Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Teniente Amedeo Guillet (Comandante Diablo)

Amedeo Guillet

Amedeo Guillet, nació el 7 de febrero de 1909 en Piacenza, Italia, en el seno de una familia de nobles savoyanos de Piemonte.   Su padre fue el Barón Alfredo Guillet, oficial del Regimiento de Carabinieri y su madre Franca.   Amedeo tuvo dos hermanos, Beppino y María.  Durante la Primera Guerra Mundial su padre y sus tíos Amedeo, General del Ejército y Ernesto, oficial de caballería, marcharon al frente.   Su padre fue herido en Podgora, pero en vez de aceptar regresar a casa como convaleciente para recuperarse, solicitó regresar al frente.   La predisposición para relacionarse con los caballos se hizo manifiesta en Amedeo desde los tres años cuando su entretenimiento favorito era montar un caballo blanco de juguete, del tamaño adecuado a su edad.

Amedeo ingresó a la Academia de Infantería y Caballería de Modena en 1928 y se graduó en 1931, comenzando así su carrera en el Esercito Italiano con el grado de Subteniente de Caballería en el Reggimento Cavallegeri di Monferrato, que estaba bajo el mando de su tío Ernesto.   Las cosas no fueron fáciles para Amedeo porque en vez de tratarlo con deferencia, su tío le aplicaba el reglamento con el máximo rigor.

Guillet fue un gran jinete, aptitud que lo llevó más tarde a comandar uno de los pocos destacamentos de caballería en la guerra en África Oriental.   Pero antes de la guerra fue llamado para integrar el equipo olímpico para participar en las Olimpiadas de Berlín de 1936 y un entrenamiento en Hungría.   Guiado por su espíritu aventurero, un año antes solicitó la ayuda de sus influyentes relaciones familiares para lograr que fuera enviado a servir con los Spahi de Libia y así poder participar en la inminente invasión de Etiopía.   En Zuara se dedica a conocer a la caballería libia y a aprender la cultura y lengua árabe.

Cuando se encontraba sirviendo en Libia, fue herido en la mano izquierda un 24 de diciembre durante una rebelión de tribus indígenas.   En 1936 participó en unos Juegos de Guerra comandando al "ejército rojo", mientras que el "ejercito azul" era comandado por Umberto el Príncipe de la Corona.   Sin ningún miramiento por su real oponente, Guillet le infligió una aplastante derrota, dando muestras de gran habilidad e iniciativa para el combate.   En julio de 1936 fue condecorado por el Mariscal Ítalo Balbo en Trípoli.

Regresa a Italia y poco después se compromete con Beatrice Gandolfo.   En febrero de 1937, participa con Beatrice en un desfile de disfraces costumbristas en honor del Príncipe Heredero Vittorio Emmanuele, asistiendo disfrazados al estilo medieval.   En marzo de ese año Guillet organiza en Trípoli la parte ecuestre de la ceremonia en que Mussolini se declara defensor del Islam.   En junio de 1937, por el aniversario de la fundación del Imperio, organiza en Roma el desfile de la Caballería Libia en Roma, ocasión en que conoce al General Frusci.

En ese período entre en vigor una normativa mediante el cual los oficiales italianos deben ser casados para poder acceder a los ascensos.   Amedeo decide no casarse y rompe el compromiso con Beatrice, para que no se pensara que lo hacía para ganarse los ascensos.   Sin embargo esperaba ganárselos por méritos en combate.

Tuvo una muy destacada actuación en Etiopía y luego aceptó la invitación del General Frusci para ser enviado como voluntario a España durante la Guerra Civil Española y servir como su Ayuda de Campo.   Después fue nombrado Comandante de la Compañía Arditi de la División Fiamme Nere antes de pasar a comandar un Tabor de Marroquíes.   Un Tabor es una agrupación, equivalente a un Batallón reducido, de 3 o 4 Goums (compañías), unidades creadas por los franceses en Marruecos.

Guillet participó destacadamente en la ocupación de Teruel y Santander, al mando de un escuadrón de carros blindados, haciéndose merecedor de la Estrella de Plata al Valor.   Después de servir en España fue regresado a Italia y nuevamente pidió su traslado a Libia donde sirvió en el Estado Mayor del General Ítalo Balbo.   La fuerte tendencia fascista del Ejército en Libia, no fue de su agrado y solicitó ser transferido a África Oriental para servir con Amedeo, Duque de Aosta.

El Duque de Aosta le dio el mando del Gruppo Bande Amhara, con 2500 hombres reclutados en todas las colonias italianas de África Oriental; contaba con 6 subtenientes italianos y suboficiales eritreos.   El grueso de la fuerza era de caballería, pero incluía también grupos de camellos, dromedarios e infantería yemenita.   Era por demás un gran honor para Guillet recibir el mando de una fuerza de esa envergadura siendo apenas un teniente.   A finales de 1940, Guillet se encontraba enfrentando a las fuerzas británicas en la carretera a Amba Alagi, en las proximidades de Cherù, con la orden de retrasar el avance de los británicos hacia el noroeste.

Hacia finales de enero de 1941, las fuerzas de Guillet se encontraban en Cherù cuando decidió atacar a las unidades blindadas británicas.   Tomados por sorpresa, la caballería hizo una carga contra los desprevenidos británicos, usando espadas, pistolas y granadas de mano.   Pasó la primera embestida sin bajas y regresó a la carga cuando los británicos, repuestos de la sorpresa se organizaron esperando el ataque.   Disparando con todo lo que tenían, los británicos contuvieron el ataque que alcanzó a los caballos con fuego horizontal de alto calibre.   Esta fue la última carga de caballería contra los británicos en la historia de la caballería italiana en África.   Un año después ocurrió la carga final de la caballería italiana en Rusia, cuando el Coronel Bettoni lanzó a la Caballería Savoya contra los soviéticos en Isbuchenskij.   Por méritos de guerra, Amedeo Guillet fue ascendido a Capitán.

Las tropas yemenitas de Guillet sufrieron más de 800 bajas en dos años y en marzo de 1941 se encontraron cercadas tras las líneas británicas.   Perdida Asmara, Guillet entendió que la única manera para ayudar a las tropas italianas que se mantenían resistiendo en Gondar era de tener comprometidos cuántos más ingleses fuera posible en Eritrea.   Fiel al juramento a la Casa de Savoya, Guillet no depuso las armas y guió a sus hombres en una lucha tras las líneas enemigas causando muchas bajas en las cadenas de aprovisionamiento británicas destruyendo trenes, almacenes y depósitos de combustible y municiones.   Guillet enterró su uniforme y durante 8 meses dirigió su propia guerra de guerrillas en Eritrea y el norte de Etiopía, con el sobrenombre de "Comandante Diablo", incluso después de que las fuerzas italianas organizadas depusieron las armas en Gondar.   Muchos otros soldados de Gondar se unieron a las guerrillas de italianos e indígenas para continuar combatiendo a los británicos.

Amedeo Guillet

Sin embargo, hacia finales de octubre 1941, el número de efectivos con que contaba Guillet habían menguado y el objetivo de su misión no era ya posible.   En esos momentos ocurrió la captura de su caballo Sandor por parte del Mayor Max Harari de la inteligencia británica, dedicado a investigar y capturar a Guillet.   Eso le hizo comprender que no podía seguir en esa guerra que se estaba convirtiendo en una lucha privada sin poder recibir ayuda del exterior.   Desbandó a su grupo prometiéndoles que Italia les sabría recompensar apenas regresaran a África del Norte.

Después de numerosas peripecias, Guillet logró llegar a Yemen, donde por el lapso de un año entrenó a soldados de infantería y caballería, para el Ejército del Imán de Yemen.   Pese al temor que la permanencia de Guillet en Yemen le causaba a los miembros de la familia real, por las represalias que podían tomar los británicos, Guillet logró embarcar gran número de refugiados civiles y soldados italianos enfermos y heridos en barcos de la Cruz Roja.   A su vez, Guillet pudo regresar a Italia poco antes de la firma del Armisticio, después de una travesía en un barco hospital de la Cruz Roja.

Una vez en Italia, solicitó la ayuda de dinero, hombres y armas, para combatir al lado de los eritreos leales a Italia.   La ayuda debía ser enviada en aviones, pero no se materializó por la firma del Armisticio que dio por finalizadas las acciones italianas en África Oriental.   Guillet fue ascendido a Mayor y asignado a un puesto en la Inteligencia Militar (SIM).   Poco después el 21 de setiembre de 1944 contrajo matrimonio con Beatrice Gandolfo.

Amedeo Guillet y Beatrice Gandolfo

Matrimonio de Amedeo y Beatrice en setiembre de 1944

Curiosamente, durante ese período, los propios británicos lo solicitaron para realizar misiones en territorio italiano ocupado por los alemanes.   Sirvió con el Coronel Harari, del Servicio de Unidades Especiales del Ejército Británico, quien más tarde se convertiría en su amigo y biógrafo y que en África Oriental tuvo la misión de capturar a Guillet, sin lograrlo por supuesto.

El 2 de junio de 1946, después del referéndum que abolió la monarquía en favor de la República, Guillet renunció al ejército y le informó al Rey Umberto II las intenciones que tenía de abandonar Italia.   El Rey le recriminó por renunciar diciéndole "Antes que yo, está Italia y debo pedirte que permanezcas en el Ejército, porque el Ejército pertenece a Italia con la función primordial de salvaguardar su independencia".   Amedeo Guillet alcanzó el grado de General y Estudió Ciencias Políticas para optar por la carrera diplomática.

En 1947 con 38 años de edad, Guillet ingresó al Cuerpo Diplomático y fue enviado a Egipto, Yemen, Jordania, Marruecos y por último fue nombrado Embajador en la India, cargo que ocupó hasta 1975.

En 1962, sobrevivió al Golpe de Estado en Yemen y cuando fue embajador en la India, estalló la guerra con Pakistán.   En 1971 estuvo en las festividades del onomástico del Rey Hassan cuando ocurrió un fallido Golpe de Estado para derrocar al monarca.

Se retiró de la vida diplomática en 1975.

En 1993 fue invitado por el Presidente de Eritrea para participar el las festividades por la independencia.   En Eritrea Guillet es considerado un héroe nacional.

Amedeo condecorado

Amedeo Guillet, a la derecha, condecorado por el Presidente de Italia

El 4 de noviembre del año 2000, el Día de las Fuerzas Armadas Italianas, Amedeo Guillet recibió la más alta condecoración militar de Italia, la Gran Cruz de Caballero de la Orden Militar de Italia, otorgado por el Presidente Carlo Azeglio Ciampi.   Guillet es el ciudadano italiano con más condecoraciones civiles y militares de la historia italiana y vivió retirado en County Meath, Irlanda hasta su regreso a Italia.

Amedo Guillet falleció por causas naturales en Roma, el 16 de junio de 2010 a los 101 años de edad.


LIBRO

The True Story of an Italian's War in Abyssinia por Sebastian O'Kelly.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 10 febrero/2000 - Actualizado: 05 abril/2013