Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Juez Roland Freisler

Roland Freisler

Roland Freisler nació el 30 de octubre de 1893 en la ciudad de Celle en Baja Sajonia y fue bautizado en la fe Protestante reformada. A los diez años de edad, ingresó en la escuela de gramática Kaiser Wilhelm en Aquisgrán, donde fue un estudiante sobresaliente y un acucioso polemista. Freisler se graduó en Kassel en 1912, terminando primero en su clase mediante un examen que lo calificó para la universidad.

Ingresó a la Universidad de Kiel para estudiar derecho, pero interrumpió sus estudios al estallido de la guerra cuando fue llamado al servicio en un regimiento de la infantería con el grado de teniente por su nivel universitario. Fue herido en Flandes y después de una convalecencia de meses en casa, volvió a su regimiento, siendo enviado al frente ruso. Allí, fue capturado mientras dirigía una patrulla y pasó el resto de la guerra en un campo de prisioneros ruso. Las autoridades del campo, reconociendo los talentos administrativos de Freisler, lo nombraron Comisario encargado de los suministros de boca. Mientras estuvo en el campo, Freisler aprendió a hablar el ruso con fluidez. Por eso, en broma, sin que haya ninguna evidencia que hubiera sido por recriminaciones políticas, algunas veces Hitler se refería a él como "el viejo bolchevique".

Roland Freisler regresó a Rusia en 1920 para entrar a la Universidad de Jena, donde le tomó apenas un año para obtener su doctorado. En 1923, rindió el examen final y fue admitido para ejercer como Doctor en Leyes. Entre su graduación y el examen, se desempeñó como pasante y más tarde como un juez evaluador en el Amtsgericht o tribunal local, en su natal Celle. En el intervalo entre su regreso desde Rusia y la refundación del partido Nacionalsocialista por Hitler después del fallido putsch de la cervecería de Munich en 1923, Freisler se unió al "Völkisch-Sozialer Bund", unión política de extrema derecha. En 1924, Freisler abrió su propio estudio de abogados asociado con su hermano Oswald, quien estaba especializado en Derecho Civil, mientras que Roland se especializó en Derecho Penal.

El 24 de marzo de 1928, contrajo matrimonio con Marion Russegger, con quien tuvo dos hijos, Harald y Roland. Marion, nacida en Hamburgo, falleció en Munich el 21 de enero de 1997 a los 87 años de edad. En su testamento, fechado 01 de octubre de 1944, Freisler le dejó sus dos casas como herencia. Después de la guerra, Marion retomó su apellido de soltera.

Roland Freisler se unió al partido Nacionalsocialista poco después que Hitler lo reorganizó. Como elocuente y vigoroso defensor de la causa, muchas veces se encargó de levantar cargos por delitos penales contra miembros del propio Partido Nacionalsocialista. Freisler sirvió también como legislador en la "Preußischer Landtag" (asamblea legislativa prusiana) y más tarde en el Reichstag.

Su ascendencia entre las filas de abogados que defendían a los nacionalsocialistas puede haberse consolidado por el caso de 1928 en el que un propagandista fue acusado de distribuir literatura-antisemítica vistiendo los colores de la de República de Weimar. Walter Luetgebrune, un hábil y oportunista abogado, había asumido la defensa de muchos miembros de organizaciones nacionalistas de extrema derecha y clandestinas y fue entonces que comenzó a defender al acusado propagandista. Pero, cuando la organización Nacionalsocialista local fue incapaz de pagar sus haberes profesionales, el fervor ideológico de Luetgebrune fue superado por el deseo de cobrar sus emolumentos, y retiró la representación. Roland Freisler inmediatamente asumió la defensa del acusado.

Cuando Hitler asumió el poder el 30 de enero de 1933, Freisler fue nombrado Ministro de Estado en el Ministerio de Justicia de Prusia. Desde allí avanzó en 1934 a Ministro de Estado en el Ministerio de Justicia del Reich, donde se desempeñó hasta su nombramiento como Presidente del "Volksgericht" (Tribunal del Pueblo) en 1942. Como Ministro de Estado en el Ministerio de Justicia del Reich, Freisler fue asignado como ponente el 20 de enero de 1942 para la Conferencia de Wannsee, en la cual fue delineada la "Solución Final" de la "cuestión judía". El protocolo oficial de la Conferencia no registra nada sobre lo actuado por Freisler.

A pesar de su entusiasta apoyo al Partido Nacionalsocialista, su ardiente defensa de los nacionalsocialistas en los juzgados penales y sus prolíficas publicaciones exaltando el nuevo orden jurídico, Freisler nunca escaló posiciones en el interior de los círculos del Partido. Según el autor Helmut Ortner con escepticismo esboza una teoría para esto: Freisler no fue suficiente antisemita, e incluso sólo raramente mencionó a los judíos en sus discursos. Contradictoriamente Ortner sugiere en cambio que las actividades políticas de Freisler las realizó geográficamente lejos de Berlín y Munich, el corazón de la actividad Nacionalsocialista. Sin embargo, lo cierto es que Freisler desde los primeros días del régimen Nacionalsocialista se desempeño en el Ministerio de Justicia del Reich en Berlín.

Roland Freisler hizo todo lo posible para poner sus mayores esfuerzos en brindar apoyo a la visión de Hitler, sobre el lugar que le correspondía a la ley y los jueces en la nueva sociedad. Tan temprano como 1935, Freisler denunció la tradicional confianza en leyes escritas y promulgadas como una guía para los jueces, planteando los grandes desafíos retóricos.

El juez Freisler continuó desaprobando la fórmula "nullum crimen sine lege" (no hay crimen sin ley), también formulando, para el mismo efecto, que "nulla poena sine lege" (no hay castigo sin ley). Este teórico desplazamiento del principio que nadie debe ser castigado por un acto, a menos que institucionalmente sea advertido de antemano que lo que cometió era un delito, estaba en el corazón de la judicatura del Tribunal del Pueblo y era la característica más notoria de esa Corte.

Luego del atentado contra Hitler del 20 de julio de 1944, los implicados fueron presentados ante el Tribunal del Pueblo y Freisler aplicó la ley sin miramientos, condenando a muerte por traición a todos los oficiales y suboficiales que de alguna manera fueron partícipes en el intento.

Hacia el final de la guerra, el 3 de febrero de 1945, Roland Freisler se encontraba en el Tribunal del Pueblo en Berlín cuando ocurrió un bombardeo aliado. Una bomba cayó en la Corte donde presidía un juicio por traición. Una columna aplastó el cuerpo de Freisler que murió en el acto.

En 1985 hubo un escándalo cuando se divulgó que la pensión de Marion Russegger, la viuda de Freisler, había sido aumentada en 400 marcos alemanes. La explicación fue que de haber su esposo sobrevivido a la guerra y que no hubiera sido ejecutado, deshabilitado por el Poder Judicial o haber sufrido prisión por mandato de tribunales militares, él habría tenido una exitosa carrera como abogado y juez superior.

Esta decisión fue protestada por la Corte de Baviera, pero desestimada por el Gobierno del Estado y no hubo consecuencias para Marion. Este fue uno de los incidentes que ocurrieron cuando juristas nacionalsocialistas fueron incorporados a las cortes de la República Federal de Alemania.


Bibliografía


The Law in Nazi Germany: Ideology, Opportunism, and the Perversion of Justice (Vermont Studies on Nazi Germany and the Holocaust) por Alan E. Steinweis

Ver detalles en Amazon Internacional

Ver detalles en Amazon UK


Publicado: 03 agosto/2015