Acusada de glorificar la guerra, una ciudad intenta mostrar el sufrimiento de los pilotos Kamikaze

por Admin el 30 Abril, 2014

en Biografías

MINAMI-KYUSHU, Prefectura de Kagoshima – El enaltecimiento público se ha extendido recientemente sobre los pilotos Kamikaze, a los jóvenes se les describe como símbolos de lealtad y valentía que sacrificaron sus vidas para proteger a sus familias y el país durante la Segunda Guerra Mundial.

kamikaze-pilots

Pero Yoshikazu Kurakake, que era un miembro del Cuerpo Kamikaze del Ejército Imperial de Japón, describe unos sentimientos diferentes entre los pilotos, unos lleno de desesperación, miedo y otros que los empujaban al inevitable camino al "infierno".

"Nosotros no nos presentamos voluntariamente para esas misiones," dijo el señor Kurakake, un residente de Fukuoka. "Estábamos obligados a hacer ese trabajo en contra de nuestra voluntad".

Es este lado oscuro de la vida Kamikaze que el gobierno de la ciudad de Minami-Kyushu quiere resaltar en su Museo de la Paz Chiran, que muestra notas de despedida, retratos y otros artículos de los pilotos suicidas.

La ciudad también quiere centrarse en la crítica desde el exterior sobre su solicitud de febrero para registrar las cartas de despedida de los pilotos en el programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

China y Corea del sur han descrito la solicitud como un intento de la ciudad para glorificar el pasado militar de Japón.

"Queremos corregir los malentendidos en el extranjero", dijo Kanpei Shimoide, alcalde de Minami-Kyushu. "Vamos a revisar la exposición para que también transmita las angustias y sentimientos encontrados de los jóvenes pilotos".

El Museo de la Paz está en un dilema. Dijo que siempre ha tratado de mantenerse neutral sobre la cuestión relativa a la memoria de los pilotos Kamikaze, pero ahora se encuentra bajo la presión de los gobiernos extranjeros y los medios de comunicación.

DOS MUSEOS, DOS VISIONES

En los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, en el distrito de Chiran de la ciudad estuvo la base militar del Cuerpo Kamikaze, cuya misión era estrellar sus aviones de combate contra las naves enemigas.

Un estudiante universitario de Fukuoka con 21 años de edad se llenó de emoción cuando vio las exhibiciones del Museo, que se encuentra en el sitio de la antigua base del ejército.

"Ellos fueron grandes hombres porque hicieron lo que yo no podría hacer", dijo.

El estudiante dijo que él se interesó en los pilotos Kamikaze cuando vio la película "Eien no Zero" (el Zero Eterno), una película del 2013 sobre un piloto que ama a su familia y eventualmente se convierte en miembro del Cuerpo Kamikaze.

"Cuando vi las cartas de despedida, sentí la responsabilidad que ellos tenían por la misión para proteger al país", dijo el estudiante.

Unos 17 millones de personas han visitado el Museo de la Paz Chiran desde que abrió sus puertas en 1975. El número de jóvenes visitantes aumenta cuando son estrenadas películas sobre los pilotos Kamikaze.

Pero a cerca de un kilómetro del Museo de la Paz de Chiran, un ambiente diferente llena los espacios de un museo privado llamado Tomiya Shokudo (Restaurant Tomiya).

Durante la guerra, muchos pilotos Kamikaze comieron su última comida en ese restaurante, antes de partir para sus misiones suicidas. El edificio fue trasladado más tarde al lugar actual en la ribera del río Fumotogawa.

Ese museo privado exhibe cartas que los jóvenes pilotos escribieron y entregaron al dueño del restaurante, Tome Torihama en secreto. Una carta dice, "un país totalitario perderá la guerra". Otro dice: "Mañana, un liberal dejará este mundo para siempre."

El señor Akihisa, de 53 años, nieto de Torihama, es el actual director del Museo y dice, "Quiero transmitir los aspectos que solo el Museo de la Paz Chiran, no puede transmitir".

ADVERTENCIAS SOBRE MALENTENDIDO

El envío de las cartas de despedida de los pilotos Kamikaze al programa Memoria del Mundo de la UNESCO fue hecho para detener la glorificación de sus acciones.

