simpatía de los estadounidenses indiferentes ante la trágica situación británica.

Gracias a la simpatía por los británicos de Nelson Rockefeller y su familia, Stephenson abrió una oficina en el Rockefeller Center ubicada en el piso 36 del International Building North, en el 636 de la Quinta Avenida en el centro de Manhattan. El letrero en la habitación 3603 decía "Oficina de Control de Pasaportes Británicos." Sin embargo, en poco tiempo pululaban en el piso de la oficina gran cantidad de ciudadanos británicos y canadienses, muchos de ellos en los Estados Unidos con pasaportes diplomáticos falsos y algunos ciudadanos estadounidenses, todos secretamente empleados por el MI6.

La habitación 3603 albergaba dos brazos operativos bajo control de Stephenson. El Servicio Británico de Información (BIS) que manejaba una operación denominada propaganda "blanca", o suave. El BIS publicaba revistas y folletos, pagados por emisoras de radio, incluyendo una estación de radio de New Jersey que ellos controlaban y que transmitía una programación multilingüe en onda corta a todo el continente para impulsar el apoyo a la causa británica. David Ogilvy operador de Stephenson, después de la guerra un famoso mago de la publicidad, trabajada como asistente de dirección de la influyente organización de encuestas George Gallup mediante la cual analizó el creciente apoyo de los estadounidenses a la causa británica. Ogilvy manipulaba las cifras de las encuestas para alentar la creencia de que el apoyo estaba creciendo más rápido de lo que en realidad crecía.

Décadas antes de que existieran los términos "noticias virales" y "noticias falsas", el BIS comenzó a subsidiar a la Overseas News Agency conocida como ONA, una sucursal de la "Jewish Telegraphic Agency" (Agencia Telegráfica Judía), que infiltraba historias falsas, a menudo aderezadas con material verdadero, sobre las atrocidades alemanas, el desangramiento británico bajo los bombardeos alemanes y las amenazas de Hitler contra Estados Unidos, Subsidiaba también a su estación de Radio de New Jersey, que las difundía con el sello de la Agencia de Noticias ONA. Eso le facilitaba a los periódicos estadounidenses y a las estaciones de radio propalarlas como "Noticias" de una fuente confiable de prensa. Entonces, los servicios de cable, radios y periódicos recogían las historias, que pronto eran publicadas y propaladas en todo el país (NT: y en todo el continente americano).

Por ejemplo, los redactores del BIS suministran historias a su estación de radio de New Jersey basadas en informes publicados en periódicos adeptos que se originaban en la Overseas News Agency (ONA). La ingenua prensa estadounidense incluso reimprimió las predicciones anti-Hitler de un falso astrólogo húngaro llamado Louis de Wohl. Más eficaz todavía fue una campaña concertada destinada a socavar la moral de los tripulantes de los U-boots alemanes (que sintonizaban las radios cuando navegaban cerca a la costa este de Estados Unidos y del Caribe). La ONA publicó una historia diciendo que los británicos habían inventado un nuevo super explosivo para el llenado de cargas de profundidad. La historia apareció en las portadas de todos los principales diarios estadounidenses, que eran conocidos por ser monitoreados regularmente por los alemanes. Nadie sospechó que esa "noticia" fue inventada en el Rockefeller Center.

Stephenson también intentó influir en la política estadounidense, enviando agitadores que se infiltraban para cometer ataques y disturbios en las manifestaciones públicas de las organizaciones aislacionistas como el "Committee for America First" (Comité América Primero) y proporcionó fondos a organizaciones pro intervencionistas y a candidatos a cargos políticos. Los periódicos informaron sobre la violencia tanto como lo hicieron sobre los discursos de los políticos.

Esos esfuerzos relativamente de guante blanco fueron de la mano con un oculto puño de hierro con el que Stephenson golpeaba a los alemanes desde la habitación 3603, así como desde la Embajada Británica en Washington y desde una escuela para espías conocida como "Campo X" creada en la frontera del estado de Nueva York con Ontario, Canadá. El imperio de la inteligencia clandestina de Stephenson, conocido como "British Security Coordination" (coordinación de seguridad británica) o sus siglas BSC, incubó la lucha contra Alemania en el hemisferio occidental. Supuestamente, él manejó una red de más de 3.000 agentes secretos, agentes de contrainteligencia, analistas de códigos, falsificadores, ladrones y asesinos.

