Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

General Mariscal Georgi Konstantinovich Zhukov

Georgi Konstantinovich Zhukov

Georgi Konstantinovich Zhukov, nació en Strelkoiva, al sur de Moscú, Provincia de Kaluga, en 1896.  Su familia campesina fue extremadamente pobre, como lo eran todos los campesinos de su época en las estepas rusas.  Todos vivían en una vieja casa con un solo dormitorio y dos ventanas, pero afortunadamente pudieron enviar a Georgi a la escuela del pueblo donde recibió su preparación básica.

A la edad de 10 años Georgi fue enviado a Moscú para buscar trabajo donde su tío, como aprendiz.  Su niñez la pasó trabajando 12 horas diarias y durmiendo en el piso de la fábrica.

La Gran Guerra de 1914 fue un respiro para Zhukov quien fue reclutado en 1915 al cumplir 19 años.  Fue asignado a la caballería.  Su habilidad le valió para que fuera escogido como oficial no comisionado en entrenamiento.   En sus memorias recuerda que el problema del ejercito zarista era que los oficiales y generales eran aristócratas incapaces de entender a la tropa de extracción campesina.

Fue condecorado por su bravura en batalla y fue herido en 1917 cuando la revolución bolchevique cambió al gobierno barriendo con todas las costumbres monárquicas.   Sus pobres antecedentes y falta de preparación hicieron que el cambio fuese poco traumático e ingresó al Partido Comunista.

Contrajo el tifus regreso a casa para reponerse de la enfermedad, regresando en 1918 al servicio activo, en el ya llamado Ejército Rojo.  Durante la revolución Zhukov demostró que por medio de la auto educación y autodeterminación podía ser un líder competente y así fue escalando posiciones en las jerarquías castrenses del nuevo ejército soviético.

En 1923 se convirtió en comandante de un regimiento de caballería.   Se ganó buena reputación por planificar cuidadosamente sus misiones con una disciplina de hierro y siendo muy estricto en sus actos.  Su potencial fue obvio para sus jefes así como su capacidad de mando siendo constantemente enviado a cursos de entrenamiento.

En 1930 se convirtió en Comandante de la 2ª Brigada de Caballería, participando constantemente en ejercicios con juegos de guerra y en maniobras a gran escala.  Escribió manuales y libros de texto sobre diversos temas militares.

Sentía especial predilección en experimentar maniobras con tanques, aunque en este aspecto, sus superiores discrepaban con él.

Stalin impuso brutales reformas para cambiar a un ejército, con un pasado de campesinos armados, a los nuevos tiempos de una Rusia industrializada.  Por otro lado, debido a la paranoia de Stalin ordenó purgar a unos 40 mil oficiales y Zhukov estaba en la lista, por esa razón siempre tenía listas se pertenencias para escapar apenas lo fueran a buscar.  Tres de los cinco Mariscales rusos fueron ejecutados, quedando sólo los dos políticamente manejables.

En Julio de 1939, cuando los japoneses invadieron China, fue enviado a Mongolia y eventualmente designado comandante del Primer Grupo de Ejércitos de Mongolia.  Este hecho probablemente le salvo la vida a Zhukov, e inmediatamente organizó las defensas y coordinó los ataques de la infantería con la artillería, blindados y aviones.  La URSS tenía un pacto con la República del Pueblo Mongol y por tanto era deber de la Unión Soviética el acudir en su defensa ante el ataque japonés.

Su desempeño en Mongolia fue excepcional, su primera batalla ganada fue la de Khalkan-Gol, en Julio y Agosto de 1939, cerca a Nomonhan.  Al finalizar la campaña se le dio el título de "Héroe de la Unión Soviética" a pesar de que, debido a su implacabilidad en la ejecución de sus planes militares, decenas de miles de soldados soviéticos perdieron la vida. Zhukov consideró que el alto costo en vidas era un subproducto natural de la guerra.

Japón decidió firmar un acuerdo de no-agresión con la Unión Soviética, quizá previendo lo que podría resultar, en el futuro, un enfrentamiento con el Ejército Rojo.

Zhukov fue enviado a Moscú para participar en los juegos de guerra preparatorios a la invasión de Polonia y habida cuenta del pacto secreto entre Stalin y Hitler de repartirse esa nación.  Zhukov fue puesto del lado del bando azul que representó al ejercito alemán en las maniobras y arrasó con sus oponentes del bando rojo.  Su habilidad y ambición impresionaron a Stalin siendo promovido a Jefe de Estado Mayor.

