Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas

Bandera de la URSS

Bandera Nacional

Bandera naval

Bandera Naval

 

 

Mapa de la URSS

Gobierno

Jefe de Estado

Stalin

Iosif Vissarionovich Stalin

Costo de la guerra

US$ 48.000.000.000

Hombres en Armas:
--

Los Muertos:


20.000.000 a 26.000.000 de muertos
Incluyendo civiles y los asesinados
por los propios soviéticos.

Estadísticas Ver


Breve reseña histórica de la época

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, se formó durante la Primera Guerra Mundial, cuando un levantamiento popular de orientación Marxista-Comunista derrocó al Zar.  En 1939, la URSS tenía una extensión de 21.628.000 km2 y una población de 191.688.000 habitantes.  Su capital, desde la época de los zares fue Petrogrado, pero fue cambiada a Moscú durante la Revolución de Octubre.

Luego de la humillante derrota rusa en la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905), el Imperio de Nicolás II, comenzó su indetenible caída.  Las protestas populares, que culminaron con el llamado Domingo Sangriento, llevaron a una serie de huelgas generales y disturbios en las principales ciudades rusas, donde hubo violentos asesinatos de industriales. 

Activistas socialdemócratas formaron consejos de trabajadores (soviets) hasta que huelga general en octubre de 1905 puso al Kremlin de rodillas.  El Zar se vio obligado a ceder y permitió la formación del primer Parlamento (Duma) en Rusia.   El Imperio Ruso entró en la Primera Guerra Mundial, pero la debilidad del ejército y del propio Zar, hacían presagiar un desastre de envergadura.  El Zar eliminó el recién formado Congreso cuando las demandas de los izquierdistas eran simplemente inadmisibles para el Imperio.  Soldados y policías se amotinaron, recuperaron el Congreso asumiendo de facto el gobierno.  Se formaron soviets de trabajadores y soldados lo que constituía dos alternativas de poder.  Lo que unificó a esas dos fuerzas fueron las demandas para que el Zar abdicara el 01 de marzo de 1917 y es detenido con su familia en el Palacio Czarskoye Selo.

El 25 de octubre, un grupo disidente de socialdemócratas llamados Bolcheviques, liderados por Lenin, toma el control y le otorga poder a los soviets que forman consejos de gobierno.  Bajo la dirección de Lenin y con el apoyo de Trotsky y Stalin, el nuevo gobierno realiza una reforma agraria con la entrega de las tierras a los campesinos, firmó un acuerdo con Alemania y trasladan la capital de Petrogrado a Moscú. 

Nikita Krsuchev quien se unió al partido en 1918, trabajó en la organización del Partido Comunista en Ucrania.  Los partidarios del zarismo se aglutinan en un solo grupo llamado los Blancos, pero su cohesión no pasaba del nombre pues cada quien pensaban en su propio beneficio y no el colectivo.  El resultado fue una guerra civil que duró tres años con más de un millón de desplazados.  En julio de 1918, el contraataque de las fuerzas contrarrevolucionarias, le hace temer al soviet de Yekaterinburg que Nicolás podría ser rescatado y liberado por los Blancos y en una reunión secreta el 16 de julio, deciden asesinar al Zar con toda su familia.

Como resultado de la guerra, las consecuencias económicas fueron desastrosas para Rusia conllevando a la enorme hambruna de los años 1920 y 1921, que causó cientos de miles de muertos.  La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas se formó en 1922 y fue seguida por la muerte de Lenin en 1924.  Lo sucedió Iosif Vissarionovich Stalin quien terminó asesinando o enviando a campos de concentración en Siberia a millones de campesinos para instaurar granjas colectivas o simplemente para eliminar a sus opositores políticos.

El 23 de agosto de 1939, Stalin firma el pacto de No Agresión entre Alemania y la Unión Soviética que contenía una cláusula secreta mediante la cual Stalin esperaba ganar territorios en Polonia y con ello la concesión, por parte de Hitler de una "esfera de influencia" en Europa Oriental.  El acuerdo y la cláusula secreta dejaban sentado que habría una guerra contra Polonia y que ambos países ocuparían la mitad del territorio desde las fronteras de 1939.  Por otro lado, garantizaba la desaparición del estado polaco, una aspiración de Stalin luego de la última guerra ruso-polaca, que los polacos ganaron y que más tarde con el Tratado de Versalles, les aseguró su independencia de Rusia.

Una vez que Alemania invadió Polonia y ocupó la parte que le correspondía, el 17 de setiembre de 1939, comenzó la aplicación de la cláusula secreta y Stalin ordenó la invasión de lo que quedaba de Polonia.  Fue incorporada Prusia Oriental al territorio alemán desapareciendo el corredor de Danzig.  Stalin preparó entonces la invasión de Finlandia que se inició el 30-9-1939, y que terminó con la anexión de Carelia y la ocupación de Hangó que serviría de base naval a los rusos.  Continuando con la ejecución de la cláusula secreta, en el verano de 1940 la URSS ocupó Estonia, Letonia y Lituania y forzó a Rumania que le cediera Besarabia y Bucovina del norte.

