Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

General Mariscal de Campo Friedrich Paulus

friedrich Paulus

Friedrich Paulus, nació en Breitenau-Gershagen, distrito de Melsugen, en la provincia de Hessen-Nassau, Alemania, el 23 de setiembre de 1890 a las 21:30.  Su padre fue Ernst Paulus un cajero del Instituto Correccional y su madre Bertha Nettelbeck, hija del director de la Correccional. 

Al terminar la secundaria en el Wilhelms-Gymnasium de Kessel, trató de ingresar en la Armada Imperial pero fue rechazado por no pertenecer a la nobleza.  Optó entonces por estudiar derecho en la Universidad de Marburg, pero se retiró una vez que el Ejército Alemán comenzó a expandirse en 1910, flexibilizando el estatus social de los cadetes.  Su carrera en las armas la inició en la Academia Militar de Essen.

Unos años después se recibía como teniente y fue entonces cuando conoció a la que sería su esposa, Elena Constance Rosetti-Solescu, descendientes de reyes y parientes de príncipes rumanos.  Los dos hermanos de Elena, Efren y Constantin servían en el mismo regimiento que Paulus y fue por su intermedio que se conocieron.  El teniente Paulus se casa con Elena Constance el 4 de julio de 1912 y tienen su primera hija en 1914, el año en que Paulus prestó servicio durante la Primera Guerra Mundial.  Luego nacieron Ernst y Friedrich.  Durante la Gran Guerra, sirvió como teniente ayudante del 3º Batallón de su Regimiento de Infantería, que formaba parte de la 28ª División de Infantería, en el 14º Cuerpo del 7º Ejército.

Paulus debió dejar el regimiento por enfermedad y al recuperarse fue incorporado al 2º Regimiento de Cazadores Prusianos, que pertenecía al Alpenkorps que casi tenía el tamaño de una división y que se especializó en combate en las montañas y como fuerza de choque.  Permaneció en ese regimiento por el resto de la guerra.  No tuvo mando de unidades en combate durante el conflicto.

Cuando llegó el Armisticio, Paulus tenía el grado de capitán y sólo había sido honrado con la Cruz de Hierro en primera y segunda clases, por su participación en diferentes frentes.  Después de la guerra se mantuvo en el pequeño ejército de 100 mil hombres que le permitía a Alemania el Tratado de Versalles.  Sirvió como comandante de una compañía de fusileros del 13º Regimiento de Infantería en Stuttgart.  En ese mismo regimiento, el comandante de una compañía de ametralladoras era Erwin Rommel.  Paulus pasó mucho más tiempo en trabajos de oficina, que con las tropas en el campo.

El hecho que no ejerciera el mando de tropas, era debido a que desde ya estaba claro que Paulus no tenía aptitudes para el mando.  En un ejercicio donde estuvo comandando un regimiento, el Estado Mayor reportó que el oficial Paulus carecía de condiciones para tomar decisiones.  Un informe sobre sus aptitudes personales, decía que era "un típico oficial de la vieja escuela. Alto, de buena apariencia, pero exageradamente acicalado.   Modesto, tal vez demasiado, amigable, con maneras extremadamente corteses y buen camarada, preocupado en demasía por no ofender a nadie.   Excepcionalmente talentoso e interesado en materias militares, meticuloso en su trabajo de escritorio, con una gran pasión por los juegos de guerra y en la formulación de planes de batalla en los mapas y la mesa de arena.  En ellos, despliega considerable talento, considerando largamente cada decisión y analizándola cuidadosamente antes de formular las órdenes pertinentes."

En 1929 era profesor de tácticas en una división en Sttutgart.  En 1930 su carrera lo llevó a involucrarse con las fuerzas mecanizadas.   En 1931 es comandante y en 1934, con el grado de teniente coronel comandó una unidad acorazada.  Al año siguiente, con el grado de coronel, fue Jefe de Estado Mayor en el Cuartel General Panzer en Berlín, ocupando el cargo que tuvo Heinz Guderian.  Se adaptó muy bien a las nuevas ideas relacionadas con las fuerzas móviles.  No era un ferviente nacionalsocialista, ni le importaba mucho la formación del partido o su llegada al poder.

El ascenso de Paulus continuó.  Siendo general de brigada, en 1939 fue Jefe de Estado Mayor del 1º Cuerpo Panzer.  Asciende a Mayor General y recibe el cargo de Jefe de Estado Mayor del 10º Ejército en Leipzig, poco antes del ataque a Polonia.  Su comandante de ejército era el General Walther von Reichenau, un oficial ambicioso y muy capaz en el campo de batalla.  Ambos se complementaban porque Reichenau detestaba el trabajo de escritorio y prefería estar en el campo con sus tropas.  En ese  tiempo, el 10º Ejército fue renombrado 6º Ejército, ganándose una gran reputación en poco tiempo.

El 6º participó en Polonia barriendo fácilmente a los polacos. Fueron transferidos al Oeste, para la gran ofensiva contra los Países Bajos y Francia.   Al comienzo fue fácil, hasta que encontraron la resistencia de los británicos en el río Dyle.  A partir de ese momento hubo alguna oposición para hacer retroceder a los Aliados hasta Dunkerque.  Paulus estuvo presente cuando Reichenau y el Rey Leopoldo de Bélgica firmaron los términos de la rendición de Bélgica el 28 de Mayo de 1940.

Luego de la capitulación de Francia, el 6º Ejército no vio más acción y Paulus fue designado Jefe de Estado Mayor Encargado y Jefe de Operaciones del Oberkommando des Heeres (OKH) que dirigía todas las operaciones del ejército alemán.  Eventualmente el OKH se mudó cerca a Berlín, al ser cancelada la invasión a Gran Bretaña.

Paulus recibió la orden de preparar los planes de invasión de Rusia impresionando a Halder, Jefe de Estado Mayor de Hitler, por su meticulosidad y agudeza intelectual.   Durante todo el invierno Paulus y su Estado Mayor, trabajaron en la preparación de la Operación Barbarossa.

En 1941 fue inspector en un tour que lo llevó por África en una visita al cuartel general de Erwin Rommel.  Paulus trata de inducir a Rommel a que lleve a la práctica una campaña más defensiva debido a la escasez de suministros.

Cuando la ofensiva en el Frente del Este se detuvo, la carrera de Paulus dio un vuelco.   Rundstedt renunció y Reichenau tomó el mando. Reichenau solicitó que Paulus tomara el mando del 6º Ejército en vez de designar a alguno de los más experimentados comandantes del Frente del Este.   Hitler y Halder estuvieron de acuerdo y el 5 de Enero, el hombre sin experiencia de mando de tropas en combate, recibió el mando del 6º Ejército con una fuerza de más de un cuarto de millón de hombres.  Fue una decisión desafortunada y apresurada.  El mismo día que Paulus se ponía al mando del 6º Ejército, Reichenau sufría un ataque cardiaco y tomaba el mando el Mariscal de campo von Bock.

La situación era mala en el frente y Paulus delineó un plan defensivo.  Al realizar un ataque a Kharkov, Bock consideró que la ofensiva de Paulus fue débil y con falta de decisión, solicitando que fuera reemplazado.  Fue enviado el Mayor-General Arthur Schmidt que hasta el final del 6º Ejército fue el Jefe de Estado Mayor de Paulus.

A final de cuentas, Kharkov fue retenida y quienes sufrieron enormes bajas fueron los soviéticos.  Paulus recibió la Cruz de Caballero y gran publicidad en Alemania.  En esos días, Ernst, hijo de Paulus, que era oficial inferior en el cuerpo Panzer, fue herido en Kharkov y repatriado a Alemania por el resto de la guerra.  El otro de sus hijos, Friedrich murió en la Batalla de Anzio, en Italia, en febrero de 1944.

El 28 de Junio de 1942 desde Berlín se ordenó el ataque a Stalingrado. El 6º era el ejército más grande en el frente del este, 5 cuerpos de ejército, 14 divisiones, 2 de Infantería, 2 Panzer y una Motorizada.   El ataque al río Don tuvo éxito y fueron tomados 40 mil prisioneros.   Paulus contrajo disentería pero siguió cumpliendo sus funciones.   Paulus rodeó a Stalingrado y Stalin ordenaba la defensa de la ciudad prohibiendo la evacuación de civiles.  En Stalingrado Paulus comenzaba a percibir que la posibilidad de la captura de la ciudad se estaba alejando.   Los meses continuaban corriendo y Paulus se enfrentaba al "General Invierno" y a la decisión de Stalin de impedir la caída de Stalingrado a cualquier costo.  A pesar de su mala salud, rechazó ser evacuado a Berlín o ceder el puesto.

En pleno invierno, el 19 de Noviembre, los soviéticos lanzaron su Operación Uranus, aislando al 6º Ejército que no se replegó a tiempo debido a la reticencia de Paulus de cumplir las órdenes del Fuehrer al pie de la letra.  Para el 23 de Noviembre el 6º Ejército quedó completamente aislado, con una fuerza que se había incrementado a cerca de 300 mil hombres sumando a los rumanos que protegían los flancos y parte del Ejército Panzer de Hoth.

Hoth hizo varios intentos de romper el cerco, pero Paulus se negó a propiciar la ruptura con un repliegue en dirección a la punta de lanza de Hoth.   En enero, Paulus recibió un ultimátum de los rusos, pero Paulus rehusó rendirse.  La agonía del 6º Ejército duró tres semanas.  A finales de enero todo había concluido y Paulus se rinde ante el coronel Burmakov Jefe de la Brigada Motorizada de la Guardia.  Veinticuatro horas antes, Hitler nombró a Paulus Mariscal de Campo, quizás con la esperanza de que luchara hasta la última bala, o tal vez para premiar su fidelidad.

Paulus marchó al cautiverio, fue bien tratado, pero se negó a formar un movimiento en contra de Hitler.  Sin embargo se plegó a los complotadores de Julio de 1944 cuando el 8 de agosto de 1944 hace un llamamiento a las fuerzas alemanas para que se rebelen contra Hitler.  La esposa de Paulus fue presionada para que renunciara al apellido de su esposo, pero se negó, sin embargo nunca más se volvió a reunir con él.  Elena murió en 1949 sobreviviendo su hijo.  Paulus fue liberado en 1953, pero con la condición de que sólo podía residir en Alemania del Este, en Dresde.

Dos años después, el Mariscal de Campo Friedrich Paulus desarrolló distrofia muscular miotónica, una forma de esclerosis que le causó la muerte, en una clínica de Dresde, el 01 de Febrero de 1957


Publicado: 19 julio/2001