Alemán expulsado de Checoslovaquia durante la guerra, regresa y encuentra todo lo que su padre ocultó en el techo de la casa

por Admin el 11 Agosto, 2015

en Biografías

Un anciano alemán, que cuando era niño huyó con su familia de Checoslovaquia, al final de la Segunda Guerra Mundial, ha encontrado las posesiones escondidas secretamente por su padre en el tejado de la vieja casa familiar.

schlattner-1

Rudi Schlattner se vio obligado a dejar el hogar familiar como parte de la masiva expulsión de alemanes de Checoslovaquia después que el Presidente Edvard Benes ordenó la solución final de la cuestión alemana expulsando a todos los alemanes étnicos del país.

Después de golpear los paneles de madera en la buhardilla, el señor Schlattner  encontró el trozo de cadena colgada de uno de los paneles. Cuando él tiró de la cadena, fueron revelados un conjunto de estantes llenos de las posesiones escondidas por su padre.

schlattner-2

Los tesoros escondidos del señor Schlattner se conservarán en un museo en la ciudad de Usti nad Labem como indica la ordenanza del Gobierno checo que indica que toda propiedad alemana es ahora propiedad del Estado.

Rudi que ahora tiene 80 años de edad,  contactó a funcionarios municipales en la aldea de Libouch en la República Checa, que ahora utiliza la casa de la familia como un jardín de infantes.

schlattner-3

Como la casa ha sufrido reformas en el tejado, generó preocupaciones de que el tesoro no podría todavía estar oculto en el techo.

Pero el padre de Rudi hizo un buen trabajo al ocultarlo, porque nadie ha podido descubrirlo antes.

Rudy dijo que pensó que algún día podría regresar a la casa de su padre que data de 1928 ó 1929, "pensando siempre que algún día podría recuperarla".

schlattner-4

 

Estuvo acompañado en la visita al edificio por los empleados de un museo en la cercana ciudad de Usti nad Labem, junto con el alcalde de Libouch, el director del jardín de la infancia, un arqueólogo y empleados del museo

Después de 70 años fue difícil para él encontrar el lugar exacto, pero los 70 paquetes finalmente fueron encontrados en el techo.

schlattner-5

El representante del Museo, Tomas Okurka, dijo al diario checo Blesk: "El señor Schlattner golpeó las tablas del tejado con un pequeño martillo. Todos tenían el mismo sonido. Luego trató de encontrar una cadena que debía separar las tablas de un sistema creado por su padre."

"Su padre le dijo que sólo tenía que tirar de la cadena para separar los tableros y de repente encontró la cadena y cuando él tiró, dos placas se separaron y apareció el refugio lleno de objetos sin tocar durante 70 años."

"Tardaba demasiado y pensamos que tal vez quienes reconstruyeron el techo habían descubierto el refugio y que todas las cosas habían sido retiradas durante la reconstrucción y que no encontraríamos nada. Pero de repente encontró con la cadena."

schlattner-6

Agregó: "los paquetes estaban ocultos muy hábilmente en la bóveda de un tragaluz. Es increíbles cuántas cosas pueden ser guardadas en un espacio tan pequeño. Tardó más de una hora en sacar todo.’

Hubo algunos paquetes envueltos en papel marrón y algunos objetos sin envolver como esquíes, sombreros, ganchos de ropa, pinturas y periódicos de Josef Stegl, que también vivía en la casa durante la Segunda Guerra Mundial.

El señor Okurka, dijo:  "nos sorprendió el hecho de que tantas cosas ordinarias estaban ocultas allí. Gracias a las circunstancias, estos objetos tienen un valor histórico muy alto."

Debido a que cuando los alemanes fueron expulsados de sus casas también fue confiscadas todas sus pertenencias, los elementos en el ático se mantienen bajo la titularidad del Gobierno checo.

Todos los paquetes fueron llevados a un museo en la ciudad de Usti nad Labem donde han sido desempaquetados, analizados y presentados.

Hasta ahora varios paquetes han sido desempaquetados. Algunas sombrillas, sombreros, insignias, pisapapeles, pinturas, plumas, tablas escolares, cigarrillos desempaquetados, calcetines, libros, equipos de costura y mucho más. Todo estaba en muy buenas condiciones según los historiadores.

Vaclav Houfek, Gerente del Museo, dijo: "Encontrar en la región tantas cosas ocultas por los ciudadanos alemanes es muy raro."

Como todas las que fueron posesiones de ciudadanos alemanes, ahora son propiedad de la República Checa, su anterior dueño no puede reclamarlas nuevamente. Sin embargo, no está claro todavía que institución se llevará los objetos.

El señor Schlattner al parecer no le molesta el hecho de que los tesoros de su familia no le puedan ser devueltos y se comprometió a ayudar con la identificación de los objetos, aunque su salud no es buena.

La destrucción de la Segunda Guerra Mundial había causado enorme odio en Checoslovaquia contra la población étnica alemana y el gobierno.

Miles murieron durante las expulsiones forzadas de 1,6 millones de alemanes étnicos de sus casas hacia la zona estadounidense de Alemania occidental. Estos fueron los afortunados, porque otros 800.000 fueron enviados a la zona soviética.

Rudi y su familia estuvieron entre los que terminaron en la zona estadounidense, y antes tuvieron tiempo para ocultar sus bienes en el ático de la casa familiar.

Dijo que pensó que algún día volvería, y que recuperaría su propiedad.

Daily Mail: German man who fled Czechoslovakia during Second World War returns to his family home after 70 years and discovers the possessions his father hid in the roof are still there (12 fotos del Daily Mail)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: