Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Suiza

Suiza
Mapa de Tailandia
Presidentes
Philipp Etter 1939
Marcel Pilet-Golaz 1940
Ernst Wetter 1941
Philipp Etter 1942
Enrico Celio 1943
Werner Stampfli 1944
Eduard von Steiger 1945

Presidente

Etter

Philipp Etter

 

Fuerzas Armadas

Hombres en Armas (1939):
850.000

Indemnización por bombardeos Aliados:
$18.392.692,82 millones


Breve reseña histórica de la época

Durante la Segunda Guerra Mundial Suiza enfrentó mayores presiones del exterior que durante la Gran Guerra de 1914.  Al caer Francia, Suiza quedó totalmente rodeada por las fuerzas del Eje.  Ante tal circunstancia, el gobierno suizo se planteó la posibilidad de una invasión alemana y obviamente tenía que prepararse para resistir, aunque al final de cuentas habría sido una resistencia inútil.

Fuerzas armadas suizas

Las fuerzas armadas suizas contaban con 850 mil hombres que representaba aproximadamente el 21% de la población, que en aquellos días era de 4 millones de habitantes.  Para el General Henri Guisan, la única posibilidad de defensa ante el poderío del ejército alemán y del italiano, era ceder las tierras bajas y crear un reducto en los Alpes, desde donde se podría llevar a cabo una guerra de guerrillas.  La política del gobierno en ese sentido se llamó de Neutralidad Armada.  Si ocurriera la invasión, todos los puentes, túneles y carreteras serían destruidos, lo que representaría un alto costo de ocupación para las fuerzas enemigas.

Pero los alemanes nunca invadieron Suiza, de hecho no estaba en los planes del Tercer Reich en 1939, aunque si le damos crédito a Stephen P. Halbrook es posible que a partir de 1943 la pequeña Suiza podía se un clavo en el zapato para Berlín.

Suiza estaba totalmente rodeada y bajo esas circunstancias a su gobierno sólo le quedaba manejarse con cautela si quería mantener su independencia y su neutralidad.  Es cierto que desde la Edad Media los suizos han sido un pueblo militarmente bien preparado, los mejores tiradores de Europa, incluso conocidos como los mejores guerreros de su época y también en aquella época los mejores mercenarios.   Basta recordar que en los tiempos en que el Papa no dudaba en usar la espada para resolver los problemas religiosos, su mejor fuerza la constituía la Guardia Suiza, que todavía adorna al Vaticano.

Neutralidad Suiza

Pero Alemania necesitaba de Suiza como país neutral, más que como país ocupado, enemigo o declaradamente amigo.  En todo momento, Suiza era el puente necesario para las transacciones financieras y eventualmente la vía para las intermediaciones diplomáticas. 

En el campo financiero, las transferencias de enormes cantidades de dinero a los bancos suizos tampoco desagradaban al gobierno, que en medio de una crisis financiera global, veía sus arcas totalmente abarrotadas de reservas en oro y monedas fuertes.  En el campo político, manteniendo su independencia, los refugiados no podían ser extraditados y se creó un mercado negro para el tránsito de personas, en especial judíos, desde Francia y la propia Alemania.   Por otro lado, necesitaba importar muchos productos y por tanto permitir que Alemania e Italia comerciaran a través de su red ferroviaria en cierto modo era una garantía para todos.

El gobierno suizo

Con el mejor espíritu democrático el gobierno era reemplazado rigurosamente, año tras año.  Al comenzar la guerra el Presidente era Philipp Etter, que fue sucedido, año tras año, por Marcel Pilet-Golaz, Ernst Wetter, Philipp Etter, Enrico Celio, Werner Stampfli y Eduard von Steiger.   Enrico Celio fue quien debió encarar los peores problemas bélicos, en especial por el bombardeo de sus ciudades, pero no precisamente por los alemanes, sino por los estadounidenses.

Bombardeo de Schaffhausen

A partir de 1943, Suiza fue bombardeada varias veces de manera poco significativa por la aviación de EEUU, pero en 1944 la ciudad de Schaffhausen resultó seriamente dañada.  En esa incursión, 50 bombarderos causaron 100 muertos y heridos y los incendios destruyeron gran parte de las casas y edificios de la ciudad de 22 mil habitantes.  A partir de ese momento, cuando se intensificaron los bombardeos a las ciudades alemanas, también se incrementaron los bombardeos de los cantones suizos, como ocurrió, por ejemplo, el 4 de Marzo de 1945, cuando las ciudades de Basilea y Zurich fueron simultáneamente bombardeadas.

Causas y efectos

Los archivos de guerra culpan al mal tiempo, fallas en el equipo, incompetencia, exceso de celo de los pilotos y no a malicia o planificación premeditada.   Pero los suizos, no olvidarán el sufrimiento, a pesar de las demostraciones de inocencia Aliadas.  De cualquier forma, en su momento tales hechos causaron dificultades a los mandos y políticos estadounidenses.  Los varios incidentes llevaron al gobierno suizo a protestar enérgicamente, para que los países aliados reconocieran los hechos, manifestando que todo indicaba que los bombardeos eran hechos intencionalmente.  Lo que se trataba en esos momentos era obtener algún tipo de compensación que ayudara a reparar los daños.  Al irse aproximando la línea del frente hacia la frontera helvética, el gobierno suizo le advirtió a los aliados que todo piloto en solitario que cruzara la frontera, sería advertido con bengalas verdes y al aproximarse los aviones interceptores suizos, debían bajar el tren de aterrizaje inmediatamente y dirigirse al aeropuerto que le fuera indicado.  Sin embargo, y en esto la advertencia era clara, cuando se tratara de más de un avión en formación, podrían ser atacados sin previo aviso.

La Embajada de EEUU

El gobierno de EEUU estaba representado en Suiza por el Embajador Leland Harrison, el Agregado Militar Brigadier General Barnwell R. Legge y el Consejero de la Embajada Jerome K. Huddle.  Uno de los principales puntos de controversia y de no menos protesta por parte de la representación de Washington era la utilización de la red ferroviaria helvética que permitía el tránsito de carga entre Alemania e Italia, asunto difícil de manejar, al tratarse de aspectos contenidos en las consideraciones de los países declarados como neutrales.

Error Diplomático de Cornell Dull

Las disculpas dadas por el gobierno de Washington fueron más o menos convincentes, porque reconocían su culpabilidad, siendo eso diplomáticamente aceptable el problema habría quedado zanjado, pero días después, el Secretario de Estado Cornell Dull cometió el desatino de declarar en Londres, que el bombardeo accidental de la ciudad suiza fue causado por mal tiempo. Tal declaración causó la irritación de la prensa helvética, que publicó las declaraciones de los expertos que aseguraban que el día del bombardeo el clima era excelente y con amplia visibilidad.  El National Zeitung de Basilea publicó que el bombardeo de Schaffhausen era simplemente un hecho que se catalogaba como crimen de guerra.  La prensa alemana aprovecho el incidente para publicar columnas sobre las acciones terroristas de los gángsteres de EEUU.

Un Millón de dólares de indemnización

Washington se vio forzada a solicitar a Suiza un balance de los daños personales y a la propiedad causados por el bombardeo.  El Secretario de Estado Dull le envió al embajador Harrison la suma de 1 millón de dólares para que fueran puestos a disposición del gobierno suizo con la garantía de que se transferirían fondos adicionales si se verificaba que los daños excedían esa suma.  En Octubre, se transfirieron otros 3 millones de dólares.

Se toman medidas para evitar los accidentes

Posteriores investigaciones demostraron que si hubo problemas climáticos que afectaron el vuelo, pero también hubo negligencia de los bombarderos que no verificaron los blancos específicos que debían bombardear.  Las órdenes a partir de entonces decían explícitamente que no se bombardearían blancos que estuvieran a menos de 50 Km de la frontera suiza.  Pero, los problemas no terminaron ni disminuyeron, por el contrario se intensificaron pues los escuadrones de bombardeo siguieron trasponiendo la frontera haciendo imposible que los cazas suizos derribaran grupos de 100 y más aviones.

Cazas suizos derriban bombarderos

Un ataque de esos ocurrió a comienzos de marzo de 1944 cuando un bombardero fue derribado y otro forzado a aterrizar en Dübendorf.  Washington protestó diciendo que el bombardero derribado por los cohetes suizos había bajado el tren de aterrizaje y había respondido con bengalas.  Pero el 01 de Junio, el Secretario Dull admitió que las bombas que cayeron sobre Samedan el 01 de octubre de 1943, eran bombas estadounidenses.  La compensación fue de 56.515 dólares.

Represas y puentes bombardeados

El 11 de julio, 8 bombarderos cuyo blanco era Munich fueron forzados a aterrizar por los cazas suizos.  Al día siguiente doce más fueron también forzados a aterrizar y otros cinco el día 13.  El día 19 un bombardero cuya tripulación había saltado se estrelló contra el Castillo de Weyden, residencia de Max Huber, Presidente de la Cruz Roja Internacional.   En días sucesivos se bombardearon puentes y represas suizas.

Tráfico ferroviario

El transporte de carga, en especial carbón perteneciente al comercio italo-alemán eran causa de preocupación de los Aliados y llegó una protesta advirtiendo que Suiza se exponía a una retaliación por parte de los Aliados, si el transporte de mercancías no se paralizaba.  En agosto, Dull estaba listo para exigir a Suiza la suspensión del tráfico ferroviario desde y hacia Alemania e Italia y de suspender las exportaciones hacia Alemania.  En octubre los suizos aceptaron suspender las exportaciones de municiones y explosivos, pero continuaron permitiendo el tráfico ferroviario.

Exportaciones suizas a Italia y Alemania

Sin embargo, los Aliados descubrieron que las exportaciones suizas a Alemania no eran sólo municiones y explosivos sino, equipo ferroviario, herramientas e insumos industriales y dos mil millones de kilovatios/hora de energía eléctrica al año.  Simultáneamente Suiza importaba productos de España que eran transportados por carretera cruzando Francia.  La respuesta Aliada fue que Suiza debía suspender las importaciones desde España, pasando por territorio francés mientras siguiera comerciando con Alemania.

Thayngen bombardeada

Las misiones de bombardeo a las líneas ferroviarias entre Alemania y Suiza se intensificaron y muchas bombas continuaron cayendo en territorio Suizo.   Hubo acusaciones de que pilotos alemanes usaban aviones estadounidenses capturados para bombardear las instalaciones ferroviarias en Suiza.  El 25 de diciembre de 1944 fue bombardeada Thayngen, pero los pilotos declararon, que pensaron que bombardearon el puente de Singen en Alemania.

Brúsio y Chiasso bombardeadas

Los bombardeos a otras plantas de energía en la frontera con Italia continuaron pese a que el gobierno Suizo había advertido que esas hidroeléctricas no suministraban energía a Italia.  En enero y febrero, fueron bombardeadas Brúsio y Chiasso en especial los días 11 y 27.

Cambio de la política Aliada

Mientras tanto el tráfico ferroviario continuaba.  En enero de 1945 sen transportaron materiales textiles, 7 mil toneladas de ropa y alimentos preparados a Alemania.   Hacia Italia se transportaron, químicos, hierro y 53 mil toneladas de carbón.  Pero en esos momentos la política de los Aliados cambió pues consideraban que Suiza era importante para la reconstrucción de Europa en la posguerra.  Se depusieron las posiciones de principios y se toleró el comercio suizo hacia sus vecinos, para poder lograr los fines perseguidos por los Aliados.

Taegerwilen y Stein-am-Rhein bombardeadas

Con la salida de Cordell Hull como Secretario de Estado, Roosevelt envió a Laughlin Currie quien logró que Suiza suspendiera los embarques a Alemania hasta que el gobierno de Berlín se pusiera al día en sus pagos.  El 22 de febrero Currie visitó Schaffhausen para rendir un homenaje a los muertos en el bombardeo, pero la fatalidad les jugó otra mala pasada, el 22 de febrero un día antes de la llegada de la delegación, un ataque aéreo dejó 7 muertos y 16 heridos en Taegerwilen y Stein-am-Rhein, 8 murieron en Rafz y 1 en Vals.  Hubo trece ataques en total, siendo el peor el de Stein-am-Rhein, a sólo 19 Km de Schaffhausen.  Nuevamente el clima fue excelente, lo mismo que la visibilidad y la respuesta diplomática de Estados Unidos fue la misma, se pagarían reparaciones si se comprobaba la responsabilidad de los pilotos estadounidenses.

Nuevas medidas de seguridad

Esta vez, intervino el General Marshall demandándole a Eisenhower que hiciera lo posible para evitar tantos "accidentes."  Eisenhower ordenó que no se realizaran misiones de bombardeo por instrumentos a menos de 80 Km y visuales a menos de 16kms.  Cuatro días después, como resultado de fallas en el equipo, mal tiempo sobre Francia y niebla sobre Suiza, 12,5 toneladas de bombas de alto explosivo y 12 toneladas de incendiarias cayeron sobre la ciudad de Zurich, mientras que otras escuadrillas descargaron 15,5 toneladas de altos explosivos y 5 toneladas de incendiarias sobre Basilea.

El General Spatz pide disculpas

Marshall explotó también, ordenándole a Eisenhower que enviara al Comandante de General de las Fuerzas Aéreas Estratégicas, General Spatz, a Suiza, con la misión de disculparse por los accidentes.   El único argumento que pudo esgrimir Spatz para mitigar la ira de los suizos fue ampliar el límite para las misiones a 240 Km de la frontera, para evitar los accidentes y Eisenhower fue limitado a permitir ataques a 16 Km o menos de la frontera con Suiza.  Pero, los problemas también provenían de los mandos en el Mediterráneo.  El Teniente General Joseph T. McNarney también fue llamado al orden.

Más de 18 millones de indemnización

Eventualmente la guerra llegó a su fin y los casos menores ocurridos durante los últimos meses fueron archivados.  El 21 de octubre de 1949 el Departamento de Estado y el Gobierno Suizo acordaron una indemnización final de 14,392,692.82 de dólares que se sumaron a los 4 millones ya pagados por daños y perjuicios causados durante la guerra.  Sin embargo, el gobierno suizo exigió mayores investigaciones en los casos más relevantes para deslindar responsabilidades y que los culpables fueran castigados.   En especial los suizos no justificaban el error en los bombardeos de Basilea y Zurich.

Corte marcial

Una corte marcial se realizó el 01 de junio de 1945 en le Cuartel General de la Segunda División Aérea de la 8ª Fuerza Aérea de EEUU ubicada en St. Faith en Inglaterra.  El piloto y el bombardero que guiaron las escuadrillas del bombardeo en Zurich fueron encontrados culpables por negligencia, pero se les exculpó de cualquier intención criminal.


LIBROS

Target Switzerland  (Blanco Suiza), Swiss Army neutrality in World War Two, por Stephen P. Halbrook.

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International

The Day We Bombed Switzerland: Flying with the US Eighth Army Air Force in World War II, por J. W. Granholm.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 05 abril/2002