El Campo X de BSC enseñó a los operadores a forjar documentos, irrumpir en oficinas, abrir cajas fuertes, interceptar conversaciones telefónicas, y matar silenciosamente. Stephenson era ante todo un operador práctico. Ian Fleming, uno de sus agentes estadounidenses, más tarde modeló el carácter de su personaje James Bond en base a la personalidad de Stephenson, un hombre al que describió como "muy duro, muy rico, firme, patriota y un hombre de pocas palabras." Fleming aseveró que Stephenson personalmente rastreó a un marinero británico que vendía a los alemanes información sobre las salidas de convoyes aliados y mató al traidor con una sola torsión de su cuello.

El asesinato puede que no haya sido cierto, pero la obra de Stephenson fue mortalmente eficaz incluso sin que él personalmente cometiera los actos de violencia. Los operadores de BSC entregaron documentos falsos a la Casa Blanca inventando un golpe de Estado forjado por empresarios y funcionarios en complicidad con los alemanes con el propósito de derrocar al gobierno de Bolivia. Roosevelt envió personalmente la información al gobierno boliviano. Como consecuencia, el personal de la Embajada Alemana fue expulsada del país y unos 150 simpatizantes alemanes nombrados en el documento fueron detenidos, encarcelados, y la mayoría fueron fusilados.

La panoplia completa de la red de Stephenson se puso a trabajar cuando sus espías descubrieron que Gerhard Alois Westrick, un abogado alemán que representaba a intereses corporativos estadounidenses en la Europa ocupada, habían ingresado furtivamente al país con su familia, instalándose en Scarsdale, fuera de la ciudad de Nueva York y estableciendo su oficina en el elegante Hotel Waldorf-Astoria en Manhattan. Westrick cultivó contactos en la comunidad de negocios de Estados Unidos, incluyendo Sosthenes Behn, fundador del conglomerado de telecomunicaciones internacionales telefónicos y telegráficos (ITT) y Torkild Rieber, director ejecutivo de Texaco, el gigante petrolero y de gas. Westrick instó a las empresas estadounidenses a apoyar el aislacionismo como una manera de obtener negocios en Europa después de la victoria alemana.

Al día siguiente de la rendición de Francia el 22 de junio de 1940, Rieber organizó una cena de celebración para Westrick en el Waldorf-Astoria, con la asistencia de ejecutivos de General Motors, Ford, Underwood y otras grandes corporaciones de Estados Unidos. Westrick les prometió que las empresas amigables con Alemania disfrutarían de oportunidades de oro después de la caída de Gran Bretaña, que predijo que ocurriría en tres meses.

Intermediarios de BSC informaron a reporteros que un agente Nazi estaba trabajando para socavar los intereses estadounidenses y la seguridad del país en nombre de la autocrática Alemania. El Herald Tribune publicó una serie de artículos en primera plana acerca de Westrick — declaró en un titular escandalizador, "Agentes de Hitler Refugiados en Westchester." Los titulares fueron difundidos por otros periódicos y estaciones de radio alrededor del país. El Times lo encabezó "el seductor alemán". Otros expertos como Walter Winchell y Drew Pearson amplificaron la noticia diciendo que Westrick no sólo estaba estableciendo relaciones para futuros  negocios sino maquinando la toma corporativa de Estados Unidos para ser administrada por alemanes. La junta directiva de Texaco pronto destituyó a Rieber mientras que Behn, un coronel del Ejército de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, se las arregló para mantener ocultos sus vínculos estrechos con el gobierno alemán, incluyendo la propiedad a través de la ITT de la división holding de la empresa Focke-Wulf, que producía aviones para la Luftwaffe que luego bombardearían a las tropas estadounidenses cuando llegaron a Europa.

