Científicos nucleares alemanes fueron encerrados en una casa en Cambridgeshire para espiarlos

por Admin el 12 Abril, 2016

en Biografías

Una casa en Godmanchester se convirtió en un aparente "country club" para los científicos nucleares alemanes detenidos a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora la historia de la función de Farm Hall en un intento secreto para descubrir los secretos de la bomba atómica de Alemania, ha sido contada en un nuevo libro titulado: "Operación Big: The Race to Stop Hitler’s A-Bomb", por el autor Colin Brown.

Fueron 10 los científicos capturados, tales como Werner Heisenberg, físico teórico y pionero de la física cuántica y Otto Hahn, descubridor de la fisión nuclear, que fueron escogidos por los estadounidenses en el caos generalizado cuando la guerra llegaba a su fin, para adelantarse a los rusos que intentaban localizar a los científicos y el material secreto, para ellos ser los primeros en fabricar la bomba atómica.

Los diez hombres fueron llevados a la mansión de estilo georgiano en Godmanchester, Cambridgeshire al norte de Londres, donde fueron instalados dispositivos de escucha en toda la casa y sus conversaciones fueron grabadas durante los seis meses que fueron detenidos a finales de 1945.

Farm Hall comenzó a rebelar algunos de sus secretos cuando el propietario Marcial Echenique, un jubilado profesor de Cambridge, descubrió una misteriosa maraña de cables al llevar a cabo las reparaciones en la casa.

El Profesor Echenique, miembro del Churchill College, dijo: "No sabía nada acerca de eso cuando compré la casa."

"Yo estaba fumigando las junturas del piso contra carcomas y polillas cuando levantamos los tablones y descubrimos los cables.

"No sabíamos para qué servían esos cables, pues no parecían estar conectados a nada y quedamos algo desconcertados. Le mencioné el asunto a uno de mis estudiantes de doctorado que recordaron haber leído una copia del libro "Most Secret War" por R V Jones donde había una referencia a Farm Hall y los científicos alemanes."

El Profesor Echenique contó: "Escribí a los científicos sobrevivientes que entonces eran cuatro y fueron muy amables al contestarme  la carta. Uno de ellos, Erich Bagge, vino a ver la casa".

Los dispositivos de escuchas no revelaron muchos secretos de los científicos porque ellos temían que eran escuchados.

Pero las transcripciones mostraron que se sorprendieron cuando se enteraron que los estadounidenses lanzaron la bomba atómica en Japón.

El Profesor Echenique, que desde entonces ha estudiado las grabaciones, dijo: "lo que está claro, sin duda, es que ellos no estaban desarrollando una bomba y más bien estaban trabajando en un reactor nuclear."

Dijo que la cuestión de si Hitler quería desarrollar un arma nuclear seguía siendo un asunto controvertido, pero es un hecho que los científicos eran técnicamente capaces de crear una bomba atómica.

"Mi creencia es que los alemanes, especialmente Heisenberg, realmente no querían desarrollar una bomba atómica por razones éticas", dijo el Profesor Echenique.

Dijo que los alemanes habían encontrado un cable oculto y se preguntaron si estaban siendo escuchados, pero Heisenberg, de quien el Profesor Echenique califica como el físico más importante de la época después de Einstein, respondió: "Claro que no, son británicos, no nazis".

Cambridge News: How German nuclear scientists were housed in a Cambridgeshire village after the war – and spied on

Exordio: Científicos Nucleares en Alemania

Exordio: Biografía de Werner Heisenberg

Exordio: Biografía de Otto Hahn


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*