Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Mariscal de Italia Emilio De Bono

Emilio De Bono

Emilio De Bono nació el 19 de marzo de 1866 en Cassano d'Adda, Milan, hijo de un oficial en el Ejército de Piedmonte que llegó a Cassano un año antes del nacimiento de Emilio. Su madre fue la hija de un farmaceuta.

A instancias de su padre ingresó a la Escuela Militar de Milán y al terminar sus estudio ingresó a la Academia Militar de Modena graduándose como Teniente en 1866. Decidió presentarse como voluntario para ir a África siendo asignado al 3º Regimiento de Bersaglieri que estaba preparándose para partir con destino a Eritrea que en esos momentos tenía serios conflictos coloniales.
Ascendió muy rápidamente los rangos de oficial subalterno y cuando surgió el conflicto con Turquía en 1911 ostentaba el grado de Teniente Coronel. Participó en la campaña desde Libia organizando la Base de Suministros Navales en Misurata. Dada su capacidad organizativa fue llamado al Estado Mayor General siendo nombrado Jefe de Estado Mayor de la Primera División Especial.

Al comenzar la Primera Guerra Mundial el Coronel De Bono era Jefe de Estado Mayor del Segundo Cuerpo de Ejército. Tiempo después fue transferido al XV Regimiento de Bersaglieri y un año más tarde Comandante de la Brigada Trapani siendo condecorado por la captura de Goritzia. De Bono fue ascendido a General y recibió el mando de la Brigada Savoia y después de IX Cuerpo de Ejércitos obteniendo la victoria en Monte Grappa en las postrimerías de la guerra en 1918. La victoria de Vittorio Veneto forzó a Austria a acordar un armisticio y retirarse de la guerra.

Ante la amenaza del comunismo en Italia, el General De Bono sintió afinidad con el Partido Nacional Fascista de Mussolini. Sin embargo su fidelidad al Rey era incuestionable. Fue gran amigo del Príncipe Emmanuele Filiberto, Duque de Aosta, con quien los unía el deseo de fortalecer a Italia y su monarquía. Sin embargo a De Bono no le interesaba en realidad la política, pese a que Mussolini aprovechó el prestigio de De Bono en beneficio del partido, como cuando participó en la Marcha a Roma el 28 de octubre de 1922. Cuando Mussolini asumió el poder encargó a De Bono que convirtiera a los "Camisas Negras" en la Milicia Voluntaria de la Seguridad Nacional.

De Bono también recibió el encargo de la Seguridad Pública como el más antiguo militar en el jerarquía fascista y fue llevado al Congreso. En 1925 fue nombrado Gobernador de Tripolitania. Develó el alzamiento de los Senussi y luego se preocupó de mejorar la agricultura llevando colonos del sur de Italia. en 1929 develó el alzamiento de los Beduinos antes de dejar el cargo para asumir en 1935 el puesto de Alto Comisionado de Italia en África.

Organizó a las fuerzas armadas durante la guerra en Etiopía siendo entonces el más alto oficial en ejercicio. Con reducidas fuerzas pero con un gran despliegue táctico pudo contener y derrotar a las fuerzas etíopes durante la guerra colonial.

Mientras tanto la Liga de Naciones presionaba a Italia y Mussolini pensó que las sanciones que impondría la Liga no serían bien recibidas por la población, sobre todo porque la guerra en Etiopía pensaban los expertos que podría durar unos dos años más. Para non desgastar a De Bono, Mussolini lo reemplazó con el General Badoglio y de regreso a Roma nombró a De Bono Mariscal de Italia.

De Bono continuó en cargos coloniales, pero se sintió cada vez mas alejado de Mussolini porque consideraba que el Rey estaba siendo puesto de lado y no estaba del todo de acuerdo con la afinidad del gobierno italiano con el gobierno alemán. Advirtió sobre la falta de preparación y equipos de las fuerzas italianas en la frontera con Francia. No fue escuchado y el Príncipe Umberto debió soportar el peso de esa impreparación cuando le tocó comandar a las fuerzas Italianas en la frontera nor-occidental.

En 1940 comandaba las fuerzas de defensa del sur en Sicilia. Se oponía a la entrada en la guerra insistiendo en la poca preparación y falta de equipamiento moderno. Mussolini lo consideraba una exageración y lo convirtió en Ministro de Estado, en realidad parasa a ser un asesor e inspector militar pues no tuvo mando alguno sobre las tropas. Mussolini decía que De Bono era excesivamente precavido. Al promediar la guerra en 1942 y cuando Sicilia fue invadida fue llamado el Gran Consejo Fascista del cual De Bono era miembro, para analizar la situación. De Bono no se ahorró palabras y pidió que Mussolini delegara las decisiones militares y de asuntos extranjeros en otras manos. De Bono votó porque Mussolini dejara el cargo. Sin embargo no estuvo de acuerdo cuando el Rey Umberto reemplazó a Mussolini con el General Badoglio y proscribió al Partido Fascista y a la Milicia Voluntaria de Seguridad Nacional.

De Bono quedó consternado por el giro que tomaron las cosas en Italia. Por un lado sentía que nunca fue debidamente considerado por el Partido Fascista y en esos momentos los Aliados exigía la total subyugación de Italia, mientras a los alemanes no les quedaba otra cosa que asumir el control en el norte de Italia. Ante el temor de que los comunistas tomaran el control político del país, De Bono se presentó en Roma para ayudar en lo que pudiera a mejorar la situación que se estaba escapando de las manos. Criticó abiertamente a Badoglio por estar tratando de destruir a la monarquía.

De Bono estaba en un callejón sin salida, por el norte La República de Salo con Mussolini y por el sur el dominio Aliado con la complacencia de Badoglio. El 4 de octubre de 1943 fue arrestado por fuerzas del Eje y acusado de traición siendo llevado a juicio por el Congreso del Partido Fascista Republicano. Alegó que aceptaba todos los cargos menos el de traición.

El 11 de enero de 1944, a los 77 años de edad, el Mariscal de Italia Emilio De Bono fue ejecutado en Verona por orden de Mussolini.


Publicado: 26 octubre/2016