Takashi Fukushima, de 78 años de edad, cuyo pariente lejano fue un piloto Kamikaze, dijo con ansiedad: "nuestros recuerdos (de los pilotos Kamikaze) están desvaneciéndose. Como resultado, el embellecimiento de ellos, que se basa en episodios fragmentarios, se está dispersando."

Fukushima estaba preocupado por el deterioro de las cartas de despedida, que él considera son los "puntos centrales" para entender sus verdaderos sentimientos.

Por eso le pidió al gobierno de la ciudad de Minami-Kyushu en 2011 que solicitara a la UNESCO su inscripción en el programa Memoria del Mundo.

Al año siguiente, el gobierno de la ciudad nombró una comisión para la solicitud y buscó el consejo de expertos.

Un experto expresó su inmediata preocupación por los "relatos" que presenta el Museo de la Paz Chiran. En el Museo, los autores explican a los visitantes que los miembros del Cuerpo Kamikaze intentaban proteger a sus familias y a su país, sacrificando sus vidas.

"La ‘narrativa’ que el Museo de la Paz Chiran ha transmitido hasta ahora, conducirá a malentendidos alrededor del mundo," advirtió el experto.

El experto le comunicó al gobierno de la ciudad, que es indispensable explicar la realidad de la guerra para que el extranjero no considere la solicitud como una glorificación del militarismo de Japón durante la guerra.

El señor Kurakake, piloto Kamikaze que estaba estacionado en una base distinta a la de Chiran, conoce la situación que rodeaba a los pilotos.

Dijo que algunos hombres se desmayaron tras ser elegidos como Kamikazes. Otro miembro huyó, pero más tarde fue detenido por la policía militar. Más tarde se suicidó mientras estaba en custodia.

"Si usted huye del trabajo, le espera el infierno," dijo Kurakake. "Si usted se estrella contra un buque enemigo, también es un infierno. Ese fue el destino de los pilotos Kamikaze".

La guerra terminó antes de que Kurakake fuera enviado a su misión suicida.

Un funcionario del gobierno de la ciudad encargado de la cuestión de la UNESCO recordó que se sentía un poco confundido por lo que estaba diciendo el experto.

"Yo no puedo entender bien sobre qué es lo que el Museo está ‘glorificando’", dijo el funcionario.

El funcionario dijo que a menudo vio llorar a los visitantes del Museo cuando leían las cartas de despedida, y que el mensaje del museo era claro: "No repitas la guerra."

El Museo, dijo que se ha abstenido de hacer hincapié en que los ataques Kamikazes eran una estrategia desesperada con pocas posibilidades de victoria porque las familias por la pena y otros interesados podrían quejarse de que los pilotos tuvieron muertes sin sentido.

Activistas de derecha vestidos con uniformes militares también marcharon frente al Museo.

El gobierno de la ciudad le dijo al experto que pidió explicaciones sobre la situación real, "(si lo hacemos,) se convertirá en un asunto político. Será difícil hacerlo."

Las opiniones de los expertos no se reflejan en la exhibición del Museo ni en la solicitud presentada a la UNESCO en febrero.

Cuando se anunció la solicitud, el alcalde Shimoide describió a los pilotos Kamikaze como "víctimas de la política nacional de guerra".

Pero China y Corea del sur todavía acusan al gobierno de Minami-Kyushu de tratar de glorificar el pasado bélico del Japón. La BBC, The Economist y la Australian Broadcastin Corp. también informaron negativamente sobre la solicitud.

"Pensamos que si leen las cartas de despedida, entenderían el mensaje que el Museo quiere transmitir", dijo el alcalde Shimoide. "Pero el mensaje aparentemente no les ha llegado a ellos".

El alcalde cree que ahora es necesario entrevistar a ex pilotos Kamikaze para que transmitan la verdadera situación de la guerra, incluyendo la realidad de que eran "voluntarios" en contra de su voluntad para hacer ese trabajo.

Sin embargo, el tiempo se está acabando. El señor Kurakake, por ejemplo, tiene 91 años de edad.

Asahi Shimbun: Accused of war glorification, city tries to show ‘hell’ of Kamikaze pilots

Exordio: Kamikaze (Viento Divino)
Exordio: Escuelas de Kamikazes
Exordio: Primer ataque Kamikaze
Exordio: Kamikaze – Ensayo de Mako Sazaki (Parte 1 de 5)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: