Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Harry Williamson ("Tate")

Harry Williamson (Tate)

"Harry Williamson" o más conocido como "Tate", nació como Wulf Dietrich Christian Schmidt, el 7 de diciembre de 1911, en el pueblo de Apenrade, hoy Åbenrå en Dinamarca, un área que fue parte del Reino de Prusia desde la Segunda Guerra Prusiana de 1854 y después pasó a formar parte del Imperio Alemán.  

La región de Apenrade regresó a Dinamarca en 1919 gracias al doble plebiscito de Schleswig-Holstein, a pesar que la primera votación le dio a los que deseaban que Apenrade siguiera perteneciendo a Prusia el 55.1% de los votos (2,725), contra 44.9% (2,224) de los que deseaban regresar bajo la soberanía de Dinamarca.  Después de la segunda votación y bajo presión de los vencedores de la Gran Guerra Apenrade pertenece a Dinamarca y lleva el nombre original de Åbenrå.

El padre de Wulf fue William Schmidt de ascendencia alemana, abogado de profesión y Notario Real.   Su madre fue Helena Bruhn, de ascendencia danesa y finas maneras.   Helena murió ocho años después del nacimiento de Wulf y por tanto fue criado por su padre con la rígida disciplina prusiana.

Habiendo pasado un tiempo en la granja de sus abuelos maternos, Wulf se acostumbró a la vida campesina, pero no fue lo que él esperaba cuando su padre lo mando a trabajar en una granja donde se sentía nada menos que un esclavo.   Su padre entonces lo envió a una escuela de caballería en Eutin donde aprendió a montar y manejar caballos de tiro.

El 31 de octubre de 1931, Wulf fue llamado al servicio militar.   Sus documentos lo describen de 1,66m de estatura, de pelo oscuro, ojos azules y delgado, un aspecto que era contrario al de sus hermanos y por tanto no muy del agrado de su padre.   En la escuela militar tuvo que ocultar el ser zurdo, condición que no era admisible en el ejército danés, pero se las arregló para pasar desapercibido a base de entrenar su brazo derecho.   Sin embargo eso fue causa de su poca destreza en el manejo del sable y el rifle con bayoneta, aunque demostró ser un buen jinete.

Su padre decidió que Wulf no podría emular al abuelo paterno del joven, quien fue teniente de los Húsares de Dinamarca y por esa razón lo retiró de la escuela militar.   Para entonces, su hermano Kai, favorito de su padre, estaba haciendo una brillante carrera en la Luftwaffe.

Wulf fue enviado a estudiar maquinaria agrícola en Zeesen al sur de Berlín, pero dos días después se enteró que estaban buscando jinetes para llevar caballos a Argentina, prometiendo que trabajaría para un danés que tenía una granja en ese país.   Estuvo trabajando a gusto hasta 1936 cuando enfermó y decidió regresar a Europa para estudiar agronomía en Berlín.

Un día mientras visitaba la granja de su abuela se enteró que la Compagnie Afrikanische Fruscht de Hamburgo estaba buscando personal para una plantación bananera en Camerún, teniendo como requisito el afiliarse al Partido Nacionalsocialista Danés.   En este trabajo estuvo hasta 1938 cuando se enteró que nuevamente su anterior empleador buscaba personal para llevar caballos a Argentina.   Debido a la enorme emigración de judíos de Alemania a otros países las visas fueron canceladas.   Sin posibilidad de encontrar trabajo participó en manifestaciones nacionalsocialistas en Dinamarca y poco después decidió regresar a Camerún en enero de 1939.

Al estallar la guerra la vida se complicó en Camerún y decidió regresar a Hamburgo manteniendo el trabajo con su empleador, hasta que su cuenta bancaria, por ser extranjera, había sido congelada por le gobierno.   Wulf conoció a un tal Dr. Scholtz quien le ofreció conseguirle un empleo en base a su experiencia en Argentina y Camerún.   Días después Scholtz le comunicó que una empresa de Copenhague estaba interesada en sus servicios y que le mandaría a Inglaterra con todos los gastos pagados.   Al regresar debía informar todo lo que pudiera conocer sobre la situación de la vida diaria en Gran Bretaña, sobre todo la moral de la población y la alimentación.   Pero después de la ocupación de Dinamarca por Alemania el viaje se canceló.   Sin embargo la situación política de Dinamarca en poco cambió puesto que seguía teniendo cierta autonomía.   Scholtz presentó a Wulf a un tal Dr. Werner probablemente de la Abwehr en Hamburgo, quien le pidió que investigara a las empresas danesas que tuvieran algún vínculo con británicos.

La misión de Wulf fue un total fracaso pues no logró obtener ningún informe de interés para la Abwehr.   Entonces Scholtz le ofreció un trabajo de mayor envergadura, esta vez, viajando a Gran Bretaña previo entrenamiento en paracaidismo y técnicas de espionaje incluyendo comunicaciones y armas.   Los informes debían ser más extensos incluyendo movimientos de tropas, industria de armamentos, alimentos, movimientos de barcos y aviones.   Todos esos informes debían ser transmitidos por radio.   Wulf formaría parte de la Operación Lena, con el nombre en clave "Leonhard", junto con el danés Gösta Caroli, quien partió primero rumbo a Inglaterra.

Siendo nativamente de habla germánica, el inglés de Wulf aunque bastante bueno resultaba muy gutural y fácilmente identificable, pero Wulf confiaba en que la tan anunciada invasión se realizaría poco después de su llegada a Inglaterra y por tanto esa inconveniencia podría sortearla fácilmente durante un corto tiempo.

En la noche del 19 de septiembre 1940, el capitán Karl Gartenfeld de la Luftwaffe, despegó de Bruselas en un bombardero mediano Heinkel 111, especialmente pintado de negro para una misión nocturna.   Wulf Schmidt estaba provisto de una nueva identidad que lo identificaba como Harry Williamson.   Para mala suerte de Schmidt, Gösta Caroli, fue capturado por los británicos y sin poder resistir los interrogatorios de la policía británica, entre otras cosas, delató a Schmidt.   Cuando Schmidt descendió cerca a la base del 218º Escuadrón de Bombarderos en Oakington, la policía de Willingham, cerca a Cambridge, lo estaba esperando.

Schmidt no estaba bien preparado para soportar un interrogatorio, no conocía bien la moneda, ni cómo funcionaban los cupones de racionamiento que llevaba, ni estaba familiarizado con las costumbres de la zona.   De hecho los cupones de racionamiento y la tarjeta británica de identidad no fueron llenadas siguiendo las normas británicas, además de no ser unas buenas copias de los documentos oficiales.   Alegó ser un refugiado, describió "los destructivos bombardeos a las ciudades británicas, el caos y la falta de alimentos" que la propaganda difundía, pero en esas condiciones sólo pudo resistir los interrogatorios de los agentes del MI5 durante 13 días.

Abrumado por las evidencias en su contra se rindió.   Los agentes del MI5 se dieron cuenta que Schmidt podía ser fácilmente inducido a operar como doble agente y les costó muy poco convencerlo, especialmente porque pendía sobre él una sentencia de muerte por espionaje.   A partir de entonces, Wulf Schmidt utilizó el adoptado nombre Harry Williamson, que él mismo escogió y escribió en su documento de identidad y tarjeta de racionamiento y el MI5 le asignó el número de agente 3725 y le puso el nombre clave "Tate".

Recobró el radio que había enterrado y el 13 de octubre de 1940, avisó a Hamburgo que se había instalado en Barnet, aunque en realidad estaba en Radlett, una tanto más al noroeste, vigilado por su controlador del MI5.   Durante los siguientes 5 años "Tate" envió más de 1000 informes entre verdaderos (para despistar a la Abwehr) y falsos a sus controladores en Hamburgo.

Al finalizar la guerra "Tate" permaneció en Inglaterra y trabajó como fotógrafo para el Watford Observer y después en una agencia exportadora, como agente de exportación.   Durante años ocultó su verdadera identidad hasta que en los años de 1990 le fue descubierta una deuda de impuestos y su pasado salió a la luz pública.   Se encontraba casado con una inglesa y tenía una hija, pero su pasado le ocasionó el divorcio.

Según sus familiares "Tate" murió de cáncer.

Muchas de la historias que han aparecido sobre "Tate" están llenas de inconsistencias y faltas de referencias confirmadas amén de incorrecciones que hacen dudar de su veracidad.   Sin embargo, sí es cierto que "Tate" fue uno de los varios agentes dobles (además de Garbo, Trycycle y Zig-Zag) que transmitieron información falsa a los alemanes, información que de algún modo ayudó al éxito de la invasión de Europa por las fuerzas aliadas.


BibliografŪa

Agent TATE: The Wartime Story of Harry Williamson [Hardcover] por Tommy Jonason (Author), Simon Olsson (Author)


Ver detalles en Amazon UK

Ver detalles en Amazon Internacional
Publicado: 04 abril/2012