Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Teniente General Tadamichi Kuribayashi

Tadamichi Kuribayashi

Tadamichi Kuribayashi, nació el 7 de julio de 1891, en el Distrito de Hanishina, Prefectura de Nagano, Japón.   Su padre perteneció a una familia samurai de clase baja.   Aunque en su juventud aspiraba a ser periodista fue persuadido por sus profesores para ingresar en el Ejército Imperial.

Terminó sus estudios en la Escuela Secundaria de Nagano en 1911 e ingresó a la Academia Imperial del Ejercito, graduándose en 1914 con el puesto número 26 de su promoción.   Se especializó en la rama de caballería y como teniente fue a estudiar a la Escuela de Caballería del Ejército en 1918.

En 1923 se graduó en el Colegio de Guerra del Ejército con una buena hoja de servicios, recibiendo el sable de capitán de manos del Emperador Taisho.   Contrajo matrimonio con Yoshii el 8 de diciembre de ese mismo año.   Ambos tuvieron tres hijos, dos mujeres, Taro y Yoko y un varón, Takako.

En 1928 fue nombrado agregado militar en la Embajada de Japón en Washington.   Durante dos años viajó por todo los Estados Unidos haciendo investigaciones y evaluando las capacidades militares e industriales del país.   Estudio en la Universidad de Harvard.   Al regresar a Tokio en 1931, fue ascendido al rango de Mayor y nombrado Agregado Militar en Canadá.   En 1933 fue promovido al rango de Teniente Coronel.

En 1936 fue nombrado Comandante del 7 Regimiento de Caballería, cargo que ocupó hasta 1937 cuando fue ascendido a Coronel y nombrado Jefe de la Sección de Administración de Caballería en el Ministerio de Guerra.   Debido a sus dotes poéticas, mientras estuvo asignado al Estado Mayor General del Ejercito en Tokio escribió los versos de varias canciones militares.   En 1940 fue ascendido a Mayor General y puesto al mando de la 2 Brigada de caballería primero, y luego de la 1 Brigada de Caballería.

En 1941 para la invasión de Hong Kong, le ordenaron a Kuribayashi asumir el cargo de Jefe de Estado Mayor del 23 Ejército comandado por el General Takashi Sakai, Entre 1941 y 1943 fue Jefe de Estado Mayor del 23 Ejército en China.   En 1943 fue ascendido a Teniente General y lo pusieron al mando de la 2da División de la Guardia Imperial, que era una unidad de reserva en entrenamiento.   El 27 de mayo de 1944 fue nombrado comandante de la 109 División del Ejército en las islas Bonin y dos semanas después recibió la orden del Primer Ministro Hideki Tojo de defender la isla de Iwo Jima.   En vísperas de su partida le otorgaron el honor de entrevistarse personalmente con el Emperador.

En Iwo Jima, Kuribayashi comandó a una fuerza de 21.000 hombres, sin apoyo naval ni aéreo, para enfrentarse a la fuerza de invasión de Estados Unidos con más de 110.000 efectivos de Infantería de Marina, la armada y la aviación, y contando con amplio apoyo de la artillería naval y de cobertura y bombardeo aéreo.  Antes de la batalla, Kuribayashi envió numerosas cartas a su esposa, que hoy son documentos históricos, que reflejan los sentimientos y pensamientos de los defensores de Iwo Jima.

Kuribayashi sabía que sin posibilidades de reabastecimientos, ni refuerzos, menos apoyo aéreo y naval, no era posible defender con éxito la pequeña isla de Iwo Jima ante una fuerza infinitamente mayor.   Sin embargo, como la captura de la isla le daba a Estados Unidos la posibilidad de establecer la base aérea que tanto necesitaban para atacar directamente al Japón, la misión de Kuribayashi era inflingir las mayores pérdidas posibles al enemigo y retrasar en lo posible la captura de la isla.   La determinación en la defensa de la pequeña isla de Iwo Jima, sería una lección para lo que le esperaba a Estados Unidos, si osaba invadir las islas metropolitanas japonesas.   Dos días antes de la invasión, el 17 de marzo de 1945, Kuribayashi fue ascendido a General.

En preparación para la invasión, Kuribayashi decidió realizar la defensa subterránea ordenando cavar túneles y cavernas para ocultar las posiciones.  Prohibió explícitamente las cargas banzai, exigió seguir estrictamente las órdenes, aunque al comenzar la batalla, por inexperiencia, sus fuerzas abrieron fuego antes de lo previsto.   Instruyó a sus hombres para que, antes de morir, mataran cuando menos a 10 enemigos.   En vez de la carga banzai ordenó las cargas "silenciosas" que confundió a los estadounidenses que esperaban lo mismo que ocurrió en otras islas con las cargas tradicionales y que Kuribayashi consideraba un desperdicio de vidas y recursos.

Se ignora cómo murió Tadamichi Kuribayashi, pero se cree que es muy probable que despojándose de su uniforme, para no ser reconocido por su rango, peleó como cualquier soldado hasta el final.   El número de bajas en ambas partes fue parejo y por tanto fue la batalla más costosa de la guerra en el Pacífico para Estados Unidos.

Yoshii Kuribayashi tenía 40 años cuando su esposo murió en Iwo Jima a la edad de 53 años y a partir de entonces tuvo que criar sola a sus hijos.  Nunca fue encontrado el cuerpo de Kuribayashi y los heridos capturados sólo dieron versiones contradictorias sobre su destino.   Se descarta que se haya suicidado realizado la ceremonia del "seppuku" como correspondía a los samurais, porque no fracasó en la defensa de Iwo Jima, sino que cumplió a cabalidad con las órdenes recibidas y el objetivo que se había trazado.

Junto al General Kuribayashi murió su amigo el Coronel Takeichi Nishi, comandante de la 26 División de Tanques, quien también conocía muy bien a Estados Unidos y hablaba perfecto inglés.   Participó en los Juegos Olímpicos de Los Angeles en 1932 donde ganó la medalla de oro en competencias ecuestres.   Su familia estaba emparentada con la familia imperial y el ostentaba el título de barón.   En las Olimpiadas el Barón Nishi fue una figura muy popular.   Tuvo una conversación pública con el actor Spencer Tracy y la actriz Mary Pickford que fue ampliamente publicitada en Los Angeles Times.

Cincuenta años más tarde, después de la Batalla de Iwo Jima, la esposa de Kuribayashi y la primogénita del Coronel Nishi asistieron a una ceremonia en Iwo Jima con motivo de la conmemoración de la épica batalla.   Asistieron también representantes de Estados Unidos, pero para las familias japonesas aistentes no había la menor duda que los estadounidenses la convertirían en un desfile festejando la victoria.   Los miembros de la asociación de familiares de los japoneses caídos en Iwo Jima, recomendaron que debían retirarse si eso sucedía.   En prevención de esa situación, el Ministro de Relaciones Exteriores, Yohei Kono, comunicó a Richard Mackey, Comandante de las Fuerzas del Pacífico de EEUU, su esperanza de que la ceremonia no se convirtiera en un evento indecoroso.

Durante la ceremonia, la viuda del General Kuribayashi, de casi 100 años de edad, leyó el panegírico, con una casi inaudible voz, pero que opacó los pomposos discursos de los militares estadounidenses:

"Quiero expresar mi más sincera gratitud a todos los involucrados en esta conmemoración por el 50 aniversario de los caídos, tanto japoneses como estadounidenses, en la Batalla de Iwo Jima.
Mirando en retrospectiva, todos y cada uno de esos hombres fueron héroes.   Se dice que esa batalla fue la mayor batalla de la Segunda Guerra Mundial, pero cuando pensamos en cuán trágica fue la lucha y lo que deben haber sufrido, no nos queda nada, sino lágrimas.
Creo, que la preciada paz que tenemos hoy día, fue construida para nosotros por aquellos que se sacrificaron de manera tan desinteresada.
A las almas de nuestros seres queridos que partieron, que descansen en paz.
Estas son mis palabras de panegírico en este día del recuerdo.
Ruego por la felicidad de todos."


LIBRO

Alliance Adrift por Yoichi Funabashi


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 24 Agosto/2009