Trabajó 15 horas diarias preparándose para la inminente guerra con Alemania, pero se quedó escaso de materiales y con pocos oficiales experimentados.  No existían planes concretos para la defensa y menos para un posible contraataque, en concreto no existía una estructura sólida en las fuerzas armadas soviéticas.

Al ejecutarse Alemania la Operación Barbarossa, el desastre fu total. No había forma de detener la Blitzkrieg.  El 29 de Julio Zhukov sugirió replegarse desde Kiev para organizar la defensa.  Stalin furioso rechazó la propuesta y destituyó a Zhuvov poniendo al Mariscal Shaposnikov en su lugar.  Zhukov fue enviado a comandar una unidad en la retaguardia del frente norte y ordenado estabilizar el frente de Leningrado en Setiembre de 1941.

Al ver los resultados obtenidos por Zhukov en Leningrado le ordenó dirigirse a Moscú para organizar la defensa de la ciudad que estaba a punto de caer en manos alemanas.  La ciudad estaba a lista para colapsar fue auxiliada por el invierno tomó a las fuerzas alemanas al punto del agotamiento y sin recursos suficientes para afrontar el cruel y frígido clima.

Ante esta situación Zhukov ordena diversos ataques para hacer retroceder a las fuerza alemanas.  Stalin presionaba para realizar un ataque masivo, pero Zhukov replicó no estar preparados y que era necesario esperar para acumular un número suficiente de fuerzas.  Pronto llegaría la ayuda de Estados Unidos y la producción de armamento soviético sería suficiente para lograr un contundente golpe a las fuerzas alemanas.  Para mantener en alto la moral de las tropas, todo vestigio de marcas norteamericanas eran borradas de los equipos llegados de América.

Finalmente logró reunir 88 divisiones de infantería, 15 de caballería y 1500 tanques en un frente de 350 Kms.  Moscú estaba salvada y el ejército alemán, sin recursos, en retirada.

Stalin envió al ya nombrado Mariscal Zhukov a Stalingrado para salvar a la ciudad que estaba en inminente peligro, totalmente rodeada por las fuerzas del Eje.  Zhukov pidió la colaboración del general Voronov un experto en artillería, mientras Stalin forzaba a los aliados a abrir un segundo frente que aliviara la presión alemana en el este.

Finalmente, las fuerzas de Zhukov extremadamente bien equipadas pudieron cercar al 6º Ejército de Paulus y derrotarlo al quedarse totalmente sin abastecimeintos ni posibilidades de aprovisionamiento.

Zhokov fue enviado a Moscú para planificar la derrota total del ejército alemán y la toma de Berlín.  Para el asalto final, Stalin puso a competir por la captura de Berlín a dos oficiales que no se tenían mucha simpatía, Zhukov por un lado y Koniev por el otro.  Stalin le ordenó a Zhukov a ganar la carrera a las fuerzas aliadas, porque políticamente era de extremada importancia para el futuro de la Unión Soviética.   Zhukov entendió el mensaje político y cumplió a cabalidad su misión.  El General Weilding comandante de la defensa de Berlín rendía sus fuerzas el 2 de Mayo de 1945.

La capitulación de Alemania fue la corona para la carrera militar de Zhukov.  Al regresar a Moscú Stalin insistió en que montara un caballo blanco para marchar al frente de las tropas en el desfile de la victoria.

Cuando la euforia de la victoria pasó, Stalin vio en Zhukov un rival al que había que sacar de escena ordenándole misiones intrascendentes lejos de Moscú.  Al igual que antes de las batallas victoriosas, siempre mantuvo sus maletas listas para escapar, cuando llegara el momento y le tocaran la puerta.

Al morir Stalin, Kruschev lo nombró Ministro de Defensa, cargo en el que se mantuvo hasta 1967, cuando se retiró.  Muchos dicen que se convirtió en una persona arrogante y con falta de tacto para manejar el ministerio a su cargo.  Rehabilitado nuevamente en 1965 para el aniversario de la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

Vivió el resto de su vida en la sombra lamentando que no se le reconociera como el gran general que fue.  Quizá olvidó que también fue brutal e inmisericorde con sus soldados, que en el fondo eran humildes campesinos como lo fue él.  En el recuerdo de muchos estaban los infames escuadrones que mantenía detrás del frente ruso para impedir cualquier intento de retirada, deserción o debilidad frente al enemigo.  También recuerdan muchos los batallones de castigo que cumplían las mas atroces misiones donde sólo milagros permitían salvar la vida.

Georgi Zhukov, murió en 1974 y fue sepultado con todos los honores militares en la Plaza Roja.


LIBRO

From Moscow to Berlin: Marshall Zhukov's Greatest Battles (War & Warriors Ser.) por Georgi K. Zhukov.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 25 enero/2001