Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Josip Broz Tito

Josip Broz Tito

Josip Broz, nació el 7 de mayo de 1892 en Kumrovec, Croacia (entonces parte del Imperio Austro-Húngaro), fue hijo de madre eslovena y padre croata.

Tito sirvió como suboficial en el Ejército austriaco durante la Primera Guerra Mundial donde fue herido y finalmente hecho prisionero por los rusos.  Participó en la revolución de Octubre donde se convirtió al bolchevismo en 1917.  Al terminar la guerra mundial regresó a Croacia, que para entonces era el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, que más tarde se llamaría Yugoslavia.  En Yugoslavia fundó el ilegal Partido Comunista Croata, que más que un partido político era un grupo insignificante de conspiradores.

Tras estar en prisión (1928-1934) y adoptar el apodo de Tito, viajó a Moscú para participar en la Internacional Comunista, llamado Komintern y más tarde Kominform.  Desde París trabajó en la organización de las Brigadas Internacionales que apoyaron a los comunistas durante la Guerra Civil española.

En 1937 la Komintern envió a Tito de regreso a Yugoslavia con el propósito de reorganizar el Partido Comunista yugoslavo siguiendo los lineamientos de Moscú.  Su primera meta fue luchar para abolir la dominación serbia sobre los pueblos yugoslavos.

Cuando Alemania invade a Yugoslavia en 1941, Tito organiza el movimiento partisano, en el que se integraron los distintos pueblos yugoslavos, para resistir a los alemanes y a sus aliados fascistas croatas, llamados Ustaches.  Josip fue un abanderado de la resistencia a la ocupación, pero tenía el propósito final de servir a su revolución comunista.  Su lucha partisana tenía como objetivo principal la lucha contra los alemanes, pero el secundario era la lucha contra la monarquía.  Los métodos utilizados para combatir a la corona no tenían límites, pues el asesinato en masa no era precisamente un evento ocasional.  Stalin dijo de él: "Tito es un tipo listo. No se anda con rodeos cuando tiene que deshacerse de sus enemigos."   Lo acompañaba Milovan Djilas un hombre muy cercano a Broz que sirvió como mensajero confidencial en varios viajes a Moscú.

Los partisanos yugoslavos estuvieron tan bien organizados y entrenados que mantuvieron ocupadas a 30 divisiones alemanas durante el conflicto desde 1941 hasta 1945.   Los alemanes ofrecieron una recompensa de 100 mil marcos por su cabeza, tal era la importancia del líder guerrillero.  Mientras tanto, el General Mihailovich también organizó a un grupo de guerrilleros serbios llamados Chetniks.  Pero al final, los partisanos de Tito combatieron a los alemanes, a los Ustaches y a los Chetniks también.

En 1942 formó un consejo antifascista dominado por los comunistas, esto empeoró su relación con los Chetniks, que propugnaba la restauración de la monarquía existente antes de la guerra.  Tras fallidos intentos de reconciliar a los dos grupos rivales, los aliados dieron su apoyo a Tito en 1944.

A finales de 1945 los alemanes fueron derrotados y el país, fue puesto por los aliados bajo el control de Tito. Finalmente estableció un régimen dictatorial de partido único, sin consultar la voluntad popular.  Josip se auto nombró Mariscal.

Inicialmente sus relaciones con la URSS fueron buenas, pero cuando el dirigente soviético criticó algunas de sus acciones, Tito optó por desligarse de la línea oficial comunista representada por el stalinismo.   Por eso, el Partido Comunista yugoslavo fue expulsado de la Kominform en 1948.   Esta medida obligó a Tito a efectuar varias purgas de dirigentes leales a Stalin y tomó el control total del partido.

Sus hombres de confianza, Edvard Kardelj y Milovan Djilas, resucitaron el humanismo marxista que preconizaba la autogestión de los trabajadores y recomendaron reformas económicas liberales, y una leve descentralización del partido y del poder gubernamental.

En 1955 volvió a acercarse a Moscú, hecho que le permitió realzar su jerarquía de líder, pero mantuvo la línea de su política original lo que disgustaba sobre manera al Kremlin.  La URSS esperaba una estrecha relación, pero subyugada, mientras que Tito aspiraba a una total independencia.  Esto trajo como consecuencia la "rebeldía" por imitación, de los países de Europa Oriental que se encontraban tras la Cortina de Hierro, incluyendo a China y Albania, producto de la influencia de Tito.

En la década de 1960 Tito se unió a los líderes de países africanos y asiáticos para promover el concepto de no-alineamiento o la independencia del Tercer Mundo frente a los líderes mundiales la Unión Soviética y a Estados Unidos.

Después de gobernar a Yugoslavia durante 35 años, Tito murió el 4 de mayo de 1980 en Ljubljana tras una prolongada enfermedad.  Fue enterrado en Belgrado.


LIBRO

Shadows on the Mountain: The Allies, the Resistance, and the Rivalries that Doomed WWII Yugoslavia 1st Edition


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 08 abril/2001