14 Últimos temas

por Andreas

Construido en 1938, el velero de entrenamiento Mircea es uno de los cinco barcos a vela de la clase "Gorch Fock" construidos en el astillero alemán de Hamburgo. Ahora, el público tendrá la oportunidad de visitar uno de los más bellos y antiguos barcos de vela que hay en el mundo durante su estancia de cuatro días en Tivat.

El buque escuela de la Armada rumana "Mircea" llegó a Tivat esta mañana, donde permanecerá en una visita oficial a Montenegro y su Marina de guerra. Aunque estaba previsto que atracaría al lado de la nave de entrenamiento "Jadran" de Montenegro en la ciudad de la costa de Pino, debido a su gran calado, el buque fue referido al muelle 5 en el Puerto de la Marina de Montenegro. En la tarde, estará acompañado por el TS "Jadran", cuya tripulación realizará numerosas actividades conjuntas con los huéspedes rumanos en los próximos cuatro días. Se anunció también que el velero estará abierto a la visita del público.

A su llegada, la tripulación y los cadetes del Mircea fueron recibidos por el embajador de Rumania en Montenegro, Fernando Nadj, y representantes de la Marina montenegrina. El buque escuela rumano, con sus 82 metros de longitud, es mucho más grande y cinco años más joven que el TS "Jadran". Este velero de tres mástiles, el cuarto en una serie de cinco idénticos veleros alemanes de la clase "Gorch Fock", fue construido por Blohm & Voss en Hamburgo en el año 1938. El buque tiene 82 m de eslora, 12 m de manga y tiene tres mástiles en los que se despliegan 23 las velas con un área total de superficie de casi 1.800 metros cuadrados. Además de las velas, el Mircea también tiene un  motor de 1.100 caballos de fuerza que le permite navegar con una velocidad máxima de 10 nudos.

Hasta 210 miembros de la tripulación y cadetes puede navegar en el velero, y colegas alemanes de la Academia Naval se han unido a colegas rumanos en este viaje. Los cadetes de Turquía, Croacia, Ucrania, Francia, Dinamarca y los Países Bajos en ocasiones también se han entrenado en el Mircea.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los otros buques: el buque escuela Gorch Fock I (1933) sirvió en la Marina de la URSS con el nombre de "Tovarišč" desde 1951 a 2003.  El actual Buque Escuela USCGC Eagle de la Guardia Costera de los Estados Unidos, fue el buque alemán Horst Wessel construido en 1933. El NRP Sagres (1937), de la misma clase fue el buque alemán Albert Leo Schlageter.  El Herbert Norkus cuya construcción se inició en 1939, por la guerra quedó inconcluso. Todos de la misma clase construidos en Hamburgo.

El "Mircea", nombrado en honor al Duque de Mirca el Grande (1386 – 1418), ha realizado más de 40 cruceros internacionales que lo llevaron al Caribe y América del Norte. Regresó a la Mar Adriático, después de 49 años, cuando, en julio de 1969, visitó Split.

Montenegro News: Romanian Training Ship in Tivat this Week

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Por Nduta Waweru – La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto global que nunca podrá ser olvidado. Más de 40 millones de personas se han registrado como muertas durante la guerra, lo que la califica como la guerra más sangrienta de la historia.

La guerra fue, esencialmente, entre las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón) por un lado y los Aliados (Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Unión Soviética y tal vez China) por el otro. El conflicto se inició como resultado de la invasión alemana de Polonia, pero también fue una época de inquietas relaciones entre las Grandes Potencias de Europa.

A pesar de que África no fue el principal teatro de la guerra, los africanos fueron arrastrados a la guerra por los poderosos y por contrataciones directas a través del voluntariado y el servicio militar de los hombres hábiles, especialmente en el bando aliado en Europa.

Francia se convirtió en un importante reclutador de los africanos y un grupo en particular que contribuyó en no poca medida a esta causa fueron los Senegalais Tirailleurs (Tiradores Senegaleses o fusileros).

Los Senegalais Tirailleurs eran un cuerpo de infantería colonial adscrita al ejército francés. Ellos fueron llamados los Senegaleses debido a que inicialmente fueron reclutados de Senegal. Sin embargo, el reclutamiento se extendió a otras partes de África Occidental, a saber, Malí, Burkina Faso, Gabón, Guinea, Togo, Chad y Benín.

Los senegaleses no sólo lucharon en la Primera Guerra Mundial, sino que también ayudaron a las tropas francesas en el control de los territorios colonizados desde antes de la guerra. Sirvieron con distinción en la Batalla de Francia así como en Italia y Córcega. Después de la Liberación de Francia por las fuerzas aliadas, los Tirailleurs fueron enviados a casa.

Sus esperanzas se desvanecieron, porque algunos de ellos nunca más volverían a ver a sus familias. Otros terminaron en la cárcel. Cabe señalar que muchos de estos Tirailleurs derramaron su sangre en ambas Guerras Mundiales con las muertes de más de 55.000 tiradores senegaleses. Algunos terminaron sus días en asedios alemanas, mientras que otros fueron capturados y terminaron sus días en cautiverio.

De vuelta a casa en Senegal, algunos de estos soldados se instalaron en la remota aldea de Thiaroye, un campamento levantado por los franceses para los soldados senegaleses. Algunos de estos soldados fueron asesinados por las mismas fuerzas francesas a las que habían ayudado.

La manzana de la discordia fue la supuesta manifestación realizada por los Tirailleurs una vez que regresaron de nuevo a África. Desafiaron al gobierno francés por ofrecerles miserias en pago por sus servicios, los salarios pendientes de pago y las concesiones por desmovilización, mientras que los franceses fueron generosamente compensados.

Para hacer oír sus voces, secuestraron al General Damian, un alto oficial francés. Fue un gran error.

El 1º de diciembre de 1944, el batallón de Saint-Louis, irrumpió en el campamento, sin previo aviso y masacraron a los Tirailleurs sin misericordia. El registro oficial de muertes indicó que al menos 35 soldados murieron y al menos 35 fueron heridos, pero la investigación indica que más de 300 veteranos de guerra, si no más, fueron asesinados a sangre fría.

Informes publicados por algunas de las fuerzas francesas revelaron veredictos condenatorios acerca de las actividades de los tirailleurs, situación que justificó esos asesinatos. Se acusó a los héroes de la guerra de estar fuertemente armados por espías alemanes. Para ellos, se trataba de debelar un motín militar.

Sin embargo, en una investigación reciente, la Señora Armelle Mabon, una historiadora francesa y profesora de la Universidad del Sur de Bretaña y especialista en prisioneros de guerra de las ex-colonias francesas, señaló que "no hay ninguna evidencia de existiera un motín armado; aunque existen registros de los Tirailleurs protestando y expresando su ira con algunos términos, pero no hubo violencia organizada".

Este evento tuvo efectos de largo alcance en Senegal y atrajo la condena de nacionalistas africanos.

También fue el tema del cineasta senegalés Ousmane Sembene de la ficción filmada en 1988, que fue prohibida durante varios años.

El gobierno francés a través del ex-Presidente, François Hollande, reconoció oficialmente la indignación, aunque él no mencionó que Francia fuera responsable por ello. En 2017, Francia concedió a los soldados, la mayoría de ellos con 78 años y más de edad, la ciudadanía, en ocasión que el Presidente Hollande, dijo que el país les debe una ‘deuda de sangre’.

Incluso les ofrecieron a los veteranos de la guerra senegaleses las pensiones, pero los héroes y la gente de Senegal lo que se merecían era la verdad acerca de lo que ocurrió, si esto pudiera permitirse dárselo a conocer.

Face to Face Africa: After sacrificing for France in WWII, Senegalese soldiers were repaid with death

Archivado en: Biografías
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Por Keith Austin – Pobres los alemanes si durante la Segunda Guerra Mundial se hubieran atrevido a acercarse a la fortaleza Four-à-Chaux en Lembach, Alsacia.

Junto a la entrada frontal de acero hay un par de casetas con pequeños agujeros a través de los cuales se les daría la bienvenida con lanza granadas. Más allá de la entrada, hay un estrecho pasillo recto que termina en una casamata con la rendija para alojar una ametralladora. Luego hay un corredor hacia la izquierda que al final también tiene una casamata para una ametralladora.

¿Más allá de eso? Otra puerta de acero empotrada en una pared de hormigón de un metro de espesor. Es un bien pensado corredor de muerte de 20 metros de largo que resultó completamente inútil. Bienvenido a la Línea Maginot, uno de los más grandes fracasos militares de todos los tiempos.

No es usual que uno recorra antiguos campos de batalla, sitios donde se desarrolló la guerra, pero difícil resistirse a la oportunidad de visitar un símbolo icónico de la paranoia europea de entre guerras. La alternativa es un recorrido a lo largo de la Alsacia, Route des Vins, parando en increíblemente hermosos pueblos y bebiendo vinos impecablemente finos.

Después del almuerzo, en Estrasburgo, en el Avalon Imagery II, salimos en un bus para sumergirnos por el borde oriental del Parc Naturel Régional des Vosges du Nord. Aquí, nos paseamos dentro y fuera de los bosques verdes moteados con sombra y luz, hasta que llegamos a un sendero de grava fuera de lo que parece ser la entrada a un aparcamiento subterráneo, de no ser por el tanque que está a la izquierda en las cercanías.

Aquí nos reunimos con Walter, un genial guía local que nos lleva hasta una lenta inclinación a la izquierda, pasando junto a varias armas de la Segunda Guerra Mundial y hasta la citada puerta de acero.

La Línea Maginot se extendía a lo largo de la vieja frontera franco-alemana desde la frontera con Suiza hasta el sur de Bélgica, en el norte. Tiene 720 kilómetros de largo y fue construida en la década de 1930, por orden del Ministro de la Guerra francés André Maginot como un baluarte contra una futura agresión alemana.

Se componía de fortificaciones de hormigón, obstáculos contra tanques, nidos de ametralladoras, piezas de artillería y otras defensas. Tenía 45 fortalezas principales, otras 97 pequeñas fortalezas y varios otros mortales obstáculos entre ellos.

Esta sección, al sur del pueblo de Lembach es una de las más grandes instalaciones. A sólo 10 kilómetros de la frontera alemana fue construida en una colina de piedra caliza y tripulada por 580 tropas. Hay cinco kilómetros de galerías subterráneas, algunas bajan hasta una profundidad de 30 metros, dispersas en más de 26 hectáreas.

Continuando nuestro camino más allá de nidos de ametralladoras y de lanza granadas entramos en la fortaleza a través de siniestros corredores que nunca presenciaron un disparo, ni donde nunca se derramó una sola gota de sangre (aparte de alguien que se haya cortado un dedo durante la construcción).

Mientras nos adentrábamos en la profundidad del interior de la colina, Walter explica que el Ejército alemán simplemente bordeó todo el complejo y toda su parafernalia (o simplemente voló sobre él) y entró en Francia a través de Bélgica. La blitzkrieg, como era conocida, puso  al ejército alemán en París, antes de que se dieran cuenta en la Línea Maginot y en los regimientos que la protegían. En buena forma los alemanes en vez de atacar la Línea Maginot, la rodearon, y eso les funcionó demasiado bien.

Visitamos los dormitorios con el "lujo" de una ducha para cada 100 hombres, las instalaciones de primeros auxilios, los ductos de escape, la planta de energía y vimos cómo funcionaba el sistema de ventilación (una consideración importante con 580 franceses comiendo queso, y bebiendo vino en ese encierro). Sí, el vino; había una bodega de vinos porque… franceses. Los hombres, dice Walter, están acostumbrados a beber medio litro diariamente.

Seguimos las largas galerías subterráneas que penetran en la tierra, cada una con los rieles para los pequeños trenes que circulaban para transportar hombres, municiones y pertrechos.

Y es la sección de las municiones lo que resulta ser lo más fascinante. Aquí, hay sistemas de poleas para permitir a los hombres transportar los grandes obuses de forma muy eficaz y llevarlos a la altura de los silos donde están las grandes piezas de artillería en la superficie.

En varios puntos por encima de la tierra hay lo que parecen ser grandes tapones de metal gris situados muy bien en el campo desde donde se obtienen vistas panorámicas de los alrededores. Estas son las más altas cúpulas de las casamatas y que, como Walter muestra, se levantaban y bajaban manualmente desde el fondo.

