Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

General Alfredo Guzzoni

Alfredo Guzzoni

Alfredo Guzzoni nació el 12 de abril de 1877 en Mantova, al sur de Verona en Italia, hijo de Postumio Guzzoni y Dejanira Giubellini.

Estudió en la Escuela Militar de Modena en 1894 de donde egresó con el grado de teniente de Infantería.   En 1901 contrajo matrimonio con Beatrice Cecchini con quien tuvo dos hijas y un hijo.   Fue asignado al 59º Regimiento de Infantería en Monteleone, Calabria, donde permaneció hasta 1907.

Antes de estallar la Primera Guerra Mundial fue enviado a la Escuela de Guerra.   Fue designado aspirante a capitán y en 1913 fue transferido al 51º Regimiento de Infantería.   Durante la guerra prestó servicio en el 2º Batallón del 52º Regimiento de Infantería en Benghazi y luego fue Jefe de la Zona Militar de Cirenaica con el grado de capitán.   En 1915 regresó a Italia y fue asignado nuevamente al 51º Regimiento de Infantería, siendo trasladado inmediatamente como oficial de intendencia en el 4º Ejército y en diciembre fue ascendido a Mayor.

En agosto de 1916, fue nombrado Jefe del Estado Mayor de la 7ª División de Infantería y en enero de 1917 fue transferido al comando del IV Cuerpo de Ejércitos.   Poco después fue ascendido a teniente coronel y nombrado jefe de la 11ª División de Infantería.  Con esta importante unidad, y también gracias a su trabajo, Guzzoni obtuvo la Medalla de Plata al Valor Militar en mérito a su actuación en San Gabriel, cerca de Gorizia, y posteriormente fue promovido a coronel.  Después de un corto período en el Comando Supremo en Roma, en enero de 1918 fue nombrado jefe de Estado Mayor del XXVII Cuerpo de Ejércitos, y en setiembre de ese mismo año del III Cuerpo.   En ese último cargo obtuvo una segunda Medalla de Plata y la Cruz de Caballero de la Cruz de la Orden Militar de Saboya por su desempeño en el Montello, la batalla del Piave ocurrida en junio, y después en el oeste del Alto Trentino, durante la última fase del conflicto.   En diciembre de 1918 fue asignado a la Oficina de Operaciones.

En Operaciones mostró sus habilidades como coordinador para administrar los dos principales problemas vinculados a la firma del armisticio, que marcaron el período de la posguerra: el empleo y la redistribución de la tierra.   También tuvo un gran desempeño en el Tirol y Dalmacia, y en la reconstrucción de las zonas liberadas, todos estos hechos relacionados con la desmovilización gradual del ejército.

Las habilidades y conocimientos adquiridos por Guzzoni en esta delicada tarea fueron fundamentales para asumir dos nuevas posiciones: desde febrero de 1920 hasta julio de 1921 el de Jefe de Estado Mayor de la Comisión Interamericana de Control Aliado para Austria y después en cargo similar en Hungría, hasta mayo de 1924.

En junio de ese año fue nombrado jefe de la secretaría del Ministro de Guerra, más tarde, en abril del año siguiente, trabajó por un corto tiempo como jefe de personal.  En junio de 1925 regresó a Hungría, elegido presidente de la Comisión Interamericana de Control Aliado, y permaneció allí hasta abril de 1927, a pesar que en diciembre de 1926 fue nombrado comandante del 58º Regimiento de Infantería.  En este cargo permaneció hasta mayo de 1929 y luego se trasladó al Ministerio de Guerra como jefe en disponibilidad.

Cuando fue ascendido a general de brigada, el 01 de enero. 1930, fue nombrado comandante de la 3ª Brigada de Montaña en Gorizia, para convertirse, el 01 de octubre de 1931 encomandante de la infantería y la caballería de Módena y de la Escuela de Infantería de Parma.

Después de dos años, fue ascendido a general de división y enviado a Roma para el comando de la División Territorial del Ejército que más tarde, en febrero de 1934, se convirtió en la División de Granaderos de Cerdeña.  En los años 1933 y 1935, Guzzoni fue llamado a formar parte del Consejo del Ejército.

Puesto a disposición de la Oficina Colonial en noviembre de 1935 se fue a Asmara en Eritrea, primero como vicegobernador de la colonia y, desde junio de 1936, como gobernador de la misma, cargos donde demostró sus grandes dotes como organizador.

De regreso a Roma, el 01 de enero de 1937, fue ascendido a General de Cuerpo de Ejércitos y confirmado su título de Gobernador que fue conferido permanentemente en 1938.

Entre 1937 y 1939 fue nombrado Comandante General del XI Cuerpo de Ejércitos.  El 31 de marzo de 1939 fue llamado con urgencia a Roma donde recibió el mando para la ocupación de Albania.   La labor fue muy difícil para Guzzoni por la prisa con que se le exigió la planificación de la operación. Dirigió sus fuerzas de manera brillante y por ello en 1940 fue nombrado Comandante en Jefe del Ejército y designado en Tirana, Comandante en Jefe de las Fuerzas Italianas en Albania.   De regreso a Roma recibió el cargo de Comandante en Jefe del 4º Ejército.

Luego de la entrada de Italia en la guerra, a Guzzoni le encomendaron la invasión de Francia al mando del mismo 4º Ejército. Por su desempeño en la breve campaña fue honrado como Comandante de la Orden Militar de Saboya.

Luego, después de un muy mal comienzo de la Campaña de Grecia y la renuncia del General Badoglio, el general Guzzoni fue llamado a ocupar el cargo de Secretario de Estado para la Guerra, en reemplazo de Ubaldo Soddu, y Jefe encargado del Estado Mayor General, cargos que ocupó desde el 30 de noviembre de 1940.  Este último cargo fue muy importante para Guzzoni por la ausencia de Roma del titular general Ugo Cavallero, que se encontraba dirigiendo las operaciones en Albania.  Pese al buen desempeño de Guzzoni, al regresar Cavallero a Roma reorganizó el Estado Mayor General suprimiendo el cargo que ocupaba Guzzoni, quien tuvo que renunciar el 24 de mayo de 1941.

El 01 de noviembre de 1941, Guzzoni fue ascendido a General del Ejército pero ordenado al retiro por encontrarse en el límite de edad.  Sin embargo, fue llamado al servicio el 20 de octubre 1942 y puesto a disposición del Ministerio de Guerra, con funciones especiales antes de ser nombrado, el 01 de junio de 1943, comandante del 6º Ejército y de las fuerzas armadas italo-germanas en Sicilia.   Esta designación le sorprendió a Guzzoni porque había estado ya casi dos años en el retiro y contaba con 66 años de edad.   Llamó al coronel Emilio Faldella y lo nombró su Jefe de Estado Mayor.   Sin embargo, Faldella, a pesar de su gran capacidad de mando, no había servido antes con Guzzoni y además desconocía Sicilia.

Ante la caída de Túnez, el 7 de mayo de 1943, la invasión de Sicilia por las fuerzas aliadas era un hecho casi seguro.   Contando los aliados con bases en todo el norte de África, el dominio aéreo aliado era indiscutible y por tanto la situación de Sicilia en manos italianas era difícil de mantener.   La población civil pasaba momentos apremiantes por la falta de alimentos.   La mayoría de los oficiales italianos eran mayores de edad y la tropa se encontraba con la moral muy baja.   Guzzoni solicitó refuerzos para acordonar la costa y ordenó no dar un paso atrás si el enemigo desembarcaba en la costa siciliana.   Esperaba Guzzoni poder contener a las fuerzas aliadas mediante el uso de las unidades móviles italo-germanas, pero era una situación difícil de manejar pues los mandos italianos y alemanes no estaban del todo coordinados.   Esto se extendía hasta las cúpulas de mando, con Kesselring como enlace con Hitler en el OKW por un lado, y Mussolini con el Comando Supremo por el otro.   A esto se sumaba la poca confianza de las tropas italianas de poder defender a Sicilia, dado que no contaban con artillería costera y apenas tenían un cañón antitanque por cada 25 kilómetros de costa.   Como consecuencia, las fuerzas conjuntas cedieron terreno ante los ataques aéreos y de la artillería naval aliada.

Durante la noche del 10 de julio de 1943, la retirada de las líneas de defensa costeras de Augusta y Siracusa permitió a los aliados el desembarco prácticamente sin oposición.   Las divisiones Conde Livorno y Herman Goering fueron machacadas por la artillería naval aliada en Gela y Licata.   Establecida la sólida cabeza de playa aliada, obligó a Guzzoni a retroceder las líneas retrasando el avance de los aliados en la medida de lo posible mientras trataban de cruzar el Estrecho de Mesina.   Luego de 37 días de resistencia logró poner a salvo a la mayoría de las fuerzas del Eje.   El mando alemán le ordenó regresar y sin más alternativa, dejó el mando.   Por haber aceptado la orden muchos en Italia critican a Guzzoni el no haber permanecido con sus tropas hasta el final.

Sorprendido por la firma del armisticio, el 8 de septiembre, Guzzoni se retiró a la vida privada.  En medio de la vorágine política, Roberto Farinacci, secretario del Duce lo mandó detener acusándolo del fracaso de las operaciones en Sicilia y fue apresado el 26 de octubre, pero el 11 de noviembre, fue liberado por la intervención del mando alemán en Italia.

Guzzoni fue luego nombrado Comandante del Cuerpo de Ejércitos Liguria del Esercito Nazionale Repubblicano (ENR) conformado con tropas italianas y alemanas luego de la formación de la Repubblica Socialista di Salò fundada por Mussolini el 23 de setiembre de 1943.   Este ejército fue desmovilizado en 1945.

Después de la guerra Guzzoni intentó por todos los medios que se le reconociera méritos por la defensa de Sicilia, pero no tuvo éxito.

Alfredo Guzzoni murió en Roma, el 15 de abril de 1965.


Bibliografía

DOCUMENTO: Arch. dell'Ufficio storico dello stato maggiore dell'Esercito, Roma. Biografie, 35/88; Diari storici, 2124/A, 2124/B, 2221, 2228-2229; Ibid., Arch. centr. dello Stato, Segreteria particolare del duce, Carteggio riservato, 9/69.

LIBRO

The Mediterranean Theater of Operations: Sicily and the Surrender of Italy por Garland, Albert N., Smyth, Howard McGaw.  Defense Dept., Army, Center of Military History. Stock Number: 008-029-00483-6, ISBN: 9780160800771.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado:   17 abril/2011 - Actualizado: 13 abril/2013