Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Teniente General Henry Gordon Bennett

General Bennett

Henry Gordon Bennett, nació en Balwyn, Melbourne, Australia, el 16 de abril de 1887.  Fue el segundo hijo de George Jesse Bennett, un maestro de escuela.  Gordon se educó en el Balwyn State and Hawthorn College. Terminados sus estudios trabajó como empleado de una mutual de préstamos.

Bennett se unió a la infantería australiana y el 19 de agosto de 1914.  Fue segundo comandante del 6º Batallón de Infantería, cuyo comandante era el Coronel W. R. McNicoll, un oficial diez años mayor que Bennett.

Combatiendo contra los turcos, fue herido en la muñeca y el hombro mientras dirigía el fuego.  Fue evacuado a un buque hospital, pero luego de ser revisado por los médicos y haber recibido las primeras curas, al día siguiente saltó del barco y se unión a su batallón.

El coraje de Bennett, y su liderazgo, se hicieron presentes en la Segunda Batalla de Krithia ocurrida el 8 de mayo de 1915. Se le ordenó avanzar contra los turcos y lo hizo bajo fuego nutrido, primero paso a paso y luego a la carrera.   Varios hombres fueron heridos a su alrededor, pero Bennett no recibió ni un rasguño.  Al día siguiente, era el único oficial ileso del batallón y tomó el mando.

Luego de otras acciones heroicas, Bennett fue transferido a Francia donde ganó más reputación que la que ganó en Gallipoli.  Seis veces estuvo cerca de impactos de artillería, pero salió ileso, a pesar que en ellas sus hombres fueron literalmente enterrados por la tierra levantada por las explosiones.  Los hombres enloquecieron tratando de salir de ese infierno, pero Bennett se las arregló para mantenerlos firmes.  Unas semanas después, una patrulla regresó sin su teniente.  Bennett, acompañado de su ordenanza, se internó en la tierra de nadie y encontró al teniente herido sobre una alambrada y lo regresó a las líneas.

El 3 de diciembre de 1916, tomó el comando de la 3ª Brigada de Infantería y fue ascendido a Coronel y poco después al grado temporal de Brigadier General.  A los 29 años era el general más joven de Australia.

Después de la Gran Guerra, Bennett trabajó en una fábrica de ropa y como contador.  Fue presidente de la junta directiva del Estado de Nueva Gales del Sur para la Repatriación.  Tuvo algunos cargos públicos y fue presidente de la cámara de fabricantes de ropa y de la Cámara de Industriales de Australia.

Desde 1921 hasta 1926, comandó la 9ª Brigada de Infantería y la 2ª División desde 1926 hasta 1932.  En 1930 fue promovido a Mayor General.  En 1937 escribió varios artículos periodísticos criticando la falta de preparación de las fuerzas armadas.  En sus artículos reflejaba cierto desprecio hacia los oficiales de carrera.  Sus superiores le prohibieron continuar la serie, pero no se tomaron otras acciones en su contra.

En 1939, al estallar la Segunda Guerra Mundial, Bennett, que contaba con 52 años de edad, era el oficial superior más antiguo en la lista y suficientemente joven para estar todavía en el servicio activo, pero el comando le fue asignado al Mayor General T. A. Blamey.  Se formaban nuevas divisiones y Bennett era desplazado una y otra vez.  El Comandante General, Sir C. B. B. White, dijo que Bennett tenía "ciertas cualidades, pero también ciertos defectos, para el servicio activo."

La muerte de White, en un accidente aéreo, le dio a Bennett la oportunidad.   White fue reemplazado por el Teniente General V. A. H. Sturdee, comandante del la 8ª División y él mismo designó a Bennett para ocupar el comando vacante.  Sturdee pensó que la antipatía de Bennett hacia los oficiales de carrera se había desvanecido y que calificaba para el puesto.

Cuando el General Percival, Comandante General de las fuerzas británicas en Malasia, solicitó tropas blancas para defender Singapur, Bennett fue el elegido.  Su antipatía para con los británicos iba a tener muchas razones para aumentar.

En Febrero de 1941, la 8ª División abordó el Queen Mary y se dirigió rumbo a Malasia.  El día 4 de ese mes, Bennett trasladó su Estado Mayor.  Las cosas no irían del todo bien desde el principio. Sólo dos brigadas de su división fueron transferidas a Malasia y las otras unidades fueron distribuidas en varias islas en los alrededores de Australia.

El 8 de diciembre de 1941, los japoneses desembarcaron en Malasia.  Las fuerzas de Bennett, tuvieron algunos éxitos iniciales en Gemas, pero luego comenzaron a sufrir las consecuencias del fiero embate de las tropas japonesas, pero las fuerzas de Bennett no lo hicieron mejor que las tropas británicas que ellos ridiculizaban.  A fines de mes, todas las fuerzas del Reino Unido fueron obligadas a retroceder a Singapur.  El 8 de enero de 1942, los japoneses invadían la isla por el sector australiano empujándolos contra la ciudad.  Al no poder resistir más el asedio, el día 15 de febrero de 1942, el General Percival se rendía al Teniente General T. Yamashita.

Pero Bennett decidió no rendirse. Ordenó a sus hombres ropa nueva y dos días de raciones y traspasó el mando al Brigadier C. A. Callaghan.  Con su ayudante, el teniente G. H. Walker, y su Jefe de Estado Mayor C. J. A. Moses acompañados por los dueños de unas plantaciones que luchaban como voluntarios, Bennett tomó un sampán a punta de pistola y se escabulló de la isla rumbo a la costa oriental de Sumatra.   Una vez en Sumatra transbordó a un barco fluvial en el río Djambi, navegando río arriba.  Eventualmente los tres oficiales llegaron a Pedang en la costa occidental de Sumatra.  De ahí volaron a Java y Bennett se adelantó en un vuelo de Qantas que salía para Australia, llegando a Melbourne el 2 de marzo de 1942.

Se estima que unas 3000 personas lograron escapar de Singapur.  La respuesta de Bennett a su huida de Singapur fue variada.  Varios oficiales incluyendo Sturdee sentían que Bennett había abandonado a sus hombres, pero el Primer Ministro John Curtin declaró que estaba orgulloso de pagar un tributo a la eficiencia, gallardía y devoción de las fuerzas australianas.   Manifestó que le había expresado al General Bennett su plena confianza porque su liderazgo y su conducta habían sido cónsonos con sus obligaciones y su devoción a sus hombres y su país.

Bennett escribió sus experiencias con los japoneses y eventualmente circularon como un manual en todas las fuerzas australianas durante la guerra.

El 7 de abril de 1942, Bennett fue ascendido a Teniente General y se le dio el comando de III Cuerpo en Perth, responsable de la defensa de Australia Occidental.   Pero, poco a poco el III Cuerpo dejaba de tener importancia y Bennett recibió la ingrata noticia de que sus posibilidades para obtener otro comando eran escasas.   Bennett pasó a la reserva el 9 de mayo de 1944.

Henry Gordon Bennett publicó sus memorias sobre la campaña de Malasia con el título "Por qué cayó Malasia."  Al finalizar la guerra, cuando Percival fue liberado le escribió una carta a Blamey acusando a Bennett de haber abandonado el comando sin su permiso.  Blamey lo llevó a una corte marcial por abandono del mando en combate y por abandonar Singapur.   Una ola de protestas se levantó entre los hombres de la 8ª División, quienes veían que el juicio significaba una crítica a su propio desempeño.  Se formó una comisión para analizar el caso y concluyó en que Bennett no era prisionero de guerra al momento de su fuga, aunque estaba bajo órdenes de rendirse.

Bennett se convirtió en horticultor en Glenorie, cerca a Sidney, hasta 1955.  Escribió varios artículos sobre temas militares y continuó defendiendo sus actos.  Henry Gordon Bennett, murió en Dural, Sydney, el 01 de agosto de 1962.


Publicado: 10 noviembre/2001 - Actualizado: 15 abril/2013