Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Eduard Benes

Eduard Benes

Eduard Benes, nació el 28 de mayo de 1884, en Kozlany, Moravia entonces una provincia del Imperio Austro-Húngaro hijo de campesinos muy pobres.  Sus primeros estudios los realizó en su ciudad natal y luego se graduó en el Gymnasium de Praga.  Fue un brillante estudiante.

Sus estudios superiores los realizó en la Universidad de Praga, en la Sorbona de París y la Ecole de Sciences Politiques en Dijon, Francia, donde recibió el grado de Doctor en Leyes en el año 1908.  En la Universidad de Praga Thomas G. Masaryk, más tarde Presidente de la República, fue uno de sus profesores.  A partir de entonces, se gestó una estrecha amistad entre ambos hombres, quienes, juntamente con Milan R. Stefanik, serían los liberadores de los pueblos Checo y Eslovaco.

Eligió el periodismo como medio de vida escribiendo muchos artículos en diarios de Praga.  Con el devenir de la Primera Guerra Mundial, comenzó a trabajar para lograr la independencia de los checos, pero la lucha de Benes por los checos, era también válida para los eslovacos, quienes hasta entonces habían vivido bajo el dominio húngaro.

En 1915, Benes, Masaryk y Stefanik formaron una suerte de "cofradía" comenzando así su trabajo revolucionario.  El Consejo Nacional Checo-Eslovaco, que era el cuerpo ejecutivo del Movimiento Nacionalista, se formó en París en otoño de ese año.  Benes fue designado secretario, convirtiéndose en la mano derecha de Masaryk.  En 1917 y 1918, por un decreto del Presidente Poincare de Francia, reclutó un ejército Checo-Eslovaco que serviría bajo las órdenes de Stefanik.

Al terminar la Primera Guerra Mundial, apoyado por los países vencedores, el 28 de octubre de 1918 Checo-Eslovaquia declaró su independencia.  Masaryk fue elegido Presidente y Benes designado Ministro de Asuntos Exteriores.  Como tal, Benes encabezó la delegación de la recien fundada Checo-Eslovaquia en la Conferencia de Paz de París entre 1919 y 1920, siendo signatario de los tratados.

Benes fundó la Pequeña Entente en 1920, ejerciendo enorme influencia en los países europeos centrales.  Entre 1923 y 1927 fue miembro del Consejo de la Liga de Naciones y también Presidente del Consejo.

En 1935 fue elegido Presidente de la Asamblea de la Liga de Naciones.  Manejó con mucho acierto los problemas de la Liga, lo que le dio gran reputación como estadista.  Hasta 1935 fue Ministro de Asuntos Exteriores, año en que renunció para ocupar el cargo de su amigo Masaryk, que por razones de edad y salud, debía dejar la presidencia.

Poco después, el mundo comenzó a dar síntomas de inestabilidad.   Guerra en España, en China, en África y Alemania comenzó a cuestionar a la República de Checo-Eslovaquia.  Hitler anexó Austria al Tercer Reich y amenazó con recuperar los Sudetes.  A instancias de Mussolini, Hitler convocó a una Conferencia en Munich, a la cual no fue invitado el Presidente Benes.  El 30 de setiembre de 1938, Francia, Inglaterra, Alemania e Italia firmaban el Acuerdo de Munich, mediante el cual Alemania recuperaba los Sudetes.  Inmediatamente las fuerzas alemanas cruzaron la frontera y anexaron los territorios en la frontera de Bohemia y Moravia.  Benes renunció y se exilio en Londres.  Asumió la presidencia el Dr. Emil Hacha.

El 14 de marzo de 1939, Eslovaquia recuperó su independencia.  Al día siguiente, Alemania ocupó Bohemia y Moravia y Hungría ocupaba la Rutenia.  La República fue desmembrada.  Lo que fue Checo-Eslovaquia se convirtió en el Protectorado de Bohemia y Moravia, los Sudetes pasaron a poder de Alemania, Eslovaquia se independizó y Rutenia pasó a manos de Hungría.

Durante su estadía en Londres, Benes dedicó todas sus fuerzas, para una vez más lograr la independencia de su país, tal como lo hizo 30 años antes.  El 11 de diciembre de 1940 se formó el Consejo de Estado Checo-Eslovaco con Benes como Presidente.   En 1941 Gran Bretaña reconocía al gobierno provisional de Benes y poco después hicieron lo propio los gobiernos de la URSS y Estados Unidos.  Visitó EEUU, donde fue nombrado profesor visitante de la Universidad de Chicago.  En la Casa Blanca fue huésped del Presidente Roosevelt, quien lo acogió varios días.

Después de la victoria de los Aliados, los soviéticos ocuparon Eslovaquia y el gobierno de Benes regresó a Praga.  Sin consultar a las otras grandes potencias, Benes hizo un acuerdo de paz y seguridad con la Unión Soviética, lo que causó desagrado en Estados Unidos y Gran Bretaña.  De cualquier forma, Benes pensó que los errores de la Primera República no se deberían repetir.  Luego de las elecciones generales del 2 de mayo de 1946, Benes fue elegido nuevamente Presidente de la reconformada Checoslovaquia.

Sus detractores le criticaron los acuerdos con la URSS, hechos a espaldas de las demás Potencias Aliadas, por eso, y el hecho de haber recibido todo el apoyo de Gran Bretaña en 1939, lo tildan de ser un político oportunista.

La historia guarda los registros de la época de pre-guerra, cuando en Checo-Eslovaquia, los eslovacos eran tratados como ciudadanos de segunda categoría, vulnerándoles sus derechos y privilegios. Eslovaquia se sintió como una colonia oprimida por los checos.

Benes decidió que no se debería discriminar a los eslovacos ni debería existir un régimen centralizado en Checoslovaquia.  En consecuencia decidió que los eslovacos tuvieran una representación proporcional en los cargos públicos.

Después del golpe de estado de los comunistas en febrero de 1948, respaldó bajo protesta al nuevo régimen, pero renunció en junio por problemas de salud. Murió poco después.


Publicado: 25 octubre/2001 - Actualizado: 15 abril/2013