Con reporteros y manifestantes acampados fuera de su casa, Westrick se fugó en la noche. Agentes de la BSC lo siguieron y pasaron información sobre su paradero a agentes del FBI, que lo detuvieron por conducir con una licencia ilegal. Él y su familia fueron obligados a regresar a Alemania.

En la primavera de 1941, el FBI recibió un mapa de operadores de la BSC supuestamente robado de una valija diplomática sudamericana que mostraba un plan secreto alemán para ocupar y reorganizar a Sudamérica en cinco Estados vasallos. Después de que Roosevelt recibió el mapa de J. Edgar Hoover, afirmó en un discurso pronunciado el 27 de mayo de 1941, que este documento probaba definitivamente que Hitler estaba a la vuelta de la esquina para la conquista del hemisferio occidental. Seguramente él sabía que los servicios de Stephenson habían forjado el falso mapa.

Algunas personas en la administración de Roosevelt sabían que la presencia de la BSC era ilegal y peligrosa. El Secretario de Estado Adjunto Adolf A. Berle que estuvo a cargo de la vigilancia de las actividades diplomáticas en Estados Unidos, expresó su alarma cuando descubrió lo que llamó "un enorme complejo de servicio de inteligencia y policial" en suelo estadounidense que "regularmente empleaba agentes secretos y un número mucho mayor de informantes, etc. [para recolectar] información…" Él definió su trabajo como cubriendo todos los aspectos de la vida estadounidense" y probablemente también de la inteligencia militar… una evidente brecha en las obligaciones diplomáticas." Escribió sobre su preocupación y protesta, "no me parece que ninguno de nosotros podamos asumir con seguridad la posición de conceder inmunidad a ningún sistema de espionaje extranjero, no importando de quien sea". El Presidente le dijo en muchas palabras que se retractara. Roosevelt dejó claro que estaba dispuesto a arriesgarlo todo, incluso su destitución, para mantener a salvo a Inglaterra.

A medida que los meses pasaron y eventualmente los Estados Unidos se unieron a la guerra contra el Eje, el gobierno federal creó su propio servicio de inteligencia extranjera y de propaganda, modelados sobre el funcionamiento de las operaciones de Stephenson en la habitación 3603 del Rockefeller Center. William “Wild Bill” Donovan, amigo de Stephenson y de Roosevelt creó lo que se convertiría en la Oficina de Servicios Estratégicos, primer servicio de inteligencia extranjera centralizado y precursor de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos. Aprovechando la experiencia del BSC, miles de agentes de las naciones aliadas, incluyendo los Estados Unidos fueron entrenados en Campo X y luego fueron infiltrados en tierras enemigas.

En cuanto a Stephenson, después de la guerra fue nombrado Caballero del Imperio Británico, entre otros reconocimientos. También recibió , la Medalla Al Mérito, el premio civil entonces más alto de Estados Unidos. Aunque mantenidos en secreto durante muchas décadas, los cuentos sobre sus hazañas adquirieron una especie de mítico molde, a veces a lo James Bond 007. Ahora, la Intrepid Society de Winnepeg, Manitoba, pretende presentar una visión más realista de ese hombre y sus hazañas.

Stephenson finalmente se retiró ocultándose en las sombras, por supuesto, viviendo los últimos veinte años de su vida en una lujosa suite en un hotel de las Bermudas, donde murió, en 1989, a los 92 años de edad. Por supuesto sigue viviendo en las hazañas de ficción de James Bond. Sin embargo, Ian Fleming reconoció, que "James Bond es una versión altamente idealizada y romántica de un verdadero espía. Lo real fue… William Stephenson."

Adquiérelo en Amazon US/International (en inglés)

Marc Wortman es el autor del libro 1941: Fighting the Shadow War: A Divided America in a World at War. Para más información, vaya a marcwortmanbooks.com o seguirlo en Facebook en marcwortmanbooks

The Daily Beast: The Real 007 Used Fake News to Get the U.S. into World War II


Artículo anterior:

Siguiente artículo: