Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Antonio de Oliveira Salazar

Antonio de Oliveira Salazar

Antonio de Oliveira Salazar, nació el 28 de abril de 1889, en Vimieyru, población ubicada a 70km al norte de Lisboa.   Fue hijo de un administrador de hacienda en Santa Comba Dão.  Se educó en el Seminario de Viseu y en la Universidad de Coimbra.   Se graduó en leyes en 1914 y se convirtió en un profesor especializado en economía trabajando en la misma universidad.

En 1921, ayudó a formar y fue miembro del movimiento católico anti-republicano "Centro Académico de la Democracia Cristiana" y fue elegido para ocupar un escaño en el Parlamento, pero renunció después de tres días y una sola sesión parlamentaria, regresando entonces a la Universidad de Coimbra para continuar ejerciendo la docencia.

En mayo de 1926, después de que el ejército derrocó al gobierno parlamentario de Portugal, a Salazar le ofrecieron el cargo de Ministro de Finanzas, pero no logró que le aceptaran sus métodos en el ejercicio del cargo y después de 13 días en el puesto renunció.

En 1928 el Presidente, General António Óscar de Fragoso Carmona, le ofreció el Ministerio de Hacienda con un control total sobre los ingresos y gastos del Gobierno, y esta vez Salazar aceptó.  Siendo un hombre muy seguro de sí mismo, al asumir el cargo dijo: "Sé lo que quiero y adonde voy".   Como Ministro de Hacienda, revertió la tradición del centenario déficit fiscal y logró balancear el presupuesto y obtener excedentes presupuestarios con los que pagó la deuda pública y hacer inversiones en una serie de planes de desarrollo.

Salazar, quien nunca pensó en ser un político, comenzó así una carrera espectacular en el gobierno.   Primero apoyó a la Iglesia Católica, a los agricultores y a la clase media.   Fundó el partido Alianza Nacional donde tuvo una inobjetable y total autoridad.

Salazar adquirió poder político y Carmona lo nombró Primer Ministro el 05 de julio de 1932 y se convirtió así en el "hombre fuerte" de Portugal.  Elaboró una nueva Constitución que reorganizó el sistema político de Portugal junto con una línea de gobierno claramente autoritaria, pese a la abstención del 40% en el referéndum aprobatorio de la nueva Carta Magna.  La gestión de Salazar estuvo fuertemente influenciada por la Iglesia Católica, el Papado, y el nacionalismo.  Instauró un nuevo sistema de gobierno en Portugal que el llamó el "Estado Novo".   Bajo su gobierno, la Asamblea Nacional estaba compuesta exclusivamente por partidarios del Gobierno, y Salazar tuvo la libertad para elegir a sus propios ministros, cuyo trabajo supervisó estrechamente.  Así se redujeron las libertades políticas en Portugal.   Creó el PIDE, una policía represiva con un eficiente Servicio de Inteligencia para la protección del Estado, que reprimió a los opositores utilizando a los llamados "bufos" que recibían dinero y otros beneficios para tener el control de la población, mientras su atención la concentró en la recuperación económica.

Debido a las crisis ocasionadas por la Guerra Civil en España y la Segunda Guerra Mundial, además de mantener el cargo de Primer Ministro, Salazar sirvió como Ministro de Guerra (1936-1944) y Ministro de Relaciones Exteriores (1936-1947).  Durante su gestión supo mantener relaciones con los Aliados y los países del Eje, aunque demostró tener simpatías por el gobierno de Berlín a quien proporcionaba vitales materias primas enviándolas a través de España y Francia o en buques portugueses a la costa francesa.   Para perjudicar a Alemania, los Aliados incrementaron las compras de esas materias primas para que subieran los precios y Portugal obtuvo productos manufacturados a precios más reducidos que los que ofrecía Alemania.   Es decir Salazar sabía cómo sacar provecho para el beneficio del país en medio de la guerra mundial.   Internamente, si bien Salazar ejerció un gobierno totalitario, no cometió abusos que lo pudieran comparar con otros regímenes dictatoriales.

Las potencias aliadas no simpatizaban con Salazar por su estrecha relación con el Nacionalsocialismo alemán y por ser contrario a las "tradiciones políticas occidentales", más bien copió métodos de gobierno tomados de los políticos de la antigua Grecia y además creía firmemente en que debían participar en el gobierno todos aquellos que se dedicaban a actividades de interés público.   Con ese tipo de personas formó equipos de trabajo y estableció lo que en Portugal se llamó la "gerencia corporativa".

Salazar fue muy amigo de Francisco Franco y oficialmente reconoció al gobierno nacionalista de España en 1938, pero mantuvo a Portugal neutral durante la Segunda Guerra Mundial, suscribiendo el Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en 1949.

Después de la Segunda Guerra Mundial, reconstruyó los ferrocarriles, el transporte automotor y la marina mercante y creó una línea aérea nacional.  Planificó la electrificación de todo el país, y desarrolló las escuelas rurales.  Sin embargo, insistió Salazar en el mantenimiento de las colonias portuguesas en África, decisión muy difícil de sostener en un momento en el que fueron desmantelados los demás imperios coloniales europeos en África.   En la política interna de posguerra y para adecuarse a los nuevos tiempos, moderó su gestión creando el Movimiento de Unidad Democrática (MUD).

Después de 40 años en el gobierno y como gestor de la bonanza económica de Portugal, en septiembre de 1968, durante una sesión de gabinete, Salazar sufrió un ataque al cerebro, cayó literalmente de la silla donde estaba sentado.  Fue reemplazado interinamente por Marcello Caetano, un cambio que Salazar dijo que nunca debió haberse hecho.  Finalmente una embolia cerebral lo hizo caer en coma y entonces fue despojado de todos sus cargos públicos.   Murió dos años más tarde a la edad de 81 años.  Antonio de Oliveira Salazar vivió una vida austera, huyendo de la publicidad, rara vez hizo apariciones públicas y nunca viajó fuera de Portugal.

En el año 2007, RTP la más grande cadena de televisión de Portugal, hizo una encuesta para elegir al personaje de todos los tiempos en Portugal.   Ganó Antonio de Oliveira Salazar con el 41% de los votos.   Es cierto que no se trató de un referéndum nacional en el que habrían participado 9 millones de votantes, sino de una simple encuesta en la que 200.000 personas votaron a favor de Salazar.   ¿Nostalgia por el "Estado Novo"? Quién sabe, sin embargo es significativo el reconocimiento a este hombre, que si bien es recordado en la historia como un dictador, lo que hizo por Portugal no tiene parangón en la historia de ese país.


Bibliografía

Amazon US
Amazon España
Amazon UK


Publicado: 16 agosto/2012 - Actualizado: 13 abril/2013