Esa aproximación de la URSS a Europa Occidental no fue del todo del agrado de Hitler ni de Mussolini y entonces, a pesar del Pacto de No Agresión, y de acuerdo con los planes que Hitler había formulado en Mein Kampf, planificó la invasión de la Unión Soviética cuyo primer plan se trazó el 5 de agosto de 1940.  Stalin fue informado de ello pero no creyó en la seriedad del proyecto.  Sin embargo, debido a los persistentes rumores, el 10 de abril de 1941 fue puesto en estado de alerta el Frente Occidental soviético.

El 01 de junio de 1941, el Ejército Rojo contaba en los sectores militares occidentales con un total de 36 divisiones acorazadas, 18 motorizadas, 7 de caballería y 88 de cazadores.  Alemania movilizó antes de 22 de junio de 1941, 7 Ejércitos y 4 Grupos de Ejércitos acorazados; 17 divisiones acorazadas, 12 motorizadas, una de caballería, una de montaña, 81 de infantería y 8 de tropas de seguridad del estado.  A esos efectivos se añadieron como reserva otras 26 divisiones (2 acorazadas, una motorizada, una de montaña y 22 de infantería).  En total, 3 millones de soldados alemanes con 600.000 vehículos, 750.000 caballos, 3580 blindados, 7184 cañones y 1830 aviones.

Una vez iniciada la invasión, el ataque alemán con la participación de Rumania, condujo en poco tiempo a notables éxitos iniciales.  A partir del 23 de junio fueron incorporándose a las tropas atacantes, las de Eslovaquia, Finlandia (26 de junio) Hungría (27 de junio).  El 12 de julio Gran Bretaña y la URSS establecieron un pacto sobre cooperación en la lucha contra Alemania y ambas partes se obligaron a no sellar jamás una paz por separado con el agresor. 

El 2 de agosto de 1941, comenzaron los envíos de ayuda estadounidense a la URSS, aún cuando Estados Unidos no había entrado en guerra todavía.  Los Ejércitos Norte, Centro y Sur alemanes continuaron avanzando en dirección al Este, cruzaron la Línea Stalin en julio y batieron a los Ejércitos soviéticos en varios cercos (Uman, Kíev, Bryansk y Vyazma).  El 6 de noviembre, Stalin comunicaba las bajas soviéticas: 350.000 muertos, 378.000 heridos y más de 1.000.000 de desaparecidos.  

Sin embargo, fracasó un intento alemán de conquistar Moscú.   El contraataque soviético, con refuerzos llegados de Asia Oriental y de sus Aliados, y gracias al invierno especialmente duro que diezmó a las tropas alemanas, no preparadas para la estación, condujo a graves derrotas de los alemanes y a pérdidas de terreno de manera inexorable.

La ofensiva alemana del verano de 1942, aportó grandes éxitos en el sur, llevando a la conquista del Cáucaso, al Elbrus y al Tiérek, y en el Este, desde el Volga hasta Stalingrado.  Pero la contraofensiva soviética del 19 de noviembre de 1942, imprimió un cambio violento en la marcha de las operaciones.  El 6º Ejército alemán fue aniquilado en Stalingrado.  Los Ejércitos soviéticos conquistaron nuevas regiones en el Doniets y en Ucrania; en el norte quedó roto el bloqueo de Leningrado, después de 800 días de cerco.   Un contraataque alemán en julio de 1943, en Kursk, no remedió la derrota que se avecinaba.  El repliegue continuó. 

Desde agosto de 1943 hasta abril de 1944, el Ejército Rojo recuperó toda Ucrania; en abril y mayo de 1944, Crimea.  La ofensiva soviética del verano de 1944 llevó durante los meses de junio y julio al aniquilamiento del Grupo de Ejércitos Centro.  La ofensiva rusa del invierno de 1945, que partió de Baranov en dirección a la ribera occidental del Vístula, constituyó el preludio del enfrentamiento final y de la caída del frente oriental alemán, que culminó con la conquista de Viena, el 13 de abril, y de Berlín, el 2 de mayo de 1945.

Luego del bombardeo atómico de Japón por la aviación estadounidense, con el propósito de asegurarse un botín de guerra en el Extremo Oriente la URSS declaró la guerra a Tokio el 8 de agosto de 1945 y los Ejércitos soviéticos invadieron Manchuria y Corea.  Los japoneses apenas opusieron resistencia.   Por orden del Emperador, el 21 de agosto de 1945, el comandante en jefe de las tropas japonesas en Manchuria ordenó deponer las armas.

La Segunda Guerra Mundial había terminado, pero la incertidumbre no.  A partir la derrota alemana, las relaciones entre la URSS y sus aliados siguió deteriorándose irremediablemente hasta llegar a una posición irreconciliable que puso al mundo al borde de una nueva guerra mundial que habría sido fatal para la humanidad, pues el uso de armamento atómico no podría haber sido evitado.  Se iniciaba la Guerra Fría.


Publicado: 15 noviembre/2003

Iosif Vissarionovich Stalin, Presidente del Consejo de Ministros
Joseph Stalin





Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido