Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Kang Te (Pu-Yi) de Manchukuo

Emperador Pu-Yi

Aixinjueluo Pu-Yi (nombre chino; Aisin Gioro, nombre imperial de la dinastía Manchú; Henry Pu-Yi para los británicos), nació el 7 de febrero en 1906.   Fue el último emperador de la dinastía Ching (Qing) de los Manchú, originalmente una tribu nómada que habitaba Manchuria en el noreste de China.  Los Manchú conquistaron China en 1644 pero culturalmente se mantuvieron distanciados de los chinos, quienes incluso estaban prohibidos de entrar a Manchuria.   Aixinjueluo Pu-Yi, fue sobrino del anterior emperador Kuang Hsu, quien fue apresado por la Emperatriz Dowager (viuda heredera del título) Cixi (Tzu Hsi) por haber conspirado contra ella.  Aixinjueluo, fue escogido, por la Emperatriz heredera, para subir al trono en 1908, cuando no había siquiera cumplido los 3 años de edad.

En aquellos años, China estaba dominada por potencias extranjeras, en su mayoría occidentales, pero la emperatriz ejercía el poder político de manera férrea con el apoyo de los generales del Ejército Beiyang originado en 1900.  Se dice que la emperatriz envenenó al emperador para evitar que en el futuro interfiriera en sus planes.  Pero antes que Pu-Yi cumpliera los tres años, el 15 de noviembre de 1908, la emperatriz en su lecho de muerte nombró a Pu-Yi como su sucesor con el nombre de Hsuan Tung.  Hasta que cumpliera la mayoría de edad, su padre, el Príncipe Chun, quien no tenía cualidades políticas, fue nombrado Regente.  Sus opositores consideraban que el Regente era débil e incapaz de gobernar.  Por entonces en China la población y los disidentes y opositores políticos tenían un gran resentimiento por los extranjeros y el gobierno pusilánime que los toleraba.

En 1911 el sentimiento de rechazo al gobierno se transformó en una rebelión que se convirtió en la Revolución Xinhai forzando al Príncipe Chun a renunciar a la Regencia.  El General Yuan Shikai tomó el poder aspirando a iniciar su propia dinastía sugiriendo que Pu-Yi abdicara al trono.  Temiendo las represalias del General Yuan Shikai, el Gran Consejo Manchú aceptó y el 12 de febrero de 1912 el Regente abdicó en nombre del emperador, para entonces con 5 años de edad.  Sin embargo, Pu-Yi permaneció en la Ciudad Prohibida siendo tratado con todo el cuidado y respeto que merecía su rango.  Como producto de la Revolución Xinhai ese mismo año se formó el Partido Nacionalista Chino o Kuomintang, cuyo líder sería más tarde Chiang Kay-shek.

La Ciudad Prohibida, construida entre 1406 y 1420 por la dinastía Ming, está ubicada en la Plaza Tiananmen en Beijing, que en esa época era llamaba Peking por los occidentales.  La ciudad estaba amurallada por una pared de 10 metros de altura y rodeada por un foso para impedir la entrada hasta de los propios habitantes.  En su interior se encuentran los palacios de 24 emperadores de las dinastías Ming y Ching rodeados de terrazas y jardines, con 9 mil habitaciones, en una extensión de 250 acres.   Todos los ambientes de la ciudad tienen paredes rojas y techos dorados, que eran los colores de la corte imperial.  Nadie podía usar el color amarillo, excepto el emperador, color que prácticamente lo rodeaba y formaba parte de su vida.

La ciudad estaba administrada por eunucos y Pu-Yi vivió aislado hasta la edad de siete años, cuando recién pudo conocer a su hermano y hermana, los primeros niños que conoció en su vida.  Sus padres podían verlo en muy raras ocasiones -la primera vez que vio a su madre tenía 10 años- y cuando ellos lo veían debían guardar las normas de respeto y distancia como todos los demás.  Su crianza fue supervisada por cuatro consortes de previos emperadores, con quienes su madre discutía sobre la forma cómo debían criar a Pu-Yi.  Cuando Pu-Yi tenía 13 años, luego de una de esas discusiones que no eran nada amigables, su madre se intoxicó con una sobredosis de opio y murió.

Los eunucos lo trataban con enorme respeto y sumisión.  Siempre era seguido por una procesión que incluía sirvientes, soldados, médicos, medicinas, comida y ropa.  Si Pu-Yi pedía comida, inmediatamente le presentaban 25 platos diferentes, los que eran preparados continuamente para estar listos apenas el Emperador sintiera hambre.  Pero la sumisión y los cuidados de los eunucos no eran suficientes, pues si Pu-Yi se ponía de mal humor los mandaba flagelar.

En 1917, cuando Pu-Yi contaba con 9 años de edad, el general Chang Sun decidió reponerlo en el trono.  Chang rodeó Peking con sus tropas y el Regente firmó un decreto mediante el cual Pu-Yi accedía al trono.  Los líderes republicanos acusaron a los monárquicos de mantener un emperador títere y tres días después un avión lanzó tres bombas sobre la Ciudad Prohibida.  Las bombas sólo causaron daños materiales, pero una de ellas cayó sin explotar en medio de un grupo de eunucos.  Sin embargo, Pu-Yi fue destronado nuevamente al ser abandonado por Chang Sun, ante la aproximación de los republicanos, y el emperador regresó a su monótona vida anterior.

Pu-Yi fue educado recibiendo clases de letras, pero no de ciencias.  Sin embargo, a los 13 años comenzó a estudiar inglés.  Los manchúes ansiaban que Pu-Yi recuperara el trono y pensaron que con las potencias occidentales podían lograr ese propósito, por tanto estudiar inglés le permitía aproximarse a Gran Bretaña, la potencia europea dominante.  Pidieron que el oficial Reginald Johnston de la Oficina Colonial Británica se convirtiera en su tutor, aunque no era un verdadero profesor, sino un político encargado de actuar como enlace entre el gobierno británico y Pu-Yi.

Pu-Yi quedó influenciado por Johnston quien le enseñó inglés y las costumbres occidentales.  Pu-Yi le pidió que le diera un nombre en inglés y Johnston le dio a escoger entre los nombres de los reyes ingleses.  Pu-Yi escogió Henry.  Poco después Johnston notó que Pu-Yi se estaba quedando corto de vista y pidió que usara anteojos, pero sus asesores le dijeron que esa era una costumbre occidental que no era conveniente para un emperador Manchú, pero Pu-Yi desoyó los consejos y desde entonces siempre usó anteojos.

Cuando era un adolescente Pu-Yi quiso salir de la Ciudad Prohibida para conocer el exterior y sobornó a los guardias que cuidaban la entrada, pero los guardias tomaron el dinero y luego lo traicionaron.  A los 16 años los asesores del palacio decidieron que Pu-Yi estaba en edad de casarse.   Le mostraron fotografías de cuatro chicas manchú para que escogiera.   Las fotos eran bastante malas y eso impedía que Pu-Yi hiciera una elección adecuada, pero decidió por fin elegir a una niña de 13 años llamada Wen Hsiu.  Los asesores quedaron desencantados diciéndole que Wen Hsiu era muy fea para ser la emperatriz.  Ante la insistencia eligió a Wan Jung, que más tarde sería llamada Elizabeth, nombre elegido también entre varios nombres de reinas inglesas.  Wan Jung se convirtió en la esposa oficial de Pu-Yi y Wen Hsiu en la primera consorte.

La noche de bodas fue para Pu-Yi traumática y huyó de la alcoba.   Se piensa que el matrimonio no se consumó.  Pu-Yi y Wan Jung nunca tuvieron hijos.  Tal vez por despecho, quien sabe, Hiro-Saga la cuñada de Pu-Yi escribió más tarde que el emperador mantuvo una relación homosexual con un paje a quien consideraba su "concubina".  Hiro también dice que Pu-Yi tomó como consorte a una niña de 12 años pero que la chica huyo días después.

China seguía convulsionada con líderes militares regionales que ejercían el poder sobre las poblaciones civiles a lo largo de todo el extenso territorio chino.  Luego de la Primera Guerra Mundial, como consecuencia del tratamiento recibido por la Liga de Naciones, el Primer Congreso Nacional congregó a los partidarios del Movimiento del 4 de mayo de 1919, que dio origen al Partido Comunista Chino en 1921.

En 1924 el líder Feng Yuxiang rodeó la Ciudad prohibida, pero no para poner a Pu-Yi nuevamente en el trono.  Feng Yuxiang era comunista, también cristiano y enemigo de los manchúes y Pu-Yi fue forzado a abandonar la ciudad.  Se dirigió al castillo de su padre el Príncipe Chun.  Sin embargo, los seguidores de Feng lo trataron como cualquier persona común y corriente, cosa que agradó a Pu-Yi, pues por primera vez se encontraba libre del rigor de la Ciudad Prohibida.  El gobierno comunista le permitió vivir con cierta comodidad, pero como un virtual prisionero haciendo que Pu-Yi volviera a añorar la posibilidad de ser nuevamente emperador.  Finalmente en 1924, fue obligado por las circunstancias y ayudado por Reginald Johnston, Pu-Yi escapó de la ciudad, refugiándose en la Embajada Japonesa, país que mantenía enormes inversiones en China.

