Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)
Portada  Siria    Suiza |  Regresar

Reino de Suecia

Monarca:

Gustav V

Rey Gustav V

Primer Ministro:

hanson

Albin Hansson


Breve reseña histórica de la época

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, las defensas suecas se encontraban en muy malas condiciones.  Esto fue causado por el hecho de que durante la guerra de 1914-1918, el país se mantuvo neutral, a pesar de su clara simpatía por la causa alemana, pero además, hubo una notable reducción en sus fuerzas armadas en 1925.  Esto les llevó a planificar un rearme inmediato, el cual continuó durante los años que duró el conflicto, en especial ante la amenaza soviética, después de la invasión de Finlandia; la amenaza latente de Alemania y la amenaza aliada que fue comunicada oficialmente en 1940.

Ante aquella situación, la principal preocupación de Suecia fue cómo mantenerse neutral, a pesar de que sus simpatías con la causa alemana estaban intactas y hasta tal vez engrandecidas debido a los éxitos de Hitler en Europa.  Cuando Alemania invade a Dinamarca y Noruega -porque de no hacerlo lo hubieran hecho los Ingleses quienes planificaron la invasión de los dos países para asegurarse sus minerales o para evitar que este fuera a caer en manos alemanas-  Suecia comienza a preocuparse por su situación militar, que se ve amenazada por Alemania, los Aliados y Rusia.  De hecho, el 5 de Abril de 1940, los ingleses le comunican a los suecos que si no cesan el suministro de minerales a los alemanes, los Aliados se verían forzados a tomar las medidas necesarias para cortar esos suministros.  Por todo ello, muchos pensaron que no había forma de mantenerse al margen del conflicto.  Un punto muy importante para Alemania fue, que los suecos decidieron formar un gobierno de coalición, con todos los partidos representados en el Parlamento, excepto el Partido Comunista.

Alemania no tenía razones para atacar a Suecia por varias razones. Primero porque Alemania dependía del mineral de las minas suecas del norte, en especial hierro que representaba el 40% de las necesidades alemanas.  Muchos piensan que de atacar a Suecia los alemanes hubieran encontrado minas destruidas.   Segundo, porque Suecia exportaba rodajes de bolas a Alemania, partes que eran vitales para mantener la maquinaria bélica. Tercero, porque los alemanes usaban las vías de comunicación terrestre de Suecia (carreteras y ferrocarriles) para transportar hombres y pertrechos a Noruega y Finlandia.   Por último, lo mencionado antes, el gobierno era totalmente anti-comunista.   Por tanto Alemania no tenía ningún motivo para tener pretensiones contra ese país.

El acuerdo inicial con Alemania fue de permitir el transporte de un tren diario con 500 hombres desde Trelleborg hasta Korsnj y uno semanal con 500 hombres desde Trelleborg a Narvik.  Cuando Alemania solicitó a Suecia, el 23 de Junio de 1941, el permiso para transportar toda la División Englelbrecht desde Noruega hasta Rusia, pasando por Suecia, surgió una crisis en el gabinete.  Todos los partidos estaban de acuerdo, excepto los social demócratas y el rey Gustav V, manifestó que abdicaría se no se les otorgada el derecho de paso.  Finalmente el permiso fue otorgado el día 25 de Junio.  El día 11 de Julio Alemania pide permiso nuevamente para transportar una División y su equipo desde Trelleborg hasta Tornio.

Los preparativos militares suecos para detener la invasión aliada contra el norte de Escandinavia contó con 100 mil soldados en las fronteras del norte y en las minas unos mil hombres estaban a cargo de la custodia.  En el sur, la situación era distinta, los mandos militares solicitaron la movilización debido a los reportes de inteligencia sobre los movimientos de tropas en los puertos alemanes del Báltico.  Sin embargo el gobierno consideró que era injustificado.

Pero, durante el conflicto, Suecia aceptó refugiados que llegaban de los países vecinos.  Unos 80 mil niños refugiados de Finlandia fueron aceptados bajo la protección sueca.  Hubo en total alrededor de un millón de refugiados de todas las nacionalidades, pero, cuando Alemania comenzó a retroceder después del desastre de Stalingrado, las políticas suecas hacia Alemania cambiaron y lo hicieron también por las presiones de los Aliados.  Por esa razón y viendo que la causa alemana era una causa perdida, decidieron primero detener el transporte de tropas y luego las exportaciones comenzaron a sufrir retrasos, hasta detenerse totalmente.   El día 5 de Agosto de 1943, Suecia informó al gobierno alemán que el transporte de tropas por su territorio había llegado a su fin.

En esos meses Suecia comenzó a entrenar tropas danesas y noruegas para una próxima reconquista de esos países y al final de la guerra estaba preparada para ayudar en la reconquista de Noruega, pero la capitulación alemana hizo que no se llevara a cabo.

Toda esa situación llevó a que después de la guerra los propios suecos criticaran la supuesta neutralidad de su país, aunque muchos pensaron que la forma como procedieron era necesaria para evitar una confrontación con los alemanes.  Pero, lo cierto es, que la historia es escrita por los victoriosos, la crítica se centró en la exportación de hierro a los alemanes, pero no tomaron en cuenta que las exportaciones de rodamientos de bolas para los ingleses fue mayor que para los germanos.

Sí, hubo una participación en hombres durante la guerra, pues cuando Finlandia fue atacada por Rusia, dos mil suecos tomaron parte en la defensa de Finlandia como voluntarios.

Al finalizar el conflicto, la infraestructura sueca y su industria, se encontraban intactas y por tanto se convirtió en el primer abastecedor de productos para los demás países europeos que se encontraban en ruinas, todo ello llevó a que la economía sueca fuera la más fuerte a fines de los años cincuenta.


Publicado: 13 enero/2001


Portada  Siria    Suiza |  Regresar