Negociaciones para la rendición de Alemania

por Admin el 14 Marzo, 2006

en 1945, mayo

Los pormenores de la rendición de Alemania han sido opacados por las celebraciones de los Aliados en las principales capitales del mundo a partir del 7 de mayo de 1945.  Sin embargo fueron siete días de intensas negociaciones, llenas de dramatismo, que bien podrían haber fracasado terminando en la total destrucción de Alemania y la pérdida de quizás otro medio millón o más de vidas. 

Para beneficio de los aliados y los propios alemanes, fue el mismo Hitler quien al decidir nombrar como su sucesor al Gran Almirante Dönitz allanó el camino para que la guerra terminara en días en vez de haberse prolongado por semanas y tal veces.

Quienes no pudieron salvarse fueron las tropas alemanas embolsadas detrás de las líneas soviéticas y quienes no pudieron escapar del Frente del Este, civiles y militares que fueron asesinados de manera masiva e inmisericorde perseguidos por el Ejército Rojo y por los partisanos comunistas sedientos de venganza.

En esos primeros días del espurio gobierno del Almirante Dönitz, como Presidente del Tercer Reich, sus esfuerzos fueron dirigidos a salvar al más de millón y medio de tropas alemanas en el Frente del Este, haciendo tiempo mientras intentaba una rendición condicional que él sabía que no  podía ser negociada en occidente.  Su intención era permitir que el mayor número de tropas escaparan de la persecución de los soviéticos para rendir las armas ante los británicos y estadounidenses,  Montgomery en el Norte y Patton en el sur.

Nombrando primero al Almirante Hans-Georg von Friedeburg y luego al General Jodl como negociadores, apenas tuvo unos días de tregua para lograr su cometido.  En diez  días, el Almirante Friedeburg apenas durmió unas horas, yendo y viniendo del Cuartel General de Dönitz  a las líneas Aliadas tratando de ganar tiempo y muchos otros hechos importantes ocurrieron.  Pero al terminárseles los argumentos Dönitz no tuvo más alternativa que autorizar la firma del Acta de Rendición Militar impuesta por los Aliados y condicionada por Stalin.  Así la guerra oficialmente llegaba a su fin.  Sin embargo, los combates continuaron y Stalin seguía haciendo demandas.

Sigue leyendo el artículo Negociaciones para la rendición de Alemania.


Artículo anterior:

Siguiente artículo: