Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Príncipe Fuminaro Konoye

Fuminaro Konoye

Fuminaro Konoye, escrito también Konoe, nació en Tokio el 12 de octubre de 1891.  Fue el hijo mayor del Príncipe Atsumaro Konoye descendiente de la nobleza Fujiwara y por tanto nació con el título nobiliario de príncipe.

Muy joven, cuando apenas contaba con 25 años de edad, ingresó a la Cámara de los Pares y al año siguiente, en 1917, después de graduarse en la Universidad Imperial de Tokio, fue llamado al Ministerio de Asuntos Interiores por su protector, Kimmochi Saionji, ex Primer Ministro antimilitarista que lo llevó a la Conferencia de Paz de París en 1919.  Fue elegido Vicepresidente de la Cámara de los Pares en 1931 y dos años después asumía su presidencia.

Konoye fue un exitoso hombre de negocios y un político ambicioso, pero de tendencia moderada y personalidad muy diplomática.  Fue nombrado Primer Ministro del Imperio en 1937.  Trató de minimizar el poder de los militares en los asuntos de gobierno quienes demandaban políticas expansionistas en la política exterior del Japón, pero poco a poco fue influenciado por las ideas militaristas y expansionistas. 

Luego del incidente del Puente Marco Polo en julio de 1937, bajo la presión de la línea dura su Gabinete accedió a extender las operaciones en China y dejó en manos de los militares la conducción de la guerra en el continente, sin la supervisión del gobierno.

Promulgó la Ley Nacional de Movilización General que impulsó una acción nacionalista llamado Movilización General Nacional y Espiritual.  Sin embargo, dos años después todo su Gabinete renunció en bloque el 4 de enero de 1939, y el premierato fue asumido por Kiichiro Hiranuma.

Fue llamado nuevamente al premierato el 22 de julio de 1940 y formó un segundo Gabinete, pero el inicio de la guerra entre Alemania y la Unión Soviética llevó a la disolución del Gabinete de Konoye.   El Príncipe Konoye tuvo que formar un tercer nuevo Gabinete que se tuvo que enfrentar a nuevos retos internacionales.  En octubre de ese mismo año, las conversaciones entre Japón y Estados Unidos estaban estancadas; esa falta de progreso en las negociaciones con la potencia americana causó la renuncia de su Gabinete y del Ministro de Asuntos Exteriores, Yosuke Matsuoka.   Bajo fuerte presión militar, el Emperador Hiroito nombró al General Hideki Tojo como Primer Ministro.  Fuminaro Konoye se retiró de la actividad política.

Durante las etapas finales de la guerra en el Pacífico trabajó duramente para derrocar al Gabinete de Tojo instando al Emperador en febrero de 1945 a buscar una paz negociada, cosa que no logró.  Lideró una delegación que viajó a Moscú para negociar una posible paz con los aliados, pero Vyacheslav Molotov se rehusó a recibirlo.

Después de la guerra, Konoye fue llamado al Gabinete del Príncipe Higashikuni, para ocupar el cargo de Ministro de Estado sin cartera, pero ese Gabinete renunció y Konoye fue nombrado por el Emperador como asesor especial para la reorganización del Estado.

El 4 de octubre, Konoye actuando bajo su investidura de ministro en representación del Gabinete de Higashikuni, se entrevistó con MacArthur para indagar sobre las intenciones del Cuartel General Estadounidense.  En representación del Cuartel General estuvo su Jefe de Estado mayor, Sutherland y el Asesor Político, Atcheson.  Konoye dio su apreciación personal de las causas del militarismo en Japón y después le pidió a MacArthut su opinión sobre la organización del gobierno y demás asuntos relacionados con el nuevo gobierno.  MacArthur le dijo que la Constitución del Japón debía ser revisada y que debía incorporar los fundamentos de una democracia libre.  Con eso, el trabajo de Konoye para la reorganización del Estado dio un giro radical, pues hasta entonces, tal aspecto no había sido mencionado y no había pasado por la cabeza de Konoye.

La víspera del aniversario del ataque a Pearl Harbor, el 6 de diciembre de 1945, MacArthur emitió una orden de arresto contra Konoye acusándolo de crímenes de guerra.  En la mañana del 16 de diciembre de 1945, día de la acusación formal ante la corte militar del gobierno de ocupación, el Príncipe Konoye se suicidó ingiriendo veneno.


Publicado: 10 julio/2004