En total empleamos 90 minutos bajo tierra y emergimos tal como lo deben haber hecho esos soldados franceses, medio enceguecidos por la luz del sol y desesperados por beber vino.

Destinations: Alsace, France: Maginot, the greatest defensive line never used

Archivado en: Otros temas
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Un departamento de policía en el estado de Virginia mantuvo en custodia el rifle de asalto alemán durante casi una década antes de pasarlo a un museo militar.

El Departamento de Policía de Chesapeake, incautó el rifle de asalto Sturmgewehr 44 en el año 2009 de un infractor de la ley que lo tenía, no estando autorizado a poseer armas de fuego. Viendo que tenía importancia histórica, el StG 44 es considerado por muchos como el primer verdadero "rifle de asalto", debido a su diseño de seleccionar la cadencia de fuego y el uso de una cacerina intermedia — la policía deshabilitó la posibilidad de ser disparado y esta semana lo envío al Concejo Municipal para que aprobara la donación de la pieza al Comando Naval de Historia y Patrimonio. La resolución fue aprobada por 8 votos contra 0 el martes sin discusión.

Contactado por "The Virginian-Pilot", el antiguo dueño dijo que había pertenecido a su abuelo, un veterano de la Segunda Guerra Mundial que se la envió a casa en Iowa desde Europa y estuvo guardado en el ático durante años antes de que él la heredara.

Mientras que el organismo normalmente destruye las armas que no pueden ser devueltas a sus propietarios, el rifle StG 44 fue retenido por su importancia histórica y funcionarios se acercaron a la Marina para la posible donación el pasado otoño.

"Tenemos todas las armas que vinieron después, que estaban basadas en este diseño," dijo Dave Manning, el curador de armas pequeñas y municiones del comando. "Pero no tenemos uno de estos rifles originales."

El Comando es responsable de miles de artefactos y maneja una docena de museos públicos en todo el país que incluyen el Museo Nacional de la Marina de los EE.UU. en Washington, DC y el Museo de la Academia Naval en Annapolis.

Mientras que un estimado de 426,000 StG44s se produjeron durante la segunda guerra mundial, muchos fueron reciclados por los militares de Europa del Este y después pasaron a ser usados en el extranjero en el Tercer Mundo durante décadas (unos 5.000 fueron supuestamente descubierto en un almacén en Siria en 2015). Inmediatamente después de la guerra, varios de ellos fueron llevados a los Estados Unidos por los veteranos que regresaron. Los registrados en cumplimiento con el programa Nacional de Ley de Armas de Fuego y todavía son transferibles y valen mucho dinero — como 30.000 dólares cada uno.

Esos rifles aparecen en la "recompra" que hace la policía de vez en cuando también.

Tanto en Los Ángeles en el año 2014, como en Connecticut, en 2012, aparecieron rifles StG44 de la Segunda Guerra Mundial. El rifle de Connecticut fue salvado de la trituradora y vendido a un coleccionista, mientras que el destino del arma de Los Angeles es desconocido tras el intercambio en la recompra, pero casi siempre las armas son destruidas. Como se informó anteriormente en www.guns.com un excedente de pistolas M1911 .45ACP que habían sido una vez registradas al conocido coleccionista de armas de fuego el desaparecido Sammy Davis Jr., fueron fundidas en el año 2016, a pesar de su importancia histórica.

Hace cuatro años un raro rifle alemán apareció en Los Angeles. Fue valorado en $30,000 pero fue intercambiado por una tarjeta de regalo con valor de  $200. (Foto: KCAL 9)

Guns.com: City saves history by turning over rare StG 44 to Navy museum system

Archivado en: Otros temas
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Por Alan Martin – No es raro para los amantes de la historia coleccionar objetos de la Segunda Guerra Mundial, sin embargo un nuevo estudio de las Universidades de Northampton y Kingston pone de relieve un riesgo oculto que podría muy bien resultar mortal. Las pinturas utilizadas para hacer  que las esferas brillen en la oscuridad se sabe que emiten el incoloro e inodoro gas radón, pero esta es la primera vez que se le ha puesto un valor al riesgo que implica – y es bastante alto.

Los 30 relojes antiguos utilizados en el estudio de forma acumulativa proporcionan concentraciones de radón 134 veces mayores que el recomendado nivel de seguridad cuando se guardan en una habitación típica de 2.5 x 7,7 metros con inadecuada ventilación. Cuanto peor es el estado de conservación de los objetos, mayor es el riesgo, con tres de ellos en mal estado se emitirán concentraciones muy por encima del nivel en el que el organismo oficial de salud pública de Gran Bretaña recomienda debe ser remediado.

Mientras que el estudio pone de relieve el riesgo de una mal ventilada habitación, de la clase donde los coleccionistas suelen mantener sus posesiones más preciadas, los investigadores lamentaron resaltar que el nivel de radón es tan alto que casas completas podrían estar en riesgo.

"Estos resultados muestran que el radón emitido desde relojes individuales potencialmente puede representar un grave riesgo de generar cáncer," dijo el Dr. Robin Crockett, un co-autor del estudio. Esto es particularmente grave cuando usted considere que no son sólo los coleccionistas, sino ex militares y sus familias que mantienen los relojes como recuerdos del servicio militar. "Esos relojes tienen el potencial de representar un importante peligro para la salud de ellos y sus familias. Los fumadores están particularmente en riesgo," añadió Crockett.

"Los relojes probados eran una mezcla de piezas británicas, suizas y estadounidenses, fabricadas entre los años 1920 y los años 60, pero sabemos que este tipo de pinturas se utilizaron hasta en los años 70," explicó. "Hay potencialmente millones de estos relojes en circulación."

Para ser claros, se espera que haya algún radón en nuestra vida cotidiana, lo que es normal y tolerable. Se forma de manera natural gracias a la desintegración radiactiva del uranio en rocas y suelos, pero en altas concentraciones puede ser mortal: de hecho, en el Reino Unido es la segunda causa de cáncer de pulmón después del hábito de fumar.

Para poner el estudio en perspectiva, el promedio de nivel de radón en los hogares ingleses es –en unidades de radioactividad – de 20 becquerelio​s por metro cúbico (Bq/m3), pero los peores relojes – los suizos de bolsillo – dieron una lectura de 1.200 Bq/m3. Mientras que este fue por mucho el más peligroso de los relojes, dos de los relojes dieron lecturas en exceso a 200 Bq/m3 cada uno.

El profesor Gavin Gilmore, el otro autor del estudio, agregó que los coleccionistas no deben intentar abrir los relojes, eso que podría empeorar la situación. "La pintura suelta fragmentos que contienen radio partículas que podrían ser ingeridas," dijo. "Como este es un fuerte emisor alfa, es una condición de potencialmente grave riesgo para la salud de quien lo hace."

¿Qué acción se debe tomar?

Entonces, ¿qué debe hacer con un reloj, si usted tiene uno? "El mejor consejo es que se debe conseguir que se le haga una prueba de la radiación que emite y obtener una prueba de concentración de radón en la casa" el Dr. Crockett dijo a través de correo electrónico. "Yo aconsejaría que bajo ninguna circunstancia se debe desmantelar uno de esos relojes debido al riesgo de liberación de polvo radiactivo que puede ser inhalado, entrar en contacto con los ojos, etc."

Él también recomienda consultar el sitio web del Consejo de Radón, que proporciona asesoramiento sobre las pruebas y la lista de los contratistas. "Ese asesoramiento no sólo se orienta hacia el radón que entra en edificaciones del entorno externo, sino que hace pruebas de radón en su hogar, independientemente de si se trata del ingreso desde el exterior o que se emane de un reloj u otro objeto en el interior", explicó. "Algunos de esos contratistas podría ser capaz también de hacer la prueba de la radiación que emana del radium en la pintura, así como del gas radón, pero eso dependerá de cada contratista."

Como los relojes probados variaron en términos de riesgo, el Dr. Crockett tiene consejos adicionales para otros objetos de vestir que están en el extremo inferior del espectro. "Suponiendo que los relojes de una colección no son tan inseguros que deban eliminarse, yo aconsejaría usar una pantalla o un gabinete de almacenamiento que sea sellado dentro de la casa y proveer ventilación hacia el ambiente externo, por ejemplo, por medio de un extractor de aire.

"Alternativamente, un coleccionista podría almacenarlos y/o mostrarlos en algún tipo de ambiente cerrado al aire libre, donde no sería necesario disponer de una ventilación adecuada para evitar la acumulación de radón."

ALPHR: Collectors beware: World War II watches carry a hidden cancer risk

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Por Oleg Yegorov – Después de que Alemania fue derrotada, tanto los Estados Unidos como la URSS trataron de capturar a sus principales líderes científicos para utilizarlos en el desarrollo de armas nucleares que tuvieron tanto éxito. La contribución alemana a la versión Soviética del Proyecto Manhattan fue significativa.

Los soldados soviéticos quedaron bastante sorprendidos cuando en 1945 se acercaron a la casa del Barón Manfred von Ardenne, cerca de Berlín. Como lo describió un testigo ocular, "el centro de la mansión, a la mitad del castillo, fue decorado con un cartel en ruso diciendo, "Dobro pojalovat!" ("Bienvenido"). "Ardenne entendió bien hacia adonde soplaba el viento en ese momento," bromearon los oficiales.

De hecho, Ardenne, un científico que desarrolló el primer amplificador de banda ancha, contribuyó a establecer un sistema estable de radio en Alemania, y también trabajó en el proyecto nuclear alemán. Atrapados en la Zona Soviética de ocupación, sabía que a partir de ese momento tenía que trabajar para Moscú. Y así lo hicieron muchos de sus colegas.

Cerebros como trofeos

En la primavera de 1945 estaba claro que la Segunda Guerra Mundial estaba llegando a su fin, y tanto Occidente como la URSS ya se estaban preparando para la llegada de la Guerra Fría, con cada lado planificando el desarrollo de nuevas armas. Ambas partes querían el uso de los científicos alemanes para desarrollar sus propias nuevas tecnologías.

Los Estados Unidos obligaron a Wernher von Braun y Werner Heisenberg, dos de los principales científicos del proyecto nuclear alemán, a colaborar con ellos. Pero Moscú también capturó a algunos destacados especialistas.

Como Vladimir Gubarev, un periodista que escribió un libro sobre el programa nuclear Soviético, subrayó, "no hay que subestimar la contribución alemana al desarrollo de la industria nuclear Soviética; esa contribución fue significativa."

El Barón y los Comunistas

 

Uno de los científicos alemanes, Manfred von Ardenne, tuvo una vida destacada. Nacido en el seno de una familia noble, luego de abandonar la escuela secundaria, el Barón se convirtió en un gran y exitoso inventor con alrededor de un total de 600 patentes, incluido el primer microscopio electrónico de barrido de alta resolución. Ardenne, sin embargo, estuvo condenado a trabajar para los tres líderes totalitarios: Adolf Hitler, Joseph Stalin y Erich Honecker.

Después de que los Soviéticos llegaron a Berlín, Lavrenty Beria, oficial de Stalin a cargo del programa atómico de la Unión Soviética, le hizo una oferta a Ardenne que no podía rechazar: dejar la electrónica y trabajar en el proyecto de la bomba atómica de la Unión Soviética.

De Berlín a Sukhumi

Ardenne pidió autorización para concentrarse en el desarrollo del proceso de separación de los isótopos para la obtención de los explosivos nucleares, tales como el uranio-235 (y no en el desarrollo de la propia bomba). Beria estuvo de acuerdo. Más tarde, el científico llamó a su papel en el programa nuclear de la URSS, "la más importante obra, que la fortuna y los acontecimientos de la post-guerra me brindaron."

No es que Ardenne no estuviera familiarizado con el uranio. Como Vadim Gorelik escribió en un artículo para la Neue Zeiten, "Durante la Segunda Guerra Mundial, Ardenne dirigió la construcción de un ciclotrón y una centrifugadora de uranio que podría haber creado los materiales para una bomba nuclear alemana." Pero Alemania perdió la guerra, y ahora Ardenne, con su laboratorio evacuado a Rusia, trabajó en Sukhumi (hoy Abjasia) en la separación de isótopos y tenía a su cargo a más de 100 personas.

La obra de Ardenne fue un éxito, y fue condecorado con el Premio Stalin en 1947, y luego de nuevo en 1953 con el Premio Stalin de Primera Clase.

En 1955, regresó a Alemania Oriental. Talentoso e indomable, en las Ardenas vivió 42 años más, haciendo importantes investigaciones en la física y la medicina.

Héroe del Trabajo Socialista

Ardenne no fue el único destacado científico alemán ‘invitado’ a trabajar para el programa nuclear Soviético. Allí estuvo también el físico Gustav Hertz, quien ganó el Premio Nobel; el físico químico Max Volmer, que más tarde se dirigió a la Academia de Ciencias de Alemania del Este; Max Steenbeck, que fue pionero en el desarrollo de las súper críticas centrifugadoras; y muchos otros (unos 300 en total).

Nikolaus Riehl posiblemente tuvo la más interesante suerte de todos ellos. Este físico nació en el zarista San Petersburgo, en 1901, se trasladó a Alemania en la década de 1920, y 20 años más tarde fue obligado a regresar. Sus colegas Soviéticos lo llamaban "Nikolái Vasílievich," a causa de sus raíces rusas.

Vladimir Gubarev, recuerda: "Ambos, los servicios secretos estadounidenses y soviético persiguieron a Riehl después de la guerra… los soviéticos tuvieron la suerte – y trabajó en la URSS". En la fábrica Elektrostal (Región de Moscú) Riehl, junto con otros científicos, logró crear el metal de uranio necesario para la fabricación de una bomba. Por ello fue galardonado con el título de "Héroe del Trabajo Socialista" – el único científico alemán que logró alcanzar tal honor.

"A Nikolas Riehl le encantaba usar su medalla y mostrarla en todo momento posible", escribió Gubarev. "Todo el dinero que recibió se lo dio a los alemanes prisioneros de guerra que trabajan en Elektrostal, y ellos lo recordaron siempre, incluso, décadas más tarde, como sus memorias dan fe."

En 1949, la URSS tenía su propia bomba nuclear, y en la década de 1950, después de que el trabajo de los científicos alemanes se completó, la mayoría partió hacia Alemania Oriental. Algunos, como Riehl, incluso se las arreglaron para después desertar a Alemania Occidental, dejando atrás el capítulo socialista de sus vidas.

Con la Guerra Fría en desarrollo, los proyectos nucleares rivales no fueron el único caso en que la URSS y los Estados Unidos se desafían entre sí. Hubo muchos otros proyectos que fueron motivo o se abonaron con esa rivalidad.

Russia Beyond: From Hitler to Stalin: The secret story how German scientists helped built the Soviet A-bomb

Archivado en: Biografías
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Paquetes de billetes de la Segunda Guerra Mundial en descomposición, escondidos en caso de que la invasión alemana ocurriera, se han descubierto bajo el piso de una antigua tienda británica de ropa.

Decoradores de tiendas encontraron el dinero en efectivo en el sitio que fue la tienda de ropa Bradley Gowns – hoy una recreación al aire libre de la tienda en la sureña ciudad inglesa de Brighton.

El dinero en billetes de £1 y £5 suma alrededor de 30.000 libras esterlinas de la época, que en la actualidad equivale a más de 1 millón de libras esterlinas.

Bradley Gown tenían entre su clientela a una serie de famosos, incluyendo a los miembros de la familia real y Winston Churchill.

La sucursal de Brighton fue abierta a partir de 1936 y funcionó hasta el año 1973 y gran parte del dinero se remonta a la década de 1940, con el distintivo diseño en azul que lo identifica como moneda de emergencia emitida por el Banco de Inglaterra, en los comienzos de la década.

Todo el dinero estaba cubierto de tierra y escombros cuando fue sacada de debajo de las tablas del suelo y está ahora en posesión de la Policía de Sussex para su custodia.

Howard Bradley – la única sobreviviente heredera de la familia que manejó la cadena de tiendas – dijo a The Brighton Argus que creía que fue escondido en el caso de que las fuerzas alemanas montaran una exitosa campaña en suelo británico.

"Después de Dunkerque todo se veía bastante sombrío", dijo a la prensa local.

"La casa de la familia en Londres fue bombardeada. Los bancos fueron bombardeados. Mi abuela, incluso tuvo que ser rescatada de debajo de una pila de escombros después que un "doodlebug" (un cohete alemán) cayó en la casa donde ella estaba.

"La gente en el continente fue ingeniando su manera de salir de Austria, de Francia. Puede que ellos hayan pensado que tendrían que comprar su salida, tal vez fue parte de un plan de escape."

Mientras que la tienda de Brighton sobrevivió a la guerra, los bombardeos alemanes causaron que algunos de los edificios de la compañía – incluyendo una planta de fabricación de sombreros en la capital – fueran destruidos.

La empresa de la familia es en la actualidad "Bradley’s Quality Dry Cleaning" dedicada al servicio de Limpieza en Seco, que es dirigida por el Señor Bradley en Milton Keynes al norte de Londres.

YahooNews: Decaying WWII cash fortune found under clothes shop

Archivado en: Biografías
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Por Anne Mah – Lo llamaron la "épuration sauvage", la purga salvaje, porque fue espontánea y no oficial. Pero, sí, fue salvaje, demasiado salvaje. En las semanas y meses que siguieron al desembarco del 6 de junio de 1944, las tropas Aliadas y la resistencia se lanzaron a través de Francia liberando pueblos y aldeas, y desatando una avalancha de euforia colectiva, alivio y esperanza. Y, a continuación, comenzaron los castigos.

Las víctimas estaban entre los miembros más vulnerables de la comunidad: las mujeres. Acusadas de "colaboración horizontal" — durmiendo con el enemigo — ellas fueron atacadas por paramilitares y humilladas públicamente. Sus cabezas fueron rapadas, fueron desnudadas, cubiertas con alquitrán, y así desfilaron a través de pueblos donde fueron insultadas, apedreadas, pateadas, golpeadas, escupidas y a veces incluso asesinadas.

Una fotografía de la época muestra a una mujer de pie en un pueblo como dos hombres deteniéndola a la fuerza por sus muñecas; un tercer hombre agarra un mechón de su cabello rubio, su tijera preparada para cortarlo. Así como los castigados eran casi siempre mujeres, sus ejecutores eran generalmente hombres, que actuaron sin ningún mandato legal o por autoridad otorgada por un tribunal. A pesar de que algunos eran leales miembros de la resistencia, otros incursionaron en el juego colaboracionista y estaban ansiosos por limpiar sus registros antes de que la multitud se volviera contra ellos, también.

Alrededor de 6.000 personas fueron asesinadas durante la "épuration sauvage" — sin embargo, la intensa, cruel, ferocidad pública del movimiento no se enfocó en los serios crímenes colaboracionistas. En su lugar, se centró en las mujeres acusadas de asociación con el enemigo.

Cuando empecé a investigar una novela sobre Francia durante la Segunda Guerra Mundial, yo estaba esperando encontrar los horrores que tuvieron lugar durante los oscuros años de la Ocupación Alemana. En lugar de eso, me sorprendió descubrir que, para miles de mujeres, la Liberación marcó el comienzo de una diferente pesadilla. Al menos 20.000 mujeres francesas se sabe que fueron rapadas durante la purga salvaje que se produjo en oleadas entre 1944 y 1945 — y el historiador Anthony Beevor cree que la cifra real puede ser superior.

La sospecha y el castigo a las mujeres después de la segunda Guerra Mundial es parte de un ciclo de represión y sexismo que se inició mucho antes del Día-D y continúa hoy en día en el debate alrededor del movimiento #MeToo. Comienza con un suceso terrible, entonces, le echan la culpa a las mujeres, entonces  son agresivamente atacadas y, finalmente, la agresión es olvidada. En los 74 años desde el desembarco en Normandía, la barbarie de la "épuration sauvage" — la violencia contra las mujeres — a menudo se ha pasado por alto. Mientras aprendía más acerca de esas mujeres, sus historias y las imágenes me perseguían, me obligaron a escribir sobre ellas. El resultado es mi novela, "The Lost Vintage", que cuenta con un personaje que es acusada de colaboración horizontal.

Algunas mujeres habían, de hecho, dormido con soldados alemanes. Algunas eran prostitutas. Pero algunas fueron violadas. Algunas fueron el blanco de venganzas personales, incriminadas y acusadas falsamente. Algunas sólo tuvieron un breve contacto con sus ocupantes, como fue el caso de una fabricante de coronas fúnebres de Toulouse. Un día, ella estaba trabajando en casa junto a una ventana abierta cuando un soldado alemán que se paseaba por el lugar comenzó a hablar con ella. Toda su conversación tuvo lugar en la ventana — él nunca entró en su casa. Después de la Liberación, un testigo recuerda, una turba fue a buscarla, la desnudaron y le cortaron el pelo, la arrastraron a través de la ciudad con su hija adolescente aturdida y asustada detrás.

La mayoría de las castigadas eran mujeres solas — solteras, viudas o mujeres casadas cuyos maridos eran prisioneros de guerra. Para las madres solteras, dormir con un alemán era a veces la única manera de obtener alimentos para sus niños hambrientos.

No sólo sucedió eso en Francia. Otros países de la Europa ocupada, incluyendo Bélgica, Italia, los Países Bajos y Noruega, fueron testigos de actos similares, aunque en menor escala. Los historiadores estiman que cientos de miles de mujeres fueron utilizadas como esclavas sexuales por el ejército Japonés; en 1993, el secretario jefe del Gabinete de Japón reconoció formalmente el "ambiente coercitivo" y pidió disculpas, pero este pedazo de la historia sigue siendo controvertido hasta este día. Después de la guerra, muchas de estas "mujeres de solaz" murieron como resultado de lo que habían pasado, algunas se suicidaron, y muchas de las que sobrevivieron escondieron su trauma por el resto de sus vidas.

El reconocimiento de estas mujeres ahora es un paso importante en el reconocimiento de la larga historia de desigualdad de género. Con poca capacidad para defenderse a sí mismas — sin tribunales, sin jurados — el cabello de las mujeres se convirtió en el público objetivo de una humillada nación, un conveniente chivo expiatorio para desquitarse, menospreciar y descartar, todo en un intento de lavar la vergüenza de la derrota y la sumisión.

Es el momento de preguntar por qué estas mujeres pagaron el precio por los pecados de los hombres. Es hora de reconocer que esas mujeres también habían sido víctimas de acoso y agresión sexual. Es el momento de eliminar su historia de las sombras, y compartirla en un esfuerzo para detener el ciclo que continúa. Les pasó a ellas, también.

Ann Mah es la autora del libro "The Lost Vintage", que será puesto a la venta el 19 de junio.

Time: This Picture Tells a Tragic Story of What Happened to Women After D-Day

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Dos motocicletas especiales de la Segunda Guerra Mundial de la Colección Den Hartogh serán puestas en venta en Bonhams como parte de un lote grande de 49 a finales de este mes.

Una Harley-Davidson de 1943 de 750cc WLA y una 1947 Motocicleta Guzzi con motor de 498 cc Super Alce Military estarán a la venta en su actual condición ligeramente roja.

La Harley fue fabricada de acuerdo a las especificaciones del Ejército de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Unas 90.000 de esas motos fueron fabricadas hasta el final de la guerra, 30.000 de las cuales terminaron en la Unión Soviética, como parte del programa de Préstamos y Arriendos.

La Moto Guzzi fue producida por el Real Ejército Italiano. A día de hoy, se cree que sólo unos 35 ejemplares han sobrevivido al tiempo.

"El Museo de Colección Den Hartogh es conocido en todo el mundo, y al igual que la extensa colección de automóviles y vehículos comerciales que guardan, las motocicletas han sido cuidadosamente seleccionadas para incluir muchas interesantes marcas y modelos", dijo James Stensel, Bonham ejecutivo a cargo de las motocicletas.

"Son ofrecidas completamente, sin reservas, esta es una gran oportunidad para los aficionados y coleccionistas para ofertar en la subasta".

Visor Down: Special WWII Harley and Guzzi under the Bonhams hammer

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Por Abdullahi Elmi Shurie-  En 1938 una carrera de autos tuvo lugar en las calles de Mogadiscio, la cual tuvo gran eco también en Italia. La competencia fue destacada por la más importante revista deportiva de la época "Il Littoriale". El gobernador Francesco Saverio Caroselli fue el primero en iniciar el "Circuito de Mogadiscio".

La carrera de autos fue seguida por muchas miles de personas y se inició en el "Corso Vittorio Emanuele" (actual "Viale Somalia") de la capital de Somalia, donde estuvo la largada de la carrera y los principales pits para los autos.

En las calles de Mogadiscio hubo muchos somalíes que disfrutaron con entusiasmo la primera carrera de autos realizada en su país.

La carrera de autos fue similar (aunque de menor importancia) a las que se realizaban en otras colonias italianas: el Circuito de Asmara en la Eritrea Italiana y el Grand Prix Mundial de Trípoli en la italiana Libia. El "Circuito de Mogadiscio" se repitió en 1939, pero la edición de 1940 no se realizó debido al comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

El Littoriale escribió: La carrera se desarrolló sin incidentes y se registraron los siguientes resultados: El Batalla de "Alfa Romeo 1750", fue el ganador de la categoría Sport con 111 km/h, mientras que Lombardi ganó la "Categoría de 1500cc" y Ciccotti ganó la Categoría Turismo con el "Lancia Di Lambda".

La categoría más importante fue dominada por el Alfa Romeo 1750, un auto de carreras construido bajo la supervisión de Enzo Ferrari que ganó en muchos otros circuitos (como lo hizo en la Navidad de 1938 en el circuito de Asmara).

Según Gianluca Gabrielli hubo 7 escuderías (2 para la población nativa) y la revista "Corriere della Somalia", informó que en 1938, más de 10.000 espectadores disfrutaron de las dos series de carreras (autos y motos).

Las carreras de automóviles, también fueron promovidas por el gobierno italiano para aumentar la imagen de Italia (dentro de las poblaciones coloniales y en el mundo) como un país tecnológicamente avanzado, estando a la vanguardia de la industria mecánica.

De hecho, en 1938 Mogadiscio fue la segunda ciudad industrial – después de Asmara en la Zona Oriental Italiana de África.

El triángulo Mogadiscio-Genale-Villabruzzi era la zona más desarrollada de la colonia italiana, con una de las mayores concentraciones de vehículos (por habitante) en toda África: casi 3.000 vehículos en 1939.

Después de la Segunda Guerra Mundial el "Circuito Mogadiscio" sólo fue realizado con carreras de motos y fue llamado "Gran Premio Motociclistico della Somalia" (Moto GP de Somalia). Se celebró desde 1950 hasta 1954, cuando el gobierno italiano obtuvo el "Fideicomiso de Somalia" de la ONU conocido como A. F. I. S. Amministrazione Fiduciaria Italiana de Somalia.  La carrera se llevó a cabo en las calles la costa de Mogadiscio, cerca del puerto y en el "Lungomare Corni", y fue de varios kilómetros de longitud. El capitán (más tarde General del Cuerpo de Ejército), Attilio Di Nunzio ganó la categoría de 500cc, de 1950 a 1952 con su Guzzi hecha a mano.

Esas competiciones fueron protagonistas en las revistas italianas de deportes, incluyendo el "Corriere delle Sport", "Sport illustrated" y en las revistas especializadas en el motociclismo.

Di Nunzio ganó la carrera de la categoría de 500cc, en un circuito de 2 kilómetros a ser cubierto por 30 vueltas.

Él prevaleció, como el único militar, dentro de un grupo de civiles todos inscritos en el Motoclub de Mogadiscio.

"La audacia de las competiciones civiles – escribió un cronista de la época – sufrió un revés debido a que el ganador era un soldado". La moto había sido construida con piezas de Guzzi, Norton, BSA, recogidas aquí y allá, en Mogadiscio.

Mareeg: The Circuito de Mogadiscio, el Grand Prix in an African City

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

La Segunda Guerra Mundial vio la creación, el despliegue y el uso de algunas de las armas más poderosas hasta entonces fabricadas. Desde enormes acorazados armados con cañones que nunca podrán ser iguales en poder al de la bomba atómica, pero ciertamente estas armas fueron construidas para causar conmoción y pavor causando una destrucción como antes nunca había sido vista. Las legendarias "bombas terremoto" o "bombas sísmicas" británicas, fueron algunas de esas invenciones.

Barnes Wallis fue un graduado en ingeniería de la Universidad de Londres y tenía una mente increíblemente creativa. Bien conocido por su famosa bomba "Dambuster" de rebote, Wallis fue una parte integral de los programas de la maquinaria de guerra británica y aliada, produciendo mejoras en los aviones y en el diseño de municiones. Él saltó a la fama al diseñar el concepto de la bomba terremoto en los primeros años de la Guerra.

Estas bombas surgieron de la necesidad de golpear objetivos "endurecidos" — estructuras reforzadas diseñadas para soportar los más intensos bombardeos — y complejos subterráneos. Antes de la implementación de la bomba terremoto, estos objetivos eran, en teoría, impenetrables.

Wallis asumió esa inexpugnabilidad como un desafío personal.

En aquel momento, el bombardeo de área fue el método predominante empleado por las fuerzas Aliadas para golpear los objetivos alemanes en el espacio del Teatro de Guerra Europeo. Grandes oleadas de bombarderos dejaban caer cientos, si no miles, de bombas, con la esperanza de que al menos un par de ellas llegara al blanco y lo destruyera. Esto fue muy poco para destruir o incluso causar daño a objetivos muy reforzados.

En su lugar, la hipótesis de Wallis fue que la forma ideal para destruir esas estructuras e instalaciones militares era precisamente, el ataque concentrado con un pequeño número de extremadamente potentes municiones.

La velocidad y el impulso sería el método de penetración de la nueva bomba. Muy pesada y construida con una carcasa blindada y aletas de guía, una vez que era lanzada desde su bombardero, la munición podría alcanzar cerca de velocidades supersónicas cuando se dirigía a gran velocidad hacia el suelo. Esta fuerza sería más que suficiente para perforar y atravesar las capas de hormigón utilizado por los ingenieros militares alemanes para proteger sus instalaciones.

Después de perforar a través del techo de su objetivo, la bomba sísmica penetraría tanto como el impulso le permitiera. Sólo entonces detonaría, dando a quien estaba dentro o en las cercanías, una visión de un verdadero infierno. Las tripulaciones de vuelo que lanzaron esas bombas informaron de que, al principio, parecía como si la bomba simplemente perforaba un agujero en el objetivo. Pero en cuestión de segundos, todo el objetivo parecía que se hundía como cayendo dentro de un sumidero.

Cuando la bomba sísmica detonaba en las profundidades de su destino, las ondas de choque de la gigantesca cabeza explosiva no sólo destruía todo el blanco sino que desestabilizaba todas las estructuras cercanas, agitando y moviendo la tierra debajo de ellas, con la consecuente destrucción y el colapso de sus cimientos. Pronto, surgió un nuevo término para llamar a estas armas — "la destructora de bunkers."

La Real Fuerza Aérea envió dos tipos de bombas sísmicas durante el curso de la Segunda Guerra Mundial — la "Tallboy" y la "Grand Slam". Ambas fueron utilizadas contra las bases de submarinos, las fábricas, y los búnkeres subterráneos alemanes con gran efecto. La Aviación del Ejército de los EE.UU. la siguió, no mucho tiempo después, con similares bombas de su propio diseño. Las famosas "Tallboys" fueron utilizadas para deshabilitar y hundir al Tirpitz, hermano del legendario acorazado alemán Bismarck en 1944.

We Are The Mighty: These were the UK’s massive "earthquake bombs"

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

Esta poderosa motocicleta, que será puesta a la venta por la Royal Enfield próximo mes, ha sido inspirada en la "Flying Flea"  (Pulga Voladora), la legendaria moto de la Segunda Guerra Mundial producida por ese fabricante.

La Pulga Voladora, o para darle su verdadero nombre la RE/WD 125, fue la primera moto que fue lanzada en paracaídas detrás de las líneas enemigas. Era una poderosa con motor de 125cc de dos tiempos, que resultó ser casi indestructible. Era muy popular en las operaciones y jugó un papel vital en algunas de las grandes batallas de la guerra, incluyendo la del Día D y la batalla de Arnhem.

La moto fue fabricada originalmente por la Royal Enfield en instalaciones subterráneas secretas en una cantera en desuso en Westwood, Wiltshire, en Gran Bretaña, pero hoy en día está siendo construida en la moderna fábrica de Royal Enfield en Chennai, India.

Sólo 1.000 de las nuevas motos serán construidas y cada una tendrá el emblema oficial Pegasus en color marrón y azul del Regimiento de Paracaidistas, en el depósito de combustible, junto con un número de serie individual estampado. Será producida el color marrón o caqui del servicio o verde oliva y está cargada con multitud de accesorios y detalles de la época. Es un maravilloso viaje retro que rinde homenaje a una moto con un gran corazón.

The Guardian: Royal Enfield Classic 500 Pegasus preview: ‘The famous Flying Flea rides again’

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

MOSCÚ (AP) — el Presidente ruso Vladimir Putin y el Primer Ministro Japonés, Shinzo Abe, se reunieron en Moscú el sábado para conversar sobre temas que incluyen la resolución de un litigio sobre más de cuatro islas del Pacífico y, finalmente, la firma de un tratado de paz pendiente desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Abe ha estado presionando por una solución a seguir en la disputa que se centra en los cuatro más meridionales de las Islas Kuriles, que Japón llama los Territorios del Norte.

La Unión Soviética tomó las islas en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial. La controversia ha mantenido a los dos países sin concluir la firma de un tratado de paz formalmente que de por concluida las hostilidades de la Segunda Guerra Mundial,

Japón está tratando de implementar proyectos conjuntos de negocios en las Islas Kuriles como una manera de ganar impulso para resolver la controversia.

"Los Japoneses y los Rusos será capaz de cosechar los frutos del trabajo conjunto en las islas," dijo Abe. "Si colaboramos, podemos lograr grandes resultados que aporten un beneficio mutuo."

Putin dijo después de la reunión que una delegación de negocios japoneses visitarán las islas este año.

Tmpa Bay Times: Putin and Abe discuss Kuril Islands, WWII peace treaty

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios

El jueves, la ciudad alemana de Dresde extendió la orden de evacuación masiva suscitada por el descubrimiento de una bomba estallar de la Segunda Guerra Mundial, después que un error en la operación de desactivación provocó un incendio, dijo la policía.

"En el momento el nivel de peligro es muy alto y una evaluación de la situación es imposible," dijo a policía local en Twitter acerca del lugar de la bomba, cerca de la estación central de trenes de Dresde.

El fuego cerca de la bomba de 250 kg (550 libras) forzó a los servicios de seguridad a ampliar la evacuación de casi 9.000 personas, incluyendo a los residentes de los hogares de ancianos y de cuidado en un hospital.

La corroída bomba de aviación había sido descubierta durante los trabajos de construcción el martes en la capital del Estado de Sajonia, que fue duramente bombardeada por los aliados hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.

Un escuadrón de desactivación de bombas de la policía logró la explosión del detonador en la noche del miércoles, pero la operación incendió materiales que habían sido colocados cerca para ayudar a absorber las ondas expansivas de una potencialmente más grande detonación.

Nadie resultó herido durante la operación de desactivación en el acordonada zona.

La policía dijo que "la situación es difícil y nuestros especialistas sólo serán capaces de regresar una vez que el fuego se haya apagado y la zona se haya enfriado".

Algunos de los 25 vuelos dentro y fuera de Dresde fueron cancelados el miércoles cuando las autoridades cerraron el espacio aéreo cerca del lugar donde se encontró la bomba, y más vuelos fueron cancelados el jueves.

Más de 70 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, se encuentran bombas de manera regular en Alemania, una condición potencialmente mortal legado del intenso bombardeo Aliado de la campaña contra Alemania.

The Inquirer: 9,000 people evacuated after WWII bomb sparks fire in Germany

Archivado en: Sueltos
Este tema no tiene ningún comentario. Comentar o ver Comentarios