Los británicos esperaban que los japoneses convirtieran a Pu-Yi en Emperador de Manchuria, creando conflictos diplomáticos entre Japón y China.  Pu-Yi se mudó al complejo japonés de Tianjin en la costa, estableciéndose con toda su corte en la Mansión Chang Garden, donde permaneció desde 1925 hasta 1931, protegido por los japoneses.

Las relaciones entre Pu-Yi y su esposa eran frías pero cordiales, aparentando armonía ante la corte.  La primera consorte Wen Hsiu, un poco celosa por el trato de emperatriz que se le daba a la bella y drogadicta esposa oficial, pidió el divorcio.  Pu-Yi aceptó para evitar el escándalo y ella se fue a Peking donde vivió hasta 1950.

En 1932 los japoneses, le ofrecieron ostentar el poder en Manchukuo y en 1934 fue coronado como el Emperador Kang Te ("Tranquilo y Virtuoso").   Los japoneses le dieron todo lo que necesitaba en comodidades, dinero y protección militar y lo obligaron, junto con su hermano Pu-Chieh, a casarse con mujeres japonesas, pero Pu-Yi se opuso y tomó una nueva consorte de nombre Yu-Ling.  Pu-Chieh aceptó y se casó con la noble japonesa Hiro Saga con quien tuvo dos hijos.

Seis años después de su matrimonio, Yu-Ling murió y nuevamente los japoneses le pidieron a Pu-Yi que se casara con una mujer japonesa, pero nuevamente se negó y escogió entre varias fotografías a una chica manchú, pero educada a la usanza japonesa llamada Li-Yuqin.   Los japoneses presionaron a Pu-Yi para que se convirtiera a la religión Sintoísta, pero optó por aparentar la conversión y continuó profesando su religión budista.  Fiel a los principios budistas, Pu-Yi no permitía que sus sirvientes mataran ni siquiera a las moscas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Manchukuo se convirtió en una base militar e industrial, pero al finalizar la guerra en 1945, fue invadido por los rusos y Pu-Yi escapó a la frontera con Corea ayudado por los japoneses para ser evacuado a Japón.  Pero al enterarse de la rendición japonesa, Pu-Yi abdicó al trono y fue capturado por las fuerzas soviéticas cuando se encontraba en el aeropuerto de Shenyang el 18 de agosto de 1945, esperando poder volar a Japón.  Pu-Yi no volvió a ver a su esposa Elizabeth, quien murió en una prisión china a la edad de 40 años.  Su consorte Li-Yuqin fue a Changchun donde trabajó en una librería, hasta que se divorció de Pu-Yi y se volvió a casar.  Murió en el 2001 de cirrosis hepática.

Pu-Yi fue trasladado a Moscú donde permaneció bajo arresto.   En 1946, fue llevado como testigo a la ciudad de Tokio en los juicios contra los crímenes de guerra y obligado a testificar, que los japoneses lo obligaron a asumir el trono y por tanto no lo hizo por decisión del pueblo de Manchuria.  Claro está que una declaración contraria le hubiera costado la vida.  Fue mantenido bajo arresto domiciliario por los soviéticos, hasta que en 1950 fue entregado a las autoridades comunistas chinas quienes lo encerraron en la prisión de Shenyang para su reeducación.   Finalmente en 1959 fue liberado y declarado reformado.

A partir de su liberación, Pu-Yi apoyó a los comunistas, escribió su biografía y formó parte del Congreso del Pueblo.  Se casó por quinta vez con Li Shuxian en 1962, pero nunca tuvo hijos.  Li Shuxian murió de cáncer al pulmón en 1997 a la edad de 72 años.  Pu-Yi terminó sus días trabajando como jardinero en el Instituto de Botánica de la Academia de Ciencias en Beijing, ciudad donde falleció en 1967 rumoreándose que fue asesinado.  Oficialmente falleció de cáncer a los riñones, uremia y paro cardíaco.  En 1995, su viuda trasladó sus restos a las Tumbas de la Dinastía Qing, donde fueron enterrados junto a los restos de otros diez emperadores manchúes.

La biografía de Pu-Yi fue filmada por Bernardo Bertolucci en la película El Último Emperador.


LIBROS

Manchukou por S. Z. Ahmed Ph.D.


Ver detalles en Amazon US/International

From Emperor to Citizen.  The autobiography of Aisin-Gioro Pu Yi


Ver detalles en Amazon US/International

The Last Manchu: The Autobiography of Henry Pu Yi, Last Emperor of China Paperback – March 1, 2010 por Henry Pu Yi (Author), Paul Kramer (Editor)


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 16 octubre/2003