Bert Trautmann, prisionero de guerra alemán, luego jugador del Manchester City, muere a los 89 años de edad

por Admin el 20 Julio, 2013

en Biografías

Uno de los más hombres más duros y tal vez más importante que jamás haya jugado fútbol, Bernhard "Bert" Trautmann, murió el viernes por la mañana a la edad de 89 años. Trautmann sobrevivió dos ataques cardíacos a principios de este año, añadiendo un último desafío a una larga vida de logros impensables.

Trautmann, que jugó 545 partidos como arquero en el Manchester City entre 1945 y 1964, llegó a Inglaterra como un paracaidista alemán prisionero de guerra, durante la Segunda Guerra Mundial.  Habiendo sido previamente capturado, escapó de Rusia y de la resistencia francesa. En sus inicios como soldado, fue condenado a tres meses en una prisión alemana por una broma que salió mal y dio lugar a que a un sargento se le quemaran los brazos. Llegó a ganar cinco medallas por valor, incluyendo la Cruz de Hierro de Primera Clase.

Durante la guerra fue internado en un campo de prisioneros cerca de Wigan, Inglaterra, donde se convirtió en arquero y luego de su liberación, se quedó en Gran Bretaña, se casó con una chica local, trabajó en desactivación de bombas y empezó a ser una ídolo de multitudes, algo que era una novedad — un futbolista clasificado previamente como un Nazi — mientras jugaba para el club amateur St. Helen. Después de jugar bien en un amistoso contra el Manchester City, lo contrataron y Trautmann dio el salto a la primera división en 1949.

El contrato fue obviamente una polémica para la ciudad, cuando 20.000 personas protestaron mientras otros escribieron cartas airadas de protesta. Pero sus compañeros, algunos de los cuales lucharon contra él en la guerra, lo aceptaron y pronto lo hizo el público también. La guerra terminó y Trautmann era la personificación humana de salir adelante.

De la AP:
"Durante uno de sus primeros juegos en Londres, que aún tenía los signos de los daños causados por los bombardeos alemanes, Trautmann superó una recepción hostil, llegando a jugar tan bien que al final del partido, los jugadores formaron una línea a ambos lados del túnel y lo aplaudieron, mientras la multitud del Fulham le daba una ovación de pie".

Aunque todavía estaba por llegar su actuación más famosa.  El momento de más orgullo para Trautmann como futbolista fue en 1955, cuando se convirtió en el primer alemán en jugar en la final de una copa de la FA (Football Association Challenge Cup) en Wembley.  El Manchester City perdió 3-1 frente al Newcastle, pero al año siguiente llegaron a la final otra vez.

Ganando 3-1 contra el Birmingham, Trautmann hizo una salvada lanzándose contra la pelota que resultó que su cabeza chocara con la rodilla del delantero Peter Murphy. Aunque él no lo sabía en el momento, Trautmann siguió jugando los últimos 17 minutos de la final con el cuello roto.

En ese momento, no se permitían sustituciones y Trautmann, aunque inestable, regresó a su lugar en el arco, según relata el sitio web de la ciudad.

Trautmann hizo dos salvadas sobresalientes más y luego chocó con su propio defensor, Dave Ewing y tuvo que ser reanimado otra vez antes de que pudiera continuar jugando.  Al final del partido, mientras recibía su medalla, Trautmann se quejó de tener el "cuello rígido".

Fue sólo tres días después que una radiografía reveló el cuello roto.

Mientras Trautmann se recuperaba de su lesión, su hijo primogénito, John, fue atropellado por un auto y murió a la edad de cinco años. La tragedia llevó a la ruptura de su matrimonio, pero continuó jugando otros ocho años hasta los 40 años de edad.  Se retiró del fútbol sin nunca haber jugado por su país, porque Alemania occidental sólo seleccionaba jugadores residentes en Alemania Occidental.

Trautmann pasó a dirigir el Stockport County, seguido por un par de clubes alemanes antes de finalmente adquirir un gusto ecléctico por el fútbol internacional en Birmania, Pakistán, Tanzania y Liberia.

El hecho de que Trautmann era mejor conocido por haber jugado con el cuello roto era algo que realmente no le gustaba. Más hubiera preferido ser conocido como el primer alemán en jugar una final de la Copa FA en Wembley el año anterior.

Sin embargo, los logros notables de Trautmann en el avance de las relaciones anglo-germanas de posguerra fueron reconocidos en 2004, cuando fue nombrado Oficial Honorario de la Más Excelente Orden del Imperio Británico (OBE). Que no está nada mal para quien una vez fue un odiado prisionero de guerra enemigo.

Sports Yahoo: Bert Trautmann, WWII prisoner of war who played an FA Cup final with a broken neck, dies at 89


Artículo anterior:

Siguiente artículo: