Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Mayor Erich Hartmann

Erich Hartmann

Erich Hartmann nació el 19 de Abril de 1922, en Weissach, cerca a Württemberg, Alemania, hijo del Doctor Alfred Erich Hartmann y su esposa Elisabeth Wilhelmine Machtholf.

Después de la Primera Guerra Mundial, el Dr. Hartmann dejó el ejército donde sirvió como médico y tuvo que conseguir trabajo en China para poder mantener a su familia, lo que logró con ayuda de un primo que era diplomático en ese país. Todo les fue bien, el Dr. Hartmann compró una isla en el río Xiang y construyó una casa donde vivieron tiempos felices hasta que estalló la guerra civil en China en el año 1928, cuando nacionalistas y comunistas llegaron a la conclusión que sólo era posible dirimir sus diferencias con las armas.   La familia Hartmann regresó a Alemania estableciéndose en Stuttgart.  

Entre los años 1928 y 1932, Erich estudió en el Volksschule en Weil im Schönbuch y en el Gymnasium en Böblingen entre 1932 y 1936.   Luego ingresó al Instituto de Política Nacional en Rottweil entre 1936 y 1937 y finalmente en el Gymnasium en Korntal entre 1937 y 1940.  

El padre de Erich quería que fuese médico como él, pero fue su hermano menor Alfred quien se convertiría en médico, después del conflicto donde sirvió como artillero de Stuka y fue hecho prisionero.

Elisabeth, la madre de Erich, fue una de las primeras mujeres piloto de planeadores y fue ella quien entusiasmó a Erich por la aviación enseñándole a pilotar un planeador en la Fledgling Luftwaffe cuando tenía 14 años.   Los Hartmann también eran dueños de una pequeño avión pero que tuvieron que venderlo debido a la grave crisis económica por la que pasaba Alemania en 1932.  Con el ascenso al poder del Nacionalsocialismo la aviación se constituyó en una de las actividades civiles apoyadas por el gobierno y así los Hartmann tuvieron las facilidades para fundar una escuela de vuelo en Weil im Schönbuch.  

En 1939, a los 17 años de edad, Erich obtuvo su licencia como piloto, lo que le permitía volar y ser instructor de planeadores en el Club de Planeadores de las Juventudes Hitlerianas.  Fue en Korntal, ese mismo año que Erich conoció a la que sería su esposa Ursula "Usch" Paetsch, de 15 años de edad.

El 01 de octubre de 1940, Erich ingresó al 10º Regimiento de Vuelo en Neukuhren en Prusia Oriental y en marzo de 1941 fue trasladado a la Luftkriegsschule 2 en Berlin-Gatow donde comenzó su entrenamiento en aviones caza realizando su primer vuelo en solitario, en apenas tres semanas.   Completó su entrenamiento en octubre de 1941, comenzando su preparación para vuelo avanzado en Lachen-Speyerdorf, el 01 de noviembre de ese año.   Terminó la instrucción avanzada el 31 de enero de 1942 y desde el 01 de marzo, hasta el 20 de agosto de ese año, fue entrenado volando el caza Messerschmitt Bf 109 en el Jagdfliegerschule 2 en Zerbst/Anhalt.   Fue ascendido a Teniente el 31 de marzo de 1942.

Durante el entrenamiento Hartmann se libró de morir.   Ocurrió que fue castigado por hacer un vuelo acrobático sin permiso en un Messerschmitt Bf 109 y su compañero de cuarto tomó su lugar en el avión asignado para un vuelo de práctica.   El avión sufrió un desperfecto al despegar y el piloto murió al estrellarse en la vía férrea de Hindenburg-Kattowitz.

Después de completar su entrenamiento en 17 tipos de aviones, Hartmann prestó servicio trasladando aviones Junkers Ju 87 Stuka al frente en Mariupol.   Su primer vuelo terminó en un accidente destruyendo la caseta de control debido a fallas en los frenos del avión.   Luego Hartmann fue asignado al ala de caza Jagdgeschwader 52 (JG 52) en el Frente del Este volando un Messerschmitt Bf 109G comandado por el Gruppenkommandeur Mayor Hubertus von Bonin y puesto bajo las órdenes del Oberfeldwebel Edmund "Paule" Roßmann.   Fue Roßmann quien entrenó a Hartmann en las tácticas de caza.

El 14 de octubre de 1942 Hartmann voló su primera misión de caza con Roßmann como su compañero de ala.   Ansioso por lograr su primer derribo Hartmann se separó de su compañero y se lanzó contra 10 cazas enemigos.   El primer intento por derribar uno de los aviones fue un fracaso y terminó agotando el combustible y estrellándose al aterrizar de emergencia.   En ese primer vuelo Hartmann violó todas las normas de seguridad y fue castigado por su comandante con tres días de trabajo junto a la tripulación de tierra.  Veintidós días después Hartmann obtuvo su primera victoria, un Shturmovik IL-2 del 7º Regimiento Aéreo de la Guardia de Ataque a Tierra, pero hasta el fin del año, apenas logró un sólo derribamiento más.

El Mayor Hubertus von Bonin puso a Hartmann bajo el mando del Oberfeldwebel Grislawski un experto en poner "en onda" a los pilotos bisoños.   En un vuelo de combate, Hartmann trató de dejar a Grislawski para ir detrás de un I-16.   El regaño que recibió Hartmann por radio no terminó hasta que regresaron a la base.  En tierra siguió Grislawski regañando a Hartmann y volviéndose a Paule Roßmann le dijo, "Esto es demasiado, mira los bebes que nos están mandando.   Mira su cara como la de un niño bonito." A partir de ese momento Grislawski llamó "Bubi" a Erich Hartmann y con ese apelativo se quedó.

"Bubi" Hartmann fue asignado para volar en pareja con el as Walter Krupinski.   El 25 de mayo logró derribar un LaGG-5 antes de chocar con otro avión soviético pero logrando controlar el avión y regresar a salvo.   Fue el 7 de julio de 1943, durante la Batalla de Kursk, que Hartmann logró apuntarse 7 derribamientos.   A comienzos de agosto su record sumaba 50 aviones enemigos derribados y a fin de ese mes la cuenta llegó a las 98 victorias.   Al mes siguiente fue nombrado Staffelkapitän del 9./JG 52.

A finales de agosto de 1943, Hartmann tenía 90 victorias, pero el 19 de agosto, en combate con aviones Il-2, su avión resultó dañado por restos desprendidos de un avión enemigo viéndose obligado a aterrizar tras las líneas enemigas.   De acuerdo a las ordenanzas, estaba tratando de destruir el reloj de precisión del avión cuando vio que se acercaban soldados soviéticos.   Viendo que era imposible escapar fingió estar con graves heridas internas.   Los soviéticos lo pusieron en una camilla y lo colocaron en un camión para llevarlo al comando de la unidad.   Esperó hasta llegar el momento adecuado para escapar.   Poco después un grupo de Stukas atacó a la columna soviética, Hartmann golpeó a soldado que lo custodiaba y saltó del camión en marcha.   Corrió a través de un campo de girasoles gigantes logrando evadir a los soldados cuando caía la noche.   En la oscuridad siguió a una patrulla soviética que se dirigía al frente.   Cerca de las líneas alemanas un centinela le dio la voz de alto y le disparó un tiro que le atravesó el pantalón.   Había algo de confusión pues los soviéticos se habían infiltrado hablando alemán, pero logró ser identificado por su jefe de mecánicos Heinz "Bimmel" Mertens, quien al enterarse tomó un rifle y salió en su búsqueda.   Finalmente todo se aclaró.

En octubre de 1943 "Bubi" Hartmann se apuntó otras 33 victorias sumando 148 aviones derribados y el 29 de ese mes fue condecorado con la Cruz de Caballero.   Al finalizar el año 1943, Hartmann tenía 159 victorias a su favor y en los 2 primeros meses de 1944 aumentó a su cuenta con otras 50 victorias.   El 2 de marzo de 1944 contaba con 202 derribos y el precio de 10.000 rublos por su cabeza para el piloto soviético que lo derribara.   No fue suficiente incentivo, por el contrario, apenas los pilotos soviéticos divisaban el tulipán negro pintado en la cubierta del motor de su avión desaparecían de la escena.   En la base del JG 52, aprovechando la circunstancia, solían asignarle el avión con los colores del tulipán negro, o como lo llamaban los soviéticos "Diablo Negro", a los pilotos bisoños para protegerlos. 

El 21 de marzo, Hartmann anotó un derribo más que elevó la cuenta total del JG 52 a 3500 aviones soviéticos derribados en combate.   Sin embargo Hartmann comenzó a tener dificultades para aumentar su cuenta debido a que los pilotos soviéticos lo evadían.   Para revertir la situación dejó el avión pintado con el tulipán negro y voló con los colores normales de su unidad.   En dos meses aumentó en 50 el número de aviones derribados.

Erich "Bubi" Hartmann ya era una leyenda en el Frente del Este.   Sus propios superiores se asombraban por sus victorias ordenando que se hicieran verificaciones estrictas asignando un observador en cada vuelo para verificar los derribos.   En marzo de 1944 Erich Hartmann junto con Gerhard Barkhorn, Walter Krupinski y Johannes Wiese fueron convocados al Berghof en Berchtesgaden para entrevistarse con Hitler.   Hartmann, Krupinski y Wiese recibirían las Hojas de Roble para sus Cruces de Caballero mientras que Barkhorn recibiría las Espadas.   En el viaje en tren los cuatro pilotos se emborracharon al punto que no podían tenerse en pie cuando llegaron a Berchtesgarden.   Tuvieron que darles grandes cantidades de café para lograr la compostura cuando finalmente fueron recibidos por Hitler para la ceremonia de condecoración.

El 21 de mayo de 1944 Hartmann tuvo su primer encuentro con la aviación estadounidense cuando su escuadrilla operaba como cubierta de otra que estaba a la caza de los bombarderos B-17 en los cielos de Rumania.   Hartmann atacó a cuatro Mustang P-51 en Bucarest derribando a dos de ellos y los otros dos fueron derribados por sus compañeros.   El 01 de junio de 1944 Hartmann derribó a otros cuatro P-51 sobre los campos petrolíferos en Ploesti.   Ese mismo mes derribó a otros dos P-51 cuando se quedó sin municiones y luego sin gasolina, viéndose forzado a lanzarse en paracaídas.   El 17 de agosto de 1944 Hartmann se convirtió en el inobjetable as de la aviación alemana con 274 derribamientos desplazando del primer lugar a Gerhard Barkhorn.

El 23 de agosto de 1944 Erich "Bubi" Hartmann obtuvo cuatro victorias en tres misiones sumando 290 derribamientos y el 24 de agosto de 1944 derribó a 11 aviones enemigos en dos misiones alcanzando la marca de 301 victorias.   Ante tal proeza Hermann Göring decidió que Hartmann no volara más para evitar que su pérdida, de suceder, se convirtiera en una tragedia desmoralizadora para la Luftwaffe.   Hartmann no estaba dispuesto a aceptarlo y movió influencias para que la orden fuera retirada.

Ascendido a Capitán el 01 de setiembre de 1944, Hartmann fue nominado para recibir los Diamantes para su Cruz de Caballero y para ello fue citado a la Cueva del Lobo en Rastenburg, Prusia Oriental.   El hecho ocurrió después del atentado del 20 de Abril cuando existía la orden de que ningún oficial podía asistir al Cuartel General de Hitler para reunirse con el Führer sin antes dejar su arma de reglamento. Hartmann rehusó entregarla amenazando con rechazar la condecoración.   El ayudante de la Luftwaffe Oberst Nicolaus von Below le autorizó asistir armado a la ceremonia.   Hartmann tenía 22 años y fue el soldado más joven en recibir los Diamantes para la Cruz de Caballero.

Después de recibir la condecoración "Bubi" Hartmann pasó 10 días de franco y antes de partir, el General der Jagdflieger Adolf Galland le manifestó su interés para que fuera transferido al programa del nuevo caza Jet Messerchmitt Me-262.   Hartmann declinó la invitación y Galland le autorizó continuar en su unidad de caza.   Hartmann continuó su viaje de vacaciones contrayendo matrimonio con el amor de su vida Ursula "Usch" Paetsch.

El 14 de febrero de 1945 Hartmann fue puesto al mando del I./JG 53 hasta que fue reemplazado por Helmut Lipfert.   En marzo de 1945 su historial de victorias alcanzó los 336 derribamientos y nuevamente fue solicitado por el General Galland para volar el Jet Me 262.   Esta vez aceptó y asistió al programa de conversión dictado por Heinrich Bär.   Galland quería que Hartmann comandara el grupo JV 44 pero declinó la oferta para continuar con su grupo JG 52.   El 17 de abril de 1945 Hartmann obtuvo su victoria número 350 en Chrudim y el 08 de mayo de 1945 fue ascendido a Mayor.

Al final de la guerra desobedeció la orden de volar al sector ocupado por los británicos para rendirse, porque no podía aceptar el abandonar a sus compañeros del JG 52.   Su última misión fue de reconocimiento en Brno el 8 de mayo de 1945, cuando encontró a dos Yak-9 haciendo maniobras acrobáticas y se lanzó desde 3200 metros de altura sobre ellos.   Derribo al primero y cuando se disponía a liquidar al segundo observó la presencia de varios P-51, por lo que decidió retirarse a ras del suelo ocultándose en la humareda que había sobre Brno.

Al aterrizar supo que los soviéticos se encontraban cerca y el JG 52 recibió la orden de destruir todo el equipo incluyendo los aviones.   Era el último día de la guerra.   Hartmann decidió rendir su grupo de combate a las fuerzas de la 90ª División de Infantería de EEUU.   Sin embargo después de la captura todos los pilotos y personal de tierra del JG 52 fueron entregados a los soviéticos.

Inicialmente los soviéticos trataron de convencer a Hartmann de cooperar con ellos espiando a oficiales alemanes prisioneros.   Hartmann se negó y le dieron confinamiento solitario durante 10 días a pan y agua.  Los interrogatorios fueron muy severos tratando de obtener información sobre el Me 262, pero sobre todo con la intención de doblegarlo.   Fue amenazado con el secuestro y asesinato de su esposa.   Fue en una oportunidad golpeado con un bastón y Hartmann tomó la silla donde estaba sentado y la partió sobre la cabeza del guardia dejándolo inconsciente.   Fue encerrado en el calabozo. Hartmann se declaró en huelga de hambre, pero a los cuatro días, a viva fuerza, lo obligaron a alimentarse.   También intentaron hacerle un lavado de cerebro con adoctrinamiento comunista, pero fallaron y finalmente le ofrecieron asimilarlo a la Luftstreitkräfte der Nationalen Volksarmee (Fuerza Aérea de Alemania del Este), pero se rehusó.

Era evidente que los rusos necesitaban a Hartmann vivo, para sacarle provecho propagandístico, pero para ellos era demasiado y lo enjuiciaron con cargos por crímenes de guerra, entre ellos por haber destruido una fábrica de pan el 23 de mayo de 1943, el haber destruido 345 "valiosos" aviones soviéticos y haber asesinado a 780 civiles en Briansk.   Hartmann fue condenado a 25 años de trabajos forzados, pero se resistió a trabajar.   Sufrió confinamiento solitario.   Eso enardeció a sus compañeros prisioneros que se alzaron y lo liberaron.   Fue enviado al campo de Novocherkassk donde sufrió cinco meses de confinamiento solitario.   Luego fue enjuiciado nuevamente y fue enviado al campo en Diaterka en los Urales.

La madre de Hartmann le escribió a Stalin y Molotov tratando de lograr su libertad de su hijo, pero sin éxito.  Finalmente, en 1955, su esposa Ursula le envió una carta al canciller Konrad Adenauer para que intercediera por Erich.   Después de duras negociaciones entre la República Democrática Alemana y la República Federal de Alemania, como parte de un acuerdo comercial, fueron liberados 16.000 prisioneros de guerra entre los que se encontraba Erich Hartmann.   En 1955 entre los últimos prisioneros liberados Erich "Bubi" Hartmann regresó a Alemania Occidental donde se encontró con su esposa.   Hartmann nunca conoció a su hijo, que en 1948 a los tres años de edad falleció y después también se enteró de la muerte de su padre.

Durante la guerra Hartmann voló 1404 misiones de combate realizando 825 combates con 352 victorias.   Nunca fue derribado, ni obligado a saltar en paracaídas por causa del fuego enemigo.   Destruyó 200 aviones monomotores soviéticos de varios tipos, más de 80 P-39, 15 IL-2 y 10 bombarderos bimotores medianos.   Sólo perdió un compañero de ala, Günther Capito, quien solicitó volar con él pero que según el propio Hartmann no lo consideraba suficientemente experimentado en el avión Bf 109.   Capito tuvo que saltar en paracaídas al ser tocado durante un combate con aviones Airacobra P-39.

Luego de unos meses en la vida civil, Erich Hartmann fue admitido en la nueva Bundesluftwaffe.   Fue ascendido a Teniente Coronel el 12 de diciembre de 1960 y puesto al mando de la primera unidad de caza a propulsión a chorro, equipada inicialmente con aviones Canadair Sabres, versión canadiense del North American Aviation Sabre F-86 y después con cazas Lockheed F-104 Starfighters.   Recibió entrenamiento en Estados Unidos.   Obtuvo permiso para pintar sus aviones con los colores del tulipán negro usados por el JG 52 en el Frente del Este durante la guerra.   El 26 de julio de 1967 fue ascendido a Coronel.

Hartmann tuvo problemas con sus superiores cuando criticó la mala performance del F-104.   Las diferencias de opinión con sus superiores de la Bundesluftwaffe, por un avión como el F-104 que causó la muerte de 115 pilotos durante el entrenamiento, lo llevaron a renunciar en 1970.

Entre 1971 y 1974 trabajó como instructor de vuelo en Hangelar, cerca Bonn. Voló en un equipo acrobático con Adolf Galland.   En 1980 sufrió problemas pulmonares después de un resfrío que se convirtió en una angina, enfermedad que mató a su padre cuando contaba con 58 años de edad.   Se recuperó en 1983 y luego de pasar los exámenes médicos regresó para ocupar el puesto de instructor de vuelo.   El temor a sufrir una recaída lo hicieron volverse muy cauteloso y eso limitó sus actividades.

Residenciado en Stuttgart, Erich "Bubi" Hartmann falleció el 20 de setiembre de 1993 a la edad de 71 años en Weil im Schönbuch.

En 1997 el gobierno de Rusia exoneró a Hartmann de los cargos por crímenes de guerra, admitiendo que las acusaciones que le hicieron fueron falsas.


Bibliografía

- LIBRO: The Blond Knight of Germany por Trevor J Constable Raymond F Toliver (Author), Adolf Galland
Amazon
Ver detalles en Amazon


Publicado: 05 mayo/2009 - Actualizado 06 mayo/2013