Ocupación soviética de Praga (9-5-1945)

por Admin el 27 Marzo, 2006

en 1945, mayo

Después de firmada la rendición Incondicional de Alemania en Reims, los combates en el Frente del Este continuaban.  En Bohemia y Moravia, los Sudetes y Eslovaquia, las armas no habían callado.   Las fuerzas estadounidenses estaban detenidas en la frontera checoslovaca y más el sur en Austria.  Stalin tenía planes para Checoslovaquia y por ello obligó a Estados Unidos a demarcar una línea de máxima penetración que partía de Karlsbad, pasaba por Pilsen y se prolongaba hasta Budweis.  La ciudad de Praga era territorio vedado a las tropas de Patch o Patton.

Stalin le dio apoyo al Presidente Benes y le permitió establecer su gobierno en Kosice, pero con ciertas condiciones, entre otras que los puestos claves del gobierno debían estar en manos de dirigentes comunistas.  A Benes no le quedó más alternativa que aceptar, con la esperanza que las tropas del General Patton llegaran a Praga antes que el Ejército Rojo.

Los partisanos comunistas y nacionalistas se disputaban el control de la ciudad, pero mientras los comunistas tenían la ayuda en la puerta, los nacionalistas, muy mal informados, confiaban también en la llegada de las fuerzas de Estados Unidos.

Procedentes de Alemania, las divisiones rusas del ROA, que al mando del General Vlassov luchaban al lado de los alemanes, se estacionaron al suroeste de Praga, con la misma esperanza de poder entregarse a las fuerzas de Patton y escapar a la venganza del Ejército Rojo.

Loas partisanos, se alzaron para echar a los alemanes de Praga, ocupando los edificios públicos y emprendiéndola contra la población civil de ascendencia alemana residente en Praga y de los miles de refugiados que huían de los Sudetes escapando de los soviéticos.  El General Schörner trató de salvar a los civiles alemanes y recuperar los edificios públicos tratando de restablecer el orden y hacer tiempo para que las fuerzas alemanas procedentes del este tuvieran tiempo para irse desplazando hacia las líneas de Patton para rendir las armas.

Los partisanos pidieron ayuda al General Vlassov para expulsar a los alemanes y aceptó, con la condición que les dieran asilo político a todos sus soldados, al llegar las tropas soviéticas.  Aceptaron también los partisanos, y así tropas rusas con uniforme de las SS se enfrentaron a los alemanes para sacarlos de Praga.  Cuando los vlassovites se dieron cuenta que era una estratagema y que los entregarían a los soviéticos, dejaron de luchar y emprendieron la fuga hacia el oeste.

En Praga la cacería de alemanes, hombres, mujeres y niños, continuó hasta la llegada de los rusos, pero antes de eso, 30.000 personas de ascendencia alemana o sudetoalemanes, fueron masacradas.  Luego, cuando los soviéticos ocuparon la capital, la barbarie continuó.  “Vale todo” les había autorizado Stalin, la consigna valía también contra los checos.

Sigue leyendo el artículo sobre la Ocupación soviética de Praga y el destino de las fuerzas del ROA y de los alemanes en Bohemia, Moravia y los Sudetes.

The Gulag Archipelago: 1918-1956 (Paperback)
by Aleksandr I. Solzhenitsyn

Ve detalles y adquirirlo en Amazon

World War II
Victory in Europe
por Gerald Simons

Ve detalles y adquirirlo en Amazon


Artículo anterior:

Siguiente artículo: