Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

General-SS León Degrelle

Leon Degrelle

León Joseph Marie Ignace Degrelle, nació El 15 de junio de 1906, en Bouillon, un pequeño pueblo localizado en el distrito Neufchâteau, Región de Valônia en las Ardenas de Luxemburgo en Bélgica.  Su familia era católica, burguesa, de origen francés emigrados a Luxemburgo seis años antes del nacimiento de León, hecho que ocurrió a raíz de la expulsión de los jesuitas y del gobierno anticlerical de Francia.   León heredó la devoción y fe católicas que señalarían su rumbo por el resto de su vida.

Sus primeros estudios los cursó en un colegio de la Compañía de Jesús y culminó su educación en la Universidad Católica de Lovaina obteniendo un doctorado en leyes.  Fue miembro de la Acción Católica y viajó a México como corresponsal para escribir sobre la guerra que encara Plutarco Elías Calles contra los Combatientes Cristeros que se enfrentaron a la feroz dictadura de Plutarco.  Degrelle, toma el grito de guerra de los cristeros "¡Viva Cristo Rey!" y a su regreso, en Bélgica, funda la Editorial Christus Rex.

Luego viaja constantemente por Sudamérica, EEUU y Canadá.  Visita África, Oriente Medio y todos los países europeos.  Degrelle era un convencido de que Europa tiene un destino común y que en consecuencia todos los países europeos deben unirse en pro de su común herencia cultural.

Leon Degrelle

Político por excelencia, pronto se encuentra enfrentando a los corruptos partidos parlamentarios, incluyendo al Partido Demócrata Cristiano, que es respaldado por la alta jerarquía eclesiástica.  Funda el Partido Rexista y comienza su lucha denunciando a la "Gran Banca Judaica" que ejercía una poderosa influencia en la economía belga.  Su lucha no se limita al ámbito local sino que se extiende hasta el Congo Belga.  El Partido Rexista es populista por excelencia y Degrelle trata por todos los medios de convencer a los marxistas con sus ideas de igualdad social.

El 29 de Marzo de 1932, Degrelle se casa con Marie-Paule Lemay con quien tuvo ocho hijos, de los cuales siete fueron mujeres y uno sólo fue hombre.

El 21 de febrero de 1936, la Iglesia Católica rompe relaciones con el Partido Rexista y prohíbe a los católicos colaborar con ellos.   El 24 de mayo, el Partido Rexista obtiene una estruendosa victoria en las elecciones parlamentarias ganando 34 escaños en el Parlamento Belga.  Pero los demás partidos no se rinden y comienzan una lenta lucha para convencer a los jóvenes rexistas, logrando integrarlos en una falange en contra de Degrelle.  Como resultado de estos hechos el Partido Rexista comienza a declinar y a desintegrarse, sin embargo, Degrelle logra ser reelegido en el Parlamento.

La situación en Europa es crítica y Degrelle prevé que nuevamente Bélgica puede ser utilizada como un amortiguador entre Francia y Alemania para el momento en que se inicien las hostilidades.  Pero además de preocuparse por la integridad del territorio belga, Degrelle ve más allá de las fronteras y del propio continente europeo.

A los 29 años de edad Degrelle ha refundado el sentimiento nacionalista belga y por tanto pronto se encuentra en contacto con otros nacionalistas europeos, como Cornelio Codreanu líder de la Guardia de Hierro en Rumania, José Antonio Primo de Rivera fundador de la Falange Española, Mussolini creador del Partido Fascista Italiano y Adolfo Hitler del Partido Nacionalsocialista en Alemania.

Mussolini invita a Degrelle a Roma, Churchill lo invita a Londres y Hitler lo recibe en Berlín. Degrelle se esfuerza por evitar una guerra en Europa, pero los partidos nacionalistas y los comunistas, todos juegan en pro de la guerra.

La guerra estalla en 1939, Degrelle hace lo posible por lograr la neutralidad de su país, pero el gobierno belga se inclina por los Aliados y el 10 de mayo de 1940, Alemania invade Bélgica. El Partido Rexista se pliega a la resistencia contra el invasor, pero Degrelle es apresado por la policía francesa, acusado de ser un espía.  Degrelle es torturado y pronto se enfrenta a un jurado que tiene la intención de fusilarlo.  Mientras se encuentra en prisión sobrevive a la masacre de Abbeville, donde un grupo de presos belgas, mujeres, niños y ancianos son asesinados.

El 28 de mayo de 1940, Bélgica se rinde y se establece un nuevo gobierno.   El día 22 de julio, Degrelle es liberado del campo de concentración de Vernet en Francia y regresa a Bélgica iniciando de inmediato la reconstrucción del Partido Rexista.

El 21 de junio de 1941, establece una alianza con los nacionalistas flamencos, un día antes de la invasión alemana a la Unión Soviética.   Degrelle no olvida la ingerencia soviética y del judaísmo internacional en los asuntos belgas y crea la Legión Walonie, que luchará al lado de los alemanes en contra de lo que Degrelle considera ser el enemigo común: el Marxismo.

De soldado raso, Degrelle comienza a ascender los escalafones militares hasta llegar a General. Mediante una acuerdo con Himmler.  La Legión Walonie se convierte en la 28ª División de las Waffen-SS.  Recibe la Cruz de Hierro y la Cruz de Caballero.  Las acciones militares de Degrelle se comienzan a convertir en leyenda cuando ya está al mando de las divisiones Walonie, Carlomagno Vlandern.  La suerte de la campaña en el Frente del Este está echada y obliga a las fuerzas alemanas a buscar refugio tras sus propias fronteras.

En Julio de 1944 su hermano Edouard es asesinado y León es excomulgado.   En Estonia, Degrelle es condecorado con las Hojas de Roble para su Cruz de Caballero.   Para entonces los Aliados han ocupado Bélgica.

El 2 de mayo de 1945 Himmler lo nombra General-SS.  Ese día Degrelle viaja a Copenhague y tres días después se encuentra en Oslo, pero poco después las fuerzas alemanas se rinden en Noruega y Degrelle debe escapar a España.  Embarca en un avión de transporte cruzando las líneas aliadas en medio de un nutrido fuego de los antiaéreos.   El avión cae en la Bahía de San Sebastián al norte de España, donde Degrelle, gravemente herido, obtiene refugio político.

Los Aliados amenazan invadir España a menos que sean entregados Degrelle y Pierre Laval. Ante la presión, Franco entregó a Laval pero se comprometió a mantener a Degrelle hasta que pudiera moverse del hospital.  Degrelle pasa un año hospitalizado, casi totalmente enyesado e inmóvil, pero apenas pudo mover su brazo derecho comenzó a escribir su libro "Campaña en Rusia" que fue publicada en Francia en dos ediciones.

Un año después Degrelle se refugia en un monasterio, pero en Bélgica sus familiares y amigos fueron encarcelados y torturados.  Sus hijos fueron internados en centros de detención en varios países de Europa y se les cambió los nombres para evitar que la familia pudiera reunirse de nuevo.  Las autoridades belgas ordenaron que no se les permitiera entrar en contacto entre sí o con sus padres.

Se le juzga en ausencia y el 29 de diciembre, se le retira la nacionalidad y es condenado a muerte por las potencias vencedoras.  El nuevo gobierno belga pasó una ley llamada Lex Degrellana que declaraba ilegal poseer, transferir o recibir, cualquier libro de Degrelle o que hablara sobre él.

Permaneció en España amparado por su amigo Francisco Franco y se dedicó a escribir varios otros libros, entre ellos, "Almas Ardiendo", "Memorias de un Fascista" y "Carta al Papa". 

Trabajó como obrero de construcción y de la misma forma como cuando de soldado raso llegó a general, de obrero llegó a fundar su propia compañía de construcción.  Fue tan exitosa su empresa, que el gobierno de EEUU le encargó la construcción de campos aéreos en España.   Mientras tanto, amigos leales a Degrelle y su causa lograron ubicar a todos sus hijos y devolverlos a su padre.

Durante 40 años Degrelle pidió ser juzgado públicamente por una corte belga, pero se le negó ese derecho.  Una y otra vez el gobierno belga respondió con el silencio a esa petición.  Por otro lado, en varias oportunidades atentaron contra su vida en España. 

El 5 de julio de 1961, la policía española apresó al ciudadano israelí Zuis Alduide Idelon y a Suison Jake De Mon con pasaporte francés.  En poder de esa personas se encontraron armas, medio millón de dólares y un equipo de anestesia.  Ambos confesaron ser un comando israelí con la misión de secuestrar a Degrelle.  Posteriormente la policía apresó al jefe de la banda local, un español llamado Rubio de la Goaquina, comunista declarado y seis de sus cómplices.  Este es solamente uno de los casos de persecución que sufrió Degrelle.

Degrelle escribió: "Si las Waffen-SS no hubieran existido, los soviéticos habrían invadido toda Europa en 1944.  Habrían llegado a París antes que los americanos."

El 31 de marzo de 1994, León Degrelle murió en una clínica de Málaga.


LIBRO

FOR REX AND FOR BELGIUM : Leon Degrelle and Walloon Political and Military Collaboration 1940-45.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 19 abril/2002 - Actualizado 30 abril/2013