Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Comandante Junio Valerio Borghese

Junio Valerio Borghese

Junio Valerio Borghese nació en Roma, el 6 de junio de 1906, en el seno de la familia Borghese-Torlonia de la nobleza italiana, que tiene una amplia tradición católica con tres cardenales, el Papa Paulo V (Camilo Borghese). Paolina, hermana de Napoleón se casó con un príncipe Borghese, de los cuales hay muchos descendientes. La familia Borghese está también muy relacionada con familias influyentes de la nobleza italiana como los Pallavicini y los Orsini y con miembros de la Curia en el Vaticano.

Fue educado en Londres y siguiendo la tradición familiar, Juno Valerio optó por la carrera de las armas ingresando a la Escuela Naval de Livorno de la Regia Marina Italiana en 1923. Como Capitán de Corbeta especializado en el arma submarina, participó en la Guerra de Etiopía y durante la Guerra Civil Española como comandante del submarino Iride. Iniciada la Segunda Guerra Mundial Borghese era comandante del submarino Vettor Pisani y en 1940 recibió el mando del submarino Sciré.

Organizó el grupo de comando que realizó un ataque con torpedos tripulados en el Puerto de Alejandría, contra los acorazados británicos HMS Valiant, HMS Queen Elizabeth y el cisterna Sagona. En 1942 asumió el mando de la Décima Flotilla MAS de operaciones especiales de la Regia Marina, que incluía ataques con torpedos tripulados, submarinos enanos, hombres rana y que realizó muchas operaciones exitosas haciéndose famosa en todo el mundo. Borghese fue condecorado con la Medalla de Oro al Valor Militar.

Junio Valerio Borghese planificó un ataque submarino a las costas de Estados Unidos mediante una operación que más que obtener algún éxito con valor militar lo que pretendía era un golpe psicológico y moral a los Estados Unidos. La idea era llevar un submarino enano tipo CB fabricado por Caproni, transportado por el submarino Leonardo Da Vinci. La nave con dos tripulantes, proyectada en 1938, sería lanzada en la boca del río Hudson para atacar naves mercantes acoderadas en los muelles.

Borghese planificó dos ataques, uno contra Nueva York y otro contra la base británica en Freetown, Sierra leona. Borghese sabía que era necesario contar con un submarino con capacidad atlántica para la operación y que fuera lo suficientemente grande para portar el mini submarino y el equipo requerido para mantenerlo. Los submarinos con que contaba Borghese no cumplían con los requisitos necesarios y optó por pedirle al Almirante Doenitz que le supliera con una nave adecuada para su misión. Sin embargo la Kriegsmarine no contaba con suficientes unidades para cederlas a la Regia Marina.

La flota submarina italiana con capacidad para ese tipo de funciones de larga distancia en el Atlántico, estaba comprometida en operaciones desde el puerto de Burdeos y no poseía suficientes unidades como para disponer de una ellas en otras operaciones, pero el Contralmirante Romolo Polacchini decidió cederle a Borghese al submarino Leonardo Da Vinci, una nave de la clase Marconi, que tenía suficiente capacidad oceánica para la misión proyectada por Borghese.

El Da Vinci estaba al mando del Teniente Gianfranco Gazzana Priaroggia y estaba cumpliendo un buen papel en sus misiones de interceptación en el Atlántico. El 01 de julio de 1942, regresaba de una patrulla en la que hundió mercantes por un total de 20.000 tn. A su arribo a Burdeos fue enviado a dique seco y luego a un astillero para ser remodelado.

Las pruebas comenzaron en setiembre de 1942 transportando durante 15 días al mini submarino en maniobras de lanzamiento y recuperación. El Da Vinci estaba listo, pero no era el momento adecuado para esa misión y debió esperar hasta diciembre cuando las condiciones climatológicas, en especial las limitaciones de luz solar eran más adecuadas. Además, requerían mucha información de inteligencia para realizar el ataque a Nueva York y eso tomaba tiempo. Pero Borghese prefería también esperar a que estuvieran listos los nuevos mini submarinos CA3 y CA4 con más capacidad que los predecesores y por ello suspendió temporalmente la operación.

El 23 de Mayo de 1943, el Leonardo Da Vinci se dirigía a Burdeos para ponerse a las órdenes de Borghese y comenzar la misión en aguas americanas, pero fue interceptado y hundido por el destructor HMS Active y la fragata HMS Ness en el Cabo Finisterre. Así la Décima MAS perdió la única nave disponible con toda su tripulación entrenada para la misión, por lo que la operación fue cancelada.

Después de la firma del armisticio, el 8 de setiembre de 1943, Borghese consideró que esa era más bien una capitulación y decidió seguir luchando al lado de los alemanes, pero no para defender la causa de ellos, sino para reivindicar la honra de las fuerzas armadas italianas. Al tomar esa decisión reunió a sus hombres dándoles libertad de elegir, si quedarse a luchar o marcharse y la mayoría de ellos decidió mantenerse con el líder de la Décima Flotilla, recibiendo además adhesiones de todas partes de Italia.

Firmó un acuerdo con los alemanes, representados por el General Wolff, el 12 de setiembre de 1943, recuperando la operatividad de la Décima Flotilla MAS y estableciendo su Cuartel General en el Palacio Fantoni en Saló. Borghese logró reunir una fuerza de 18 mil hombres que cumplió funciones mixtas en aire mar y tierra y combatiendo a los partisanos comunistas.

A oídos de Mussolini, quien ya había sido liberado y había fundado la República Socialista Italiana, llegaron noticias que Borghese había estado en contacto con agentes aliados y ordenó detenerlo, pero poco después fue dejado en libertad.

Lo que sucedió, es que Borghese había estado en conversaciones con agentes de seguridad de las SS, agentes británicos y James Jesús Angleton, un agente de la OSS de Estados Unidos, Allen Dulles de la OSS en Suiza y el General Wolff.

Al finalizar la guerra, Borghese fue capturado por los partisanos, pero por órdenes de Dulles fue rescatado por el agente de la OSS Angleton que lo llevó a Roma. Familias aristocráticas abogaron por Borghese ante el gobernador militar Vicealmirante Ellery Stone. Stone tenía como amante a una baronesa de Roma y por tanto no era difícil convencerlo para que ayudara a Borghese.

Tanto los británicos como los estadounidenses estaban muy interesados en los conocimientos de Borghese y los oficiales de la Décima MAS, en especial el Batallón Vega, expertos en operaciones tras las líneas enemigas con experiencia y amplios conocimientos en los métodos usados por los guerrilleros comunistas. Varios miembros del Batallón Vega fueron llevados a Inglaterra y Estados Unidos para trabajar en los servicios de inteligencia de esos países.

Antes que juzgaran a Borghese en Milán, donde se esperaba una pena de al menos prisión perpetua o la muerte, fue llevado por Stone a Roma para ser juzgado por los Aliados. Dulles y Stone tenían contacto con viejos fascistas a quienes les facilitaron permanecer en cargos de gobierno y eso hacía más fácil que no se le juzgara a Borghese por crímenes de guerra. Después de dos años de prisión, Borghese fue encontrado culpable de colaborar con los alemanes y le impusieron una pena de 12 años de prisión. Pero Borghese fue puesto en libertad por la Corte Suprema de Justicia en 1949. Ya la Guerra Fría estaba en marcha y por ello no fue difícil que un juez considerara que Borghese había pasado suficiente tiempo en prisión.

Junio Valerio Borghese fue rodeado por grupos profascistas y anticomunistas que formaron el Movimiento Social Italiano, llamado también Frente Nacional, del cual fue presidente. La organización era de corte fascista que agrupó a los viejos partidarios de Mussolini, siendo llamado desde entonces el Príncipe Negro. En 1955 Borghese fue presidente de los veteranos de la República de Saló de donde procedían los principales miembros de Gladio fundado en 1956 por la OTAN. Para entonces la CIA apoyaba a los movimientos neo-fascistas para combatir el comunismo en Italia y con esa protección Borghese planificó acciones en contra del Estado Italiano.

Lo que esperaba Borghese es que Europa se constituyera en una tercera potencia bajo la bandera de la OTAN para colocarse en medio de las dos potencias imperialistas: Estado Unidos y la Unión Soviética. La Unidad Europea no era nada nuevo, pues ese concepto provenía de comienzos del siglo 20, pero que fue eclipsado por el Nacionalsocialismo y el Fascismo.

Durante la fiesta de la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre de 1970, Borghese fracasó en la ejecución de un golpe de Estado y fue obligado a salir del país. Mientras tanto, Gladio siguió operando como un organismo de contraespionaje en Italia bajo la protección de las agencias de seguridad e inteligencia de Estados Unidos y Gran Bretaña. Fue sólo en 1990 que el Primer Ministro italiano Giulio Andreotti reconoció públicamente la existencia de Gladio que durante décadas operó conjuntamente con organismos de planificación e inteligencia de Estados Unidos, Gran Bretaña y la OTAN.

Durante el exilio, Borghese escribió el libro Demonios del Mar y se mantuvo en contacto con miembros neofascistas en toda Europa con la colaboración de miembros de la Curia de la Iglesia Católica y la protección de los servicios de inteligencia de EEUU, Gran Bretaña y SHAPE el Cuartel General Supremo de las Fuerzas Aliadas en Europa.

Todos los archivos de los servicios de inteligencia de EEUU y Gran Bretaña, así como los archivos relacionados con la familia Borghese en el Vaticano, se mantienen en el más estricto secreto.

Borghese murió en Cádiz en 1974, se cree que fue posiblemente envenenado.


Bibliografía

- The Black Prince and the Sea Devils: The Story of Prince Valerio Borghese and
the Elite Units of the Decima Mas.  Por Jack Greene y Alessandro Massignani.
Valerio Borghese

Ver detalles en Amazon

- Junio Valerio Borghese e la Xa flottiglia Mas: Dall'8 settembre 1943 al 26 aprile 1945 (Guerre fasciste e seconda guerra mondiale).
Valerio Borghese

Ver detalles en Amazon


Publicado: 22 noviembre/2005 - Actualizado: 